TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / La_Columna de los sábados(una reflexión tardía), por albertoccarles

[C:43220]

SOBRE EL AMOR Y EL CELIBATO


Ayer, en la página “Cultura” del diario La Nación de Buenos Aires, se publicó una serie de artículos sobre una controversia entre la iglesia católica y un polémico libro del padre Mariani (cura de la provincia de Córdoba), recientemente publicado, y donde éste revela no haber respetado el celibato en su vida sacerdotal. Más abajo, un cardenal afirma que el celibato de los sacerdotes es “una expresión de la total donación al servicio de Dios”.

Sin entrar a analizar esta polémica, que percibo ajena, siento la necesidad de expresar, si puedo y para mí, el significado del término “amor”, pero no como una abstracción sino desde la honda experiencia personal. Concibo a éste como un estado algodonoso de enajenación, de puertas abiertas, y que presenta intrínsecamente una enorme necesidad de ser comunicado, transmitido, transvasado. En mí, tiene relación fundamental con la mujer. Con mayúsculas, como en algún sitio lo expresé ya. No concibo al amor como una abstracción, y sí como un permanente contacto, como un estado de gracia donde las sensaciones surgen y fluyen, y lo hacen hacia variadas y a veces insospechadas direcciones. No concibo al amor sin el contacto de piel contra piel, esa frontera tibia que nos cubre y que resulta el órgano de expresión más sofisticado que el amor utiliza para manifestarse. La piel, y luego los ojos, esos ojos convertidos en el Gran Ojo, cuya mirada dilatada todo lo abarca, todo lo recibe, todo lo transmite. Y finalmente,la voz, cuya capacidad de síntesis y de amplia digresión puede llevarnos, desde el cerebro derecho (para los diestros), a las regiones donde Dios parecería que sí existe.

Cuando el primer contacto con el amor ha sido con la mujer que te ha amamantado, su pezón rezumando leche tibia en tu boca sonrosada y golosa, tu mirada hacia ella, que te la devuelve como nunca miró a nadie, y tu manita sobre el tibio seno, cuando eso ocurre una y otra vez, y creces y te desarrollas bajo ese influjo, ten por seguro que el “amor” no te abandonará luego nunca.

Pero el “amor” tiene sus exigencias. Y el celibato no es una de ellas, a mi entender. El “amor” pide expresarse, exige pronunciarse, lo demanda como una necesidad vital, no puede permanecer estático. Crece y se desarrolla constantemente. O languidece, y muere. ¿Dónde asienta? Pues dentro tuyo, adentro mío. Sí, creo que es personal, y como tal, no espera al otro para ser. Brota y florece en y por sí mismo. Pero en el otro encuentra la savia de la reciprocidad que lo hace superarse, ampliarse en espiral, avanzar logarítmicamente.

Descreo entonces del celibato, donde la piel queda encerrada en sí misma, y al amor se le permite sólo escapar sublimado por la claraboya.

Descreo de las jaulas que la sociedad diseña para domesticar al “amor”. Descreo de los reglamentos que pretenden regularlo. Descreo de la monogamia como institución, descreo de la heterosexualidad como exigencia moral (sólo le reconozco, cuando ocurre, la biológica), y apenas percibo con viso de certidumbre, lo que en mi propio interior ocurre, y la libertad con que pretendo manifestarlo, sin trabas ni prejuicios de ningún tipo. El espiral llama, y se mueve permanentemente. Y toca lo que toca. En realidad, vive en permanente entrega, y sólo huye de los sitios donde siente la imposibilidad de dar, ya que al no poder hacerlo, nada puede recibir.

Percibo pues al “amor”, y dentro de él (para mí) la presencia inmanente de la mujer, como una necesidad vital de expansión y reducción, como un constante pulsar, en una suerte de juego entre entropion y extropion.

No concibo al “amor” sin su esencial componente sexual, sin el contacto directo, constante, permanente, imperioso, de las pieles, de las bocas, de las voces susurradas, de los órganos sensibles todos.

No comprendo al amor unido al celibato, aunque reconozco, y debo decirlo, que la verdad absoluta nunca pretendió hacer nido en mí. Ni siquiera cuando el amor me poseyó o me posee como una suerte de gracia divina, que llegué por momentos a percibir inmutable, eterna, trascendente, incomprensible, en definitiva enorme, con justicia innombrable, pero curiosamente mía, o mejor dicho, parte sustancial de mí.

Descreo pues, del celibato, y descreo que ello constituya una vía necesaria para aproximarse a Dios.

Es sólo una opinión. No pretende ser más que eso.

albertoccarles, sábado 12 de junio

Texto agregado el 13-06-2004, y leído por 249 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
15-06-2004 A modo de comentario, yo tambien descreo el celibato como una exigencia, pues aún los mismos apóstoles del Señor eran casados y en ningún momento se les exigió eso como requisito para servir a Dios. Las doctrinas creadas por los hombres (e institucionalizadas posteriormente) desvirtúan algunos de los propósitos del evangelio: Crear familias eternas. Somos mortales con debilidades y tenemos necesidades, y para ello Dios nos ha dado una compañera, para complementarnos en ese mandato divino. Me parece excelente la forma en que se ha tratado el asunto en este artículo. Raymond
14-06-2004 "Primera misa tras la tormenta", titula La Nación de hoy a una breve nota con una foto del padre Guillermo Mariani (Córdoba), quien ofició ayer su primera misa tras la publicación de su libro "Sin tapujos". "No me arepiento ni pido perdón", dijo ante una multitud que lo ovacionó". Mis estrellas para él, y su sincera y valiente actitud. albertoccarles
13-06-2004 Rafael se nota que sabe de esto, el celibato se impuso en la iglesia para que los bienes de los sacerdotes quedaran dentro de la iglesia y no se dispersara, aunque hay más motivos de tipo social y sobre todo económico, totalmente de acuerdo con tu artículo, es una pena que muchos sacerdotes durante sus vacaciones aprovechen para mantener relaciones, o la muy conocida aquí en España "sobrina" del cura. barrasus
13-06-2004 Insisto, que mi comentario no lo digo por tu artículo, son opiniones mías a partir de tu texto. escritor_desilusionado
13-06-2004 Yo también respeto tu opinión alberto, sólo que creo que es difícil entender el celibato cuando no se siente esa especial llamada; yo tengo un amigo que es sacerdote; no es de esos curas gordos, irónicos y cerradamente dogmático; creo que vive su celibato muy bien, con una entrega que sorprende: entrega a muchas personas de su parroquia, tiene muy poco tiempo para sí, etc. Hace falta -no lo digo por ti- mirar también a la mayoría de curas que no llaman la atención porque simplemente hacen bien su trabajo y que -lamentablemente- se ven perjudicados por unos colegas suyos que han cometido aberraciones; no es bueno -creo-meter a todos en un mismo saco. Un abrazo. escritor_desilusionado
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]