TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Reconcomiosapiens / Ciclistas 3

[C:434274]


Se lo dije al Carpacho, mire atrás, la caja como que se cayó. Miró por el espejo y luego hizo esa mueca que acostumbra cuando tiene que rehacer lo que ha quedado mal hecho. Seguro se cayó en la subida dice el Turco. Recordé entonces a los dos ciclistas. No sería raro que los aplastara, que buen espectáculo ese. El Carpacho es el más sangre negra del grupo. Este puede descoyuntar un brazo de un jalón. Sabe muy bien cómo hacerlo. Lo hace tan bien que hasta el paciente puede no sentir dolor. Si, lo admiro. Quisiera ser como él. Todo el mundo lo respeta. La Sonia no hace más que dejarse comer de él sólo por el privilegio de decir que es la mujer del Carpacho. Algún día me lo bajo a escondidas y tomo su papel de sangre negra. Eso es poder dentro del grupo, algún día.
El Carpacho hizo sonar los frenos de aire y de un cabrillazo le dio la vuelta a la pecosa. Este camión parece ser sus piernas. Lo maneja a ojo cerrado. El turco dice que seguro esos pirobos habrían caído al abismo, con ciclistas y todo. Ese turco es una risa. Se cree el más pecora pero no alcanza ni a aguatero. Me da risa su cara de malo, sacando ese mentón como Popeye. Para mí que esa cicatriz en el ojo se la hizo el mismo. Bueno, eso también es muy hijueputa. Yo prefiero hacérsela a otro que mi mismo.
Seguro fue un espectáculo ver como esa caja se estrellaba con esos ciclistas. Verlos volar por el aire y caer al abismo. Sería una suerte que la caja cayera con ellos. Ya no habría que ir a enterrarla a la loma. Yo se que el Carpacho prefiere hacer la fosa. El hombre tiene su fe. Cree que es mala suerte no darle cristiana sepultura a los muñecos. De otro los deja ahí, tirados en la calle. Igual no pasan muchos por aquí. El carpacho me golpea la cabeza, - mucho huevón - me dice. ¿No vio los ciclistas? ¿Qué tal si los malparidos se salvan? Seguro van a dar a la policía. Ellos vieron la pecosa, seguro cogieron la placa. Toca llegarles y si están vivos, rociarlos. No hay de otra.
Que me los deje a mí, la mordelona no se sació con los otros. Ya me volví un experto para descuartizar de un solo tajo. Pobres huevones, les vamos a caer. Por maricas, yo de ellos me piso rapiditico. Mírelos, parados frente a la caja. Como que solo se aporreó uno. El más chino. El Carpacho apagó el motor desde que el camión se descolgó por la loma. Este Carpacho si sabe hacer las cosas. Abrió la puerta pasito y se bajó encañonando a los huevones. Quietos sapos – les dijo, le salió esa voz ronca que usa para asustar a los difuntos – Quién les dijo que destaparan esa caja. Los huevones quedaron como un papel, cómo me gusta ver esas caras que saben que les llegó la hora. No hay ni por qué preocuparse, ninguno podría cargar un fierro dentro de esos calzones ajustados que llevan. El más cucho se ve que es el más bravo. Igual se le enfría.
El Carpacho tiene su humor, seguro hubiera clasificado para ser un cuentachistes de esos de los sábados… ¿qué?... no me acuerdo. Muchos de malas – les dijo - ¿si ven? Hacer deporte puede ser perjudicial para la salud. Y luego los rociamos mientras nos reíamos. Cuando estamos rociando me gusta ver la cara de los que me acompañan. La del turco es la que me gusta ver más, saca esa quijada y se le ven los dientes amarillos mordiéndose el labio. El Carpacho apenas pestañea – que me mira huevón – me dice con la mirada. Yo soy contento rociando, creo que nací para esto. Los muñecos caen tan bacano al suelo, es un espectáculo.
Ahora le toco el turno a la mordelona. Tocó rellenar esta caja – le digo al Carpacho - espere hago la vuelta en dos tres peinadas. La caja aguanta otros dos más. Soy un experto despresando pollos, pienso, ya sé que voy a hacer si llego a cucho.

Texto agregado el 04-12-2009, y leído por 61 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]