TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / abigail78 / La noche que lo asesinaron

[C:434774]

La noche que lo asesinaron

Gabino Ávila permaneció en silencio debajo del tamarindo que estaba junto al tecorral (encercado de piedra). Ni los zancudos, ni los alacranes lo movieron a otra parte mientras la obscura noche lo cubría con sus sombras en el preciso momento que los hermanos Morán asesinaron a Leodegario Diyarza de dos machetazos en la cara.

Cuando los asesinos se marcharon, Gabino se acercó a verlo. Aún se encontraba con vida, pero se retorcía de dolor empapado en sangre y sudor. Como pudo lo llevó con el único médico del pueblo; de tal suerte que la madre alcanzó a despedirse de su muchacho.

Los Morán salieron huyendo; por eso se supo que ellos eran los culpables, ya que Gabino nunca dijo nada por el mismo miedo arrebujado en el corazón que le impidiera ayudar a Diyarza esa noche.

Durante algún tiempo, la comunidad regresó a la calma. Hasta que una noche, los hermanos se devolvieron armando borlote en cada recoveco del pueblo. En la cantina no faltaban las bravatas e insinuaron que Gabino era hombre muerto. Así que los Ávila para evitar que el más joven de la familia muriera, lo mandaron a Estados unidos a casa de una de sus hermanas. Y allá se fue; y hasta allá lo alcanzaron para meterle tres tiros en la cabeza.

Su cuerpo dentro de un sencillo ataúd regresó después de tres semanas de muerto y de infinidad de trámites. Las exequias duraron varios días hasta que el olor a difunto se impregnó en las calles del pueblo y no quedó duda alguna de que el muchacho sería vengado.

Los Ávila desde entonces esperan a los Morán. Unos dicen que están en Guerrero; otros más que en Tijuana; pero éstos aún no han regresado y más les valiera no hacerlo.

Texto agregado el 08-12-2009, y leído por 300 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
07-03-2012 Según supe por un primo de los Diyarza, fue Gabino quien se cargó a Leodegario y huyó a EEUU por temor, luego recibió una carta de su esposa Abigail donde le decía que esperaba un hijo de Leo (que así le decían) fue por eso que se suicidó, pero obviamente de un sólo tiro, los otros dos se los pegó Olegario Diyarza que en ese tiempo vivía en New Jersey. Eso es lo que puedo decir. NeweN
17-11-2011 MUY BUENO***** lagunita
07-11-2010 Muy buena historia, parece arrancada de las páginas de la vida misma koinonia
17-07-2010 BUEN TEXTO. BIEN NARRADO uleiru
20-06-2010 Quizás otros le ganaron de mano y los mataron a los Moran en otro lado, pendiente quedará la venganza de los Ávila, mi voto 5* y un beso gordinflon
06-05-2010 Excelente narrativa.***** susana-del-rosal
24-12-2009 Si , si la violencia sempiterna, pero no quiero calificar el texto hasta no ver tu fotografía, porque en más de una ocasión va relacionado talento con belleza y viceversa, tengo una idea, pero me falta la otra eh? felices pascuas y un buen 2010 marxtuein
13-12-2009 La venganza es un arma peligrosa, pero es unas de las armas que sostiene al honor. Emeleth
09-12-2009 De miedo. Muy buen relato. ***** walker
08-12-2009 ufff, pensar que esto es habitual en el emxico bronco desde antes de los narcos.. un abrazo sendero
08-12-2009 Good, es como una historia de narcos real. dragontemplario
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]