TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guajiro / Un inolvidable cumpleaños...

[C:444147]

“un inolvidable cumpleaños”

En serio, en esa noche llovía copiosamente, llovía como si fuera el último día para el cielo, llovía tanto que el agua desbordada en las calles, podía arrastrar consigo el sonido y el silencio. Fue en esa noche donde ella decidió contarme que mi historia, no era justamente tal como ella me la había contado y como la había formado; porque fue ella la que lleno mi vida de momentos de vida y alegría, vida y valor, vida y mas vida. Si fue en esa noche donde algo se derrumbo sobre el lindero de mi pasiva felicidad. Algo se fue para siempre, tal vez fue una simple imagen que ni siquiera en sueños lograría aparecer. Mi madre había guardado un secreto para mí, en verdad no sabia porque espero 12 años para decírmelo. Tal vez esa parte de la biblia que fue escrita por un gran sabio cobro sentido sin avisarme, cuan difícil era su efecto. “Todo tiene su tiempo”. Es verdad tal vez todo tiene su tiempo ya que las cosas mas importante para mi sucedieron cuando menos lo esperaba. Tenía 8 años cuando recibí mi primer instrumento. Era una linda armónica de color azul cielo y pienso que el color era una justa medida de la emoción que sentía. En verdad llegaba al cielo luego de cruzar un desfile de nubes algodonadas, cada vez que la tocaba. Tocaba el cielo. El cielo me tocaba a mí. Era una parte del universo que solo comprendía su existencia, solo cuando tocaba. Ella me toco esa noche y con una mirada totalmente desconocida para mí, me dijo luego de caer en cientos de respuestas y explicaciones incoherentes:
- mmm- Balbuceo- Tu padre… nunca estuvo muerto. él esta vivo.
Increíblemente yo le creí. En realidad fue su mirada la que abrió por completo mi corazón, la que me hizo rendirme para no negar lo irreal, en ese entonces imagine una de las tantas telenovelas que a mi abuela Magda, veía sin parar. Yo vivía ahora una novela. ¡Ja! quien lo diría. Jacinto el protagonista. Una súper estrella de la vida real; pero lo que si era increíble para mi, fue el regalo de mi cumpleaños. Justamente el más anhelado: la Trompeta piccolo, unos de los más antiguo instrumentos de viento y los cuales en mis consecuentes clases de música, se decía ser el más consagrado. Para mi era como un sueño hecho realidad. Tocar cada agudo. Sentirlo correr dentro de mi en cada nota limpia. En cada espasmo de luz. Fue libre en mi imaginación. Pero esa noche fui preso en el cumpleaños numero 12. Preso de una confusión sin límites, la cual crecía en cada pálpito de mi corazón y se escondía sin evitarlo en la mirada acuosa de mi madre. Ella dijo:
-Bueno...- dijo frotando sus ojos- en realidad esa no es el gran presente de esta noche. Hay algo más importante.
¡Oh no! se escucho dentro de mi. Ella dijo que había algo más. En verdad no se si tenia la fuerza para aguantar lo siguiente. Para entender otra confusión más. Ya era el miedo la emoción que me hacia respirar, ver, oler, sentir, vivir. Estaba perdido. Por un momento pensé que no sabía quien era esa persona que me hablaba. Me llenaba de miedo y de angustia. Pensé, porque había ocultado algo así. Porque me hizo esto. Llore con ella y ella conmigo, aunque no se si por la misma razón. Sentía rabia y confusión. Ella me tomo de los hombros y me dijo mirando fijamente a los ojos:
-Esta noche iremos a verlo.
Entre en un gran silencio el cual se hizo tan pesado que me hizo sentar sin pensar en lo que había detrás. Atrás estaba un sillón tan antiguo pero lleno de tantos momentos de gloria familiar. El sillón desgarrado en cada rincón; pálido y ciertamente la goma desmenuzada hacia juego con el descolorido respaldo. Era el escondite perfecto para grandes y chicos. Era parte de la familia. Aunque en ella, siempre falto para mí ese hombre, el pilar ausente de mi nostalgia. La mano que nunca tuve al levantarme, en cada una de mis caídas. Mi padre. El era para mí esa pieza de rompecabezas que nunca pude encajar. Ella dijo:
- Toma tu abrigo. Nos vamos ya se nos hace tarde-
Siempre pensé que mi madre vivía algo apresurada, que ella se le agotaba el tiempo mas que a nadie, pero salir en medio de la noche con semejante lluvia, no era algo lógico para mí, aun a mis recientes 12 años. Pensé que algo estaba muy mal en ella. Para entonces solo en esa acogedora sala, había una persona sensata y en la cual podía confiar. Era yo. Pero entonces sucedió algo increíble. Mire hacia a la calle a través del tímido espacio que se perfilaba entre las cortinas. Había calma. Silencio. Paz. Había dejado de llover. Tomo mi mano para embarcarnos en un misterioso rumbo del destino. De mi destino quise decir.
Sin tomar en cuenta el espacio y el tiempo, llegamos a un hospital. Pensé que tal vez esa persona trabajaba aquí. Me preguntaba porque ella me trajo aquí. Acaso mi pa… digo esa persona era un gran doctor, un enfermero era alguien a quien ella iba a saludar. No lo sabía. Luego de subir al ascensor mi corazón palpitaba sin parar, ya que no podía hablar y es por ello que el silencio era mi máximo lenguaje. De pronto bajo la intensidad de su recorrido, ya de frente a una habitación rodeada de algunas personas angustiadas y otras salvajemente tristes, bajo su mirada hacia mi por primera vez desde que salimos de la casa y estrujo mi mano con una desconocida ansiedad. Me dijo:
- Es aquí bebe, es aquí-
Entre el tumulto de personas, se escucho una voz decir:
- Es el déjenlo pasar, rápido no queda mucho tiempo-
Era un fría habitación con una brillante luz, aparatos, sillas y pequeños cuadros adornaban el recinto, el olor entre el alcohol y quien sabe que otra cosa, me hacia sentir aun mas desorientado, en el medio de la habitación había una persona con finos cables insertados entre sus brazos y una manguera con forma de acordeón en su boca. No parecía estar muy sano. El hombre se la quito con la misma fuerza de un bebe recién nacido y me dijo:
- Ven-
Mi madre arrodillada poso sus manos temblorosas en mis hombros y me dijo:
- Hijo mío lo siento en verdad haberte mentido, pero ahora esta es tu verdad… es él, es él…- y se desplomo en mis finos brazos.
Es irónico, Esta mañana durante mi primera clase, alguien había hablado sobre el amor de padre y de cómo este amor lo había influenciado; en verdad no preste mucha atención a la clase, ya que con mucha emoción comentaba con mis compañeros de música, sobre la trompeta piccolo que me habían prometido de cumpleaños. Dios sentía que la tocaba; Sentía que era parte armónica del viento. Que viajaba entre sus deseos al compa de los míos y que en cada pensamiento musical, lograba libertar el perdón de las estrellas y descubrir el camino de los acordes celestiales. Mi papa estaba allí pero yo aun no. Aun no lo veía. El dijo:
- Hijo… Yo no estaba. Yo nunca he estado, pero… la verdad es que tú siempre estuviste en mí. Yo no era nada, pero tú eras todo en mi vida.- se detuvo un momento para tomar un gran respiro miro hacia arriba y luego miro justo en mi corazón; no era la dirección, era el efecto. Dijo- Hijo mío quiero que sepas que te amo y que nunca estuve muerto y que siempre estaré vivo para ti. Hijo aun estoy vivo…
En ese momento un fortísimo sonido y muy agudo no tan agudo como la piccolo, se escucho. Fortísimo fue el alarido de las personas del recinto. Las personas comenzaron a hablar en tono muy alto y el justamente él, mi madre y yo quedamos en silencio; salimos de aquel cuarto sin saber entonces porque tanta prisa, tanto llanto, tantas personas. Fue un 24 de abril lleno de lluvias y silencio en donde nació el titulo de mi primera composición. La hice en honor a mi padre y le puse por titulo:
Aún estoy vivo…





Texto agregado el 23-02-2010, y leído por 176 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
07-03-2010 Me puedo embarcar en tu cuento como lector, como padre y también como padre negado, no reconocido. Un excelente cuento donde no dejas que el niño se contamine de lo ajeno, creas las atmósferas que te sirven y mantienes la tensión. El cierre, muy personal. Aún estoy vivo. (lleva tilde) NeweN
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]