TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lorenap / LOS HIJOS SON DEL TIEMPO

[C:44588]

LOS HIJOS SON DEL TIEMPO


Él esperaba ansioso la llegada de su nuevo hijo; como todo padre se daba una y otra impaciente vuelta esperando a que el pequeño ser llegara al mundo.

Ella con paciencia y serenidad mientras esperaba dar a luz, empezó a observar a las otras madres y se sintió triste. Por primera vez sintió que el Tiempo había sido egoísta... Pero estaba enamorada...

Afuera, el Tiempo veía como poco a poco sus otros hijos iban llegando a conocer al nuevo hermano. Quienes primero llegaron fueron los sesentillizos Minutos quienes estaban allí desde que Vida presintió que era la hora de parir. Más tarde llegó Momento, aquel hijo que visitaba con mas frecuencia a su madre, luego llegó Año, y así iban llegando uno a uno.
La vida continuaba triste, sabía que su recorrido era largo, y que finalmente quedaría sola, que así como Siglo, Década y Minutos se fueron con su padre, ese hijo que venía en camino también lo haría. Por primera vez la Vida sintió un sentimiento de arrepentimiento por haberse unido a Tiempo. Él era un magnífico ser, que la amaba casi tanto como ella a él, pero que por una inexplicable razón le arrancaba lo que ella más quería: sus hijos.

El Tiempo, mientras escuchaba a sus hijos hablar, pensaba en este nuevo hijo y en el nombre que le pondría. Sabía que a medida que avanzaban el camino, la relación con su esposa se estaba deteriorando, y lo más probable era que el hijo que venia en camino fuera el último. Por eso añoraba su llegada para llevarlo a Recuerdo, ese inmenso ser al que Tiempo le confiaba el cuidado de sus hijos.

Mientras, los hermanos conversaban de Recuerdo y de Pasado, y comentaban lo melancólico que resultaba a veces vivir al lado de ellos. Todos esperaban.

Tiempo no aguanto más la incertidumbre y entro al lugar donde estaba Vida, quien parecía estar dormida. Al verla, tan hermosa, tan noble, tan indefensa, el Tiempo supo porque se había enamorado de ella y no de Paciencia, aquella dama que siempre y con serenidad lo esperaba. Se acercó a su esposa y la acarició, aquel contacto hizo sentir al Tiempo que a veces la Vida sufría por su culpa.

Vida despertó y al verlo allí pregunto de inmediato
- ¿Este hijo también te lo llevarás?
Tiempo asintió con la cabeza.
- ¿Te das cuenta de lo sola que me estoy quedando? –dijo la vida con mucha tristeza en el corazón, a lo cual agregó enseguida- ¿Por qué lo haces?
- Tengo que hacerlo –se limitó a decir el Tiempo sin levantar la vista. No soportaba ver a su esposa sufrir.
-Ya te los has llevado a todos, primero a Milenio, a Siglo, a Década, luego a Año, Mes, Día... y así me has ido dejando sola. Si por lo menos pudiera verlos con más frecuencia... pero tanto Recuerdo como Pasado no dejan de lastimarme o hacerme sentir cierta melancolía cada vez que los voy a visitar. ¿Por qué no dejaste que yo los cuidara?
- No podrías hacerlo –respondió él.
- ¿Por qué? ¿Acaso no soy su madre?
- Lo eres mi Vida, pero no podrías estar ni continuar nuestro recorrido con todos ellos. Imagina vivir con Siglo (que ya es bastante) o Década junto a nosotros... Simplemente no se podría.
- Pero, ¿Y qué pasa con Minuto y Segundo?
- Sucederá lo mismo...
Vida guardó silencio. No servía de nada seguir con esa discusión, pues no se llegaría a ningún fin. Como cada vez que iba a dar a luz, Vida no pudo contener la tristeza que la embargaba. El Tiempo guardó silencio.

En ese momento Vida sintió un gran estremecimiento, que la llenaba nuevamente y le daba cierta alegría. El hijo empezaba a nacer. El Tiempo presenciaría el parto. Rápidamente un sinnúmero de sensaciones llegaron a la madre (amor, ternura, nerviosismo, entre otros). El padre miraba atónito la belleza del nacimiento. El hijo había llegado al mundo.

El Tiempo tomó a su hijo entre los brazos y lo acerco a él en un gran abrazo. Vida contemplaba padre e hijo que en aquel momento se hacían solo uno. Los amó a los dos.

El Tiempo entregó a Vida el hijo, para que ésta lo acariciara y lo contemplara antes que partieran. Ella lo abrazó y lo besó mil veces; el padre vio que era el hijo más hermoso que habían tenido. Allí permanecieron con él hasta el amanecer. Todo estaba bien, incluso vida había olvidado su tristeza, todo estaba bien hasta que el Tiempo decidió que era hora de partir, el camino no era muy largo, pero su impaciencia se hacia notar.
- No te lo lleves aún –suplico la Vida.
- No ruegue más Vida mía... no saca nada –respondió el tiempo con el hijo entre los brazos.
- No me hagas esto –volvió a suplicar la vida- vieras lo hermoso que es tener a nuestro hijos entre los brazos, sentir en mí cada nacimiento y disfrutarlo junto a ti. Sé que éste será el último ser que traemos al mundo, y siento que mi existencia ya no tendrá sentido.
Fue ahí cuando al Tiempo se le ocurrió una idea para que su amada no sufriera, o su sufrimiento fuera menor.
- Tal vez podemos hacer algo –dijo a su esposa.
Ella lo miró sorprendida, tras la cortina de lagrimas que le bañaban los ojos. El Tiempo prosiguió
- Yo no puedo dejarte los hijos, eso es imposible... pero podemos tener más. Podemos volver a tener otro tan caballero como Siglo, tan dama como Década, o tan extrovertido como los Minutos. Te puedo regalar miles de nacimientos más.
La Vida le regalo una sonrisa al Tiempo.
El sufrimiento había pasado y en ella sólo quedaba una profunda resignación, pero que en el fondo le alegraba el alma.

El Tiempo la beso infinitamente. Luego, con el hijo a cuestas se dispuso a partir. Afuera, los demás hijos los esperaban para irse juntos.
- ¡Espera! –Dijo la Vida.
El tiempo volteó.
- Se te olvida algo.
- ¿Qué cosa? –Respondió él.
- No me has dicho el nombre que le pondrás. Quiero saber como llamarlo, cuando los vaya a visitar.
El Tiempo miró al hijo, observó sus ojos, vio en ellos la pequeñez, la magia, la fuerza, y dándose vuelta respondió
- Instante... mi hijo se llamará Instante.
Y se marcharon guiados por el viento.


Texto agregado el 23-06-2004, y leído por 736 visitantes. (36 votos)


Lectores Opinan
17-04-2009 http://escritoresypoetas.ning.com/profiles/blogs/tiempo-3 antonslenk
22-10-2005 Hermoso relato. Una fábula que voy a recordar. Saludos! bender3001
27-03-2005 Excelente, me gusto mucho. No te preocupas e las hisorias egoistas que tanto abundan. Una hermsa metafora e la vida, te felicito Vida mia.... dahalpi
17-01-2005 Como se te a podido imaginar esto! je... muy bueno! Comparto con Juandarien el gusto a mitología que tiene... y el retrogusto triste y melancolico... hermoso.... GauNa
06-12-2004 me dejo un sentimiento de tristeza que espero que con el proximo cuento pase... lo siento al tiempo como un dios griego... de rerglas inquebatntables... un ZEUS engullendo sus propios hijos para evitar ser destronado... muy triste .. muy bueno juandarien
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]