TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / el_mesiaz / ADIOS BASTARDO...

[C:446065]

En esta noche nublada, donde ninguna estrella me acompaña, ni luna que me consuele, existen infinitos pensamientos que atañen un desliz, mi desliz; hace que mi alma tirite y fatigue esfuerzos… rindiéndose a este. Tu.
En la negra sombra donde me encuentro, que ni noche nublada, ni desesperanza que exista, puede igualarse a esta negrura que me invade, la cual trajiste tu, si, tu fuiste el que me segó con tus deslumbrantes palabras, me hipnotizaste con tu mirada que cautivaron a este corazón que tan débil no pudo defenderse; tu, si querido bastardo, tu luz fue la que me segó y me dejo con esta pobreza de alma, en esta amargura de vida…. Ciega.
Tu camaleónico carácter, que depende a la situación, siempre planeaba una manera de seducirme y embelesarme, esos ojos de niño de guardería, deducía que eras un ángel… que llegó como un regalo a mi, envuelto en grandes esperanzas, como un caballero de esos cuentos tontos, que salva a su doncella y le arrebata su fastidiada vida, y la lleva a cualquier parte donde se encuentre su maldito castillo.
Podía olvidarme del tiempo, de los lugares, de los molestos segundos cuando venía el mesero y arruinaba tu discurso que yo disfrutaba y podría disfrutar toda una eternidad, mientras el tiempo y los meseros no existan.
No había un ruin que se parezca a ti, no existía en la faz de la tierra perverso alguno que pueda compararse a ti y que haya cautivado a este corazón cansado de decepciones y traiciones… la vida no fue buena conmigo.
Estaba rendida a tus pies, fuiste el primer infame en ganarse sin ningún obstáculo mi corazón. El sentir tu piel, me hacia nacer todo el cuerpo, ¡yo no quería! Per todos me traicionaron, mi razón, sabiendo que eras un peligro no me previno y dejo que el tonto y ciego espíritu se dejara llevar por este patán; mis sentidos me abandonaron por completo, estaba ciega, sorda y muda… como dice la canción. Pero el tacto ¡el maldito tacto! Aumento sensibilidad, me hizo volar por mundos que no conocía, por sensaciones que nunca disfrute, si…, se puso de parte de este bastardo de ojos alucinantes.
Pero una noche, no se que noche, como dije, siempre estaba embobada contigo, llego el porrazo que nunca espere que me dieras tu mi niño hermoso, bonito
-estas confundiendo las cosas Yara, no puedo corresponderte esta vez, discúlpame acabo de terminar con alguien y no estoy listo para comenzar otra relación. Ya te lo había dicho.
El desgraciado hijo de… su madre, lo dijo cuando sus mis ganas no pudieron resistir mas e intente darle un beso, como si fuera lo mas natural del mundo me rechazó, fue el golpe que nadie me dió y mas doloroso fue que tu me lo dieras.
Fue lo mas tonto que me pudiera decir un desgraciado como tu, te odiaba y odiaba a esa mujer que tal vez ni existía y fuera mentira tuya, pero existía y la mentira era que seguías con ella.
Grité, lloré, hice crujir mi alma de dolor, bebí de cualquier botella que calme y anestesie tu recuerdo, escapé del poema que me dedicaste, pero me acechó en el rincón de mi debilidad y volví a amarte, mi niño. No sé que buscabas de mi, te divertiste conmigo, pero nunca jugaste, nunca me dijiste te amo, pero tu mirada decía mucho mas ¡qué diablos querías de mi! Te dije palabras que mi vocabulario desconocía, y tu solo callaste, cobardemente enmudeciste a mis reclamos y te marchaste, dejándome sola en la oscura noche, que en ese tiempo aun la luna y las estrellas me consolaban y eran mi paño de lágrimas.
Llegaste un día, como un milagro a buscarme, pero esos ojos de niño desaparecieron, la furia inyectada en ellos, sólo me provocaron pavor y miedo a un hombre que no conocía.
-¡déjame de buscar, qué no entiendes que no quiero verte! ¡Perdí mi trabajo por culpa tuya, perdí mi vida por tus asechos constantes! Dijo.
- ¿qué no entiendes que te amo? ¿Que la vida no es vida sin ti? La única luz que puedo ver eres tu, le dije sin contener las lagrimas, y entregué mi alma y me rendí a el…
-Yara por favor… me seguías, te metiste con mi familia, me proseguías a mi casa, eso no es amor, basta.
El no entendía que me humille por el, porque esta consiente a que bajeza caí, pero era por él, el único ser que amé con todo mi ser. Pero también lo odiaba y sabía el porque de su rechazo.
-¿es por ella verdad? Dios, si ella no estuviera lejos yo ya la habría…
-¡cállate! No digas más y déjala en paz, que ni entiendes lo que pasa con ella. Es la ultima vez que te digo y que nos vemos Yara, no quiero volver a verte ni saber de ti, no quiero que te acerques a mi familia y por dios ten un poco de amor propio. Dijo.
Sin decir más palabras abrió la puerta para partir. No podía dejarlo partir, esta no podría ser la última vez, mis manos temblaban y mi corazón dolía, ese dolor me carcomía el alma en ese entonces, y más aun en esta noche oscura.
-¡no te vayas, eres mi mesiaz! Te doy todo lo que quieras amor mío, lo que ninguna mujer puede darte, mi vida.
- basta. Deja de decir tonterías, yo no te quiero y nunca te querré, no puedo amar a una persona que no se quiera un poquito… y tu Yara, eres así.
Este bastardo fue más frio y desgraciado que ningún otro que existiera en esta maldita tierra.
Dijo que yo no me quería… pero no sabe que dejé de apreciarme por él, yo lo amaba con locura, si estaba loca, pero por él.
Sin escupir mas veneno, abrió de nuevo la puerta, yo no podía dejarlo ir.
Dijo sin un poco de consideración que era muy poca cosa para el, muy poca cosa…

El cuchillo estaba en la mesa, como si el destino lo hubiese puesto ahí. La idea mas atroz cruzó por mi desesperada mente, al querer frenar… ya era tarde.
Cayó en mis brazos, miró el techo buscando alguna respuesta; me vió con esos grandes luceros, como cuando un niño busca asustado a su madre. Me abrazó fuerte, como si nunca antes lo había hecho, y yo lo cubrí con los míos, fue tan hermoso tenerlo tan cerca de mí. Sus ojos hermosos murieron en los míos.
La sangre cubrió toda esperanza, la empapó, y después la dejó irse para que nunca más vuelva. Él se quedo, y para siempre.
Esa misma noche dejo de existir estrellas, la luna se cubrió de gris para toda mi eternidad, y me dejo sola, sola completamente con el eco del “no te quiero” que me torturará y saciara toda sed de locura.





EL MESIAZ.

Texto agregado el 12-03-2010, y leído por 189 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
24-08-2012 Uyyy...Qué amor!! Parece la del conejo de "Atracción Fatal"....está a un pasito.... Muy buena descripción de una situación de desamor tan destructiva. Te felicito.. MarthaBCh
30-03-2010 Muy bueno , pintando lo terrible de los celos , me encantó =D mis cariños dulce-quimera
16-03-2010 excelente narración, un toque egocéntrica pero como ya sabés, en el juego del amor TODO se vale. caronte600
15-03-2010 El amor que no es todo dolor, no es todo amor",pero no de esa manera,por supuesto. caliche
14-03-2010 Si, es muy triste que haya mujeres que pierdan la cabeza y dejen de quererse, (pero tambien es triste que jueguen con ellas). Y sip, te felicito por la narracion, que te hayas transformado en ella (como dijeron ya), por transmitir su odio y la cobardia e infamia ji , del mesiaz. Gracias por invitarme. arjona
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]