TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Pachamama / José, Va a la escuela. (II parte)

[C:4467]

No faltaba mas, haberse quedado dormido justo el día en que más necesitaba levantarse temprano; vistiéndose a toda prisa y tratando de arreglar a regañadientes ese pelo rebelde y mojando su cara con agua fresca para espantar el sueño y de paso tomando un trozo de pan untado con miel, fugazmente llegaba a su mente su hazaña para conseguirla; quién iba a pensar que ese viejo árbol a punto de caer al río tendría ese rico manjar, a pesar de que le costo varios pinchazos de abejas y haberse tirado de piquero al agua escapando del panal, logró juntar varios tarros.


Soltando riendas, y partiendo a todo galope iba José a su primer día de clases, aun no había amanecido por completo, y por el camino montañoso se escuchaba solo el cantar de los chucaos.

Le quedaba buen trecho por recorrer, se alegraba de que la tierra estuviese húmeda, porque de lo contrario, habría quedado todo empolvado. Iba nervioso, pero, lo que más le molestaba eran los pies, en vez de sentir agradecimiento hacia doña Panchita, la encargada de la parroquia, quien amablemente le había regalado unos pantalones y un par de zapatos de medio uso, y aunque eran dos números menos los recibió igual, peor hubiese sido haber llegado descalzo, pensó.

-Te’s ta’i poniendo vieja Clara, ya no corris ná- Le gritaba a su yegua, a quien ciertamente le estaban llegando los años, nunca había encontrado el trayecto tan largo, el único que iba contento era el Diablo, metiéndose por entre los matorrales espantando a los pájaros que estaban es sus nidos, hasta una pequeña liebre salió corriendo despavorida.

El sol iba asomándose poco a poco por entre los cerros, los escasos rayos llegaban suavemente sobre el rostro de aquel adolescente, que aunque no lo demostraba con gestos, dentro de su corazón rebozaba de alegría.

Cómo serán los otros chicos, se preguntaba, a pesar de que sentía un poco vergüenza llegar, ya divisaba en el valle su pequeña escuela, lo que más le gustaba, era que a pocos metros había un hermoso sauce y a sus pies nacía un pequeño estero de aguas cristalinas.

Las herraduras de la yegua sacaban chispas en el empedrado camino, de malas ganas sacaba trote el pobre animal y sin darse cuenta su amo ya estaba desmontando. Era un bullicio espantoso, el griterío lo asustaba y su figura que lentamente iba entrando, pasaba inadvertido. -Gracias taitita Dios, nadie me está agüeitando- y por la chita que me aprietan estos condena’os-. Cojeando iba el pobre, con su bolso de cuero de vaca cruzado en la espalda y sus gruesas manos metidas en los bolsillos.

La Juana al verlo llegar, salió a su encuentro; iba contenta jugueteando con una larga trenza negra que coquetona la dejaba caer sobre su pecho, nunca la había visto tan arreglada, bien señorita que se veía. Se fueron lentamente caminando por los corredores de la escuela y fueron a sentarse bajo la sombra del sauce. José sacó sus zapatos, estiró sus pies; qué alivio sentía, la Juana al verlo reía a carcajada. No se había dado cuenta pero era eso lo que le gustaba de ella, tan lindos dientes y tan blancos pensaba, resaltaban muy bien en esa carita redonda tostada.

Amablemente la joven le había llevado un cuaderno a Juan para sus clases y el muy afanado abrió su bolso para mostrarle su caja de lápices de colores y por mas que buscó y rebuscó no encontró nada, claro si el bolso tenía un agujero.

Texto agregado el 24-04-2003, y leído por 576 visitantes. (28 votos)


Lectores Opinan
22-02-2014 Bueno , tarde pero ya voy para el tercer cuento. Gracias por escribir...Ya estuve en mi escuelita de muchos..muchos años ambrocio
03-09-2007 Sin pretender desmerecer tu cuento, me sorprende con la afabilidad que se comentaba hace 4 años. Cierto que tu pluma y el tema son calidos, amigables y se dejan leer con gusto. Siempre enternece las desventuras de un niño o niña, más aún con las interesantes descripciones que haces de lugares y costumbres. ¿No sé por qué, pero ubiqué a José en los campos del norte de la región de los lagos. ¿panguipulli? o por ahí. NeweN
06-10-2004 Ufff cada vez se pone más lindo...me voy para la III. Besos. meci
27-07-2004 es poco lo que puedo agregar.. creo que nada... joder te voy a quedar a dever... un beso y un abrazo ruben sendero
06-07-2004 José y su yegua ya vieja...la Juana con sus trenzas negras...una gran hemosura cuyas imáenes no se olvidan. Por algo es. Gracias, Pachamama. islero
22-05-2004 Es un hermoso relato de tu tierra rural, de esa que supongo conociste de pequeña, contiene tu relato una maravillosa esencia que no se cómo definir, pero que es un cántico interior que me encanta. Voy a por la tercera parte. LoboAzul
06-05-2004 Lindísimo, y como dice Maravillas deberías tratar se publicarlo, pues es buenísimo3 Gracias por este regalo. Mena
03-05-2004 Todavía no he terminado todas las partes del cuento y me parece que deberías publicarlo. Sinceramente, es de una realidad tan mágica que vale más que todos los clásicos hasta ahora leídos. El mensaje que encierra es una urgencia para todos los niños del primer mundo. maravillas
26-04-2004 Es muy bueno, cuantas imagenes, como conoces por donde caminan los personajes. Estoy intrigado, es solo por lectura-informacion o hay algo mas que te ata a la tierra. Ah y a Juan y Juana, me parecio verlos en el patio de casa... oski
19-04-2004 Sabes reflejar muy bien la realidad criolla goliat
01-04-2004 t-bonnes, en principio, el Diablo es un perro(creo), pero nunca se sabe... Esta historia está muy bien, de aquí saldría una novela de las buenas. Saludos! darken
07-01-2004 Me llegqas al alma con tu historia. Ten en cuenta que yo he sido maestro rural en un sitio muy parecido al que tú retratas con tanto acierto en tu historia. Eres una artista de la palabra. alqutun
11-12-2003 Esto me hace recordar a mis niños de un liceo politécnico. Llegaban con sus caritas sonrientes, con un "hola, señorita" los chicos de nuestra tierra reflejados en este muchachito que me lleva de paseo por los campos y me devuelve al corredor de mi colegio y se me quedan las risas y los juegos y su pobreza que es tanta, que nadie puede espantarla y me refugio en este paisaje que traes con tu pluma y entibia el alma. Eres una cuentera fantástica. En este día de primavera que hace frío me he quedado en tu página para entibiar mi mañana y también mi alma. Mis estrellas. FaTaMoRgAnA
24-11-2003 tierno y duro a la vez. Me gusto mucho. Besos. lady_blue
26-10-2003 el diablo merodiando me atrae mucho... T-BONNES
23-10-2003 Insisto: ¡excelente relato! Praprique
08-09-2003 y me sigue gustando esto pachita...sip, sip...besotote gaviotapatagonica
03-09-2003 Cuanta ternura en este José que va a la escuela con sus miedos y su inocencia a cuestas. Precioso. Un abrazo. MCavalieri
20-08-2003 Muy lindo...te sigo leyendo Misterioso
15-08-2003 Pobre José, cuando no es una cosa es la otra. Tu pluma es delicada, acaricia el contexto y lo entrega en bandeja de plata para el que lee. Insisto en lo de la poesía y la excelencia estructural. Qué bien escribes!!! Saludos blanquita
08-07-2003 Que buena trilogia nos has ,dado, Bello tu cuento!, quiero mas... i ademas saber de que parte eres...saludos. juliansorel
11-06-2003 Querido Tonio: Gracias por encontrar bueno mi cuento, me ha gustado tu comentario, pero pasando ahora al tema de lo que tú encuentras contradictorio, solo puedo decirte que cuando leas la "tercera parte de la historia de José" se te aclararán esos puntos. Claro que conozco perfectamente la vida del campo, viví toda mi infancia ayudando a mi padre a sembrar trigo, papas; tirando bueyes, bajando leña del monte sobre una carreta y muchas veces, acompañé a mi abuela a la cordillera sobre una yegua, llevando ropa para cambiarla por gallinas o cualquier otro tipo de animal. No sé que sector rural conoces tú, pero en el que yo me crié, era (aun es) muy típico ver a la gente sobre un caballo y sin zapatos. Incluso mi abuela una vez tenía dos caballos, y un día llegó a su campo un señor y le propusó darle 3 hectáreas de tierra por uno de sus caballos y hasta el día de hoy mi abuela que aun vive, tiene su casa con una hermosa vista al lago, gracias al trueque que hizo. No tómo a mal tu comentario, es más te lo agradezco, porque así como tu tienes dudas, aprovecho de aclararlas para tí y los demás. Un abrazo enorme para ti, y para todos los que pasan por mis cuentos LOS QUIERO Y LOS ESTIMO MUCHO... LES AGRADECE... La_Pachamama
10-06-2003 me parece tu cuento muy bueno, como que tratas de representar la vida rural de nuestro país, las descripciones son bastante presisas y algo poéticas, eso es bueno le da mucha inspiración y resalta los sentimientos del relato. por otra parte creo que hay una sutil contradicción en la historia con respecto a lo de los zapatos con el primer cuento, revisa eso, quizas sea yo el que me estoy equivocando, espero que sea eso. me gustaría saber de donde eres, tan sólo porque en tus cuentos tratas de describir la vida rural, como lo he dicho antes, pero cereo que cometes el error de introducir en la historia una yegua, por los años que vengo estudiando antropología y mis trabajos en el sector rural del país nunca he visto que un niño que no tiene plata para comprar zapatos pueda tener un caballo. espero no te lo tomes a mal sólo quiero ayudarte a poder observar mejor. el mejor observador será un buen escritor. tonio
31-05-2003 Mmm que bonito!!!!, es fresco, lleno de luz, lleno de colores, chispeante, hermoso, este cuento tuyo, y muy tierno. Me gustó porque casi pude sentir ese paseo de Jose hasta el colegio, precioso!!. Un saludo.;-) Amaya
29-05-2003 Fresco fresco! Me gusta como escribes niña! Es todo un cuento chileno, purito purito!!! Qué hermoso... un beso, la Evangeline
25-05-2003 quiero ver la 3ª parte, porque esta claro que nos lo vas dando despacito, muy bueno me parece pachamaná, si fuese un cuadro, tendria los colores perfectos. Nomecreona
23-05-2003 hola. de nuevo felicidades por la recreacion del ambiente en el que pones a tus personajes. unos detallitos; en el primer parrafo: ......fugazmente llegaba a su mente. te recomiendo la lectura en voz alta y encontraras la necesidad de puntuaciones. sobre todo el ultimo parrafo con una frase muy larga que evidentemente requiere de alguna pausa. ....y él, muy afanado, ..(ademas del acento en el) saludos yajalon
19-05-2003 personaje entrañable josé, espero más de tu cuento, un saludo vihima
11-05-2003 Es mejor aún que la primera parte. Las descripciones son geniales. El final rebosa humor y fina ironía, lo del agujero en el bolso es estupendo. No nos dejes con la miel en los labios, espero la continuación alqutun
09-05-2003 buenisimo. sigue con la linea del otro.. muy bueno. felicitaciones. calo
04-05-2003 Olvidando que el estilo que manejas es de mis preferidos, fuera de gustos personales y juicios parciales te comento algunas cosas: el estilo que usas es delicioso, tanto por la facilidad para leerlo como porque el texto es de aquellos que atrapan por la sencillez en la construcción de las ideas y la atmósfera de campo, tu texto tiene aroma a tierra mojada. El lenguaje de campo lo puedes pulir leyendo a Eraclio Zepeda. Un abrazo gammboa
28-04-2003 ohh..sus colores!!!! pobre juanito!!! una vez perdi los mio (y a dios grax no me costo tanto conseguirlos como a el ;)) y el llanterio se escucho hasta la otra sala.... me encanto!!!! valio la pena la espera...tus imagenes son tan puras! y la liviandad de tu texto lo hace realmente delicioso...muy bien...--)--@ dulcilith
28-04-2003 Qué bonita descripción has hecho de este José y su recorrido hasta la escuela, estube junto a él mientras lo leía, una lindura jajja, saludos, Ana C. AnaCecilia
26-04-2003 Buenisimo AndresAlmasio
25-04-2003 Un delicia de cuento,de historia muy de ahí. No es que sea travieso José,jajajaja,pero en lo de la miel estuvo muy valiente. Has sabido llevar estupendamente la historia,la composición de las frases,los descansos(yo les llamo así),aunque en alguna ocasión han faltado esos "descansos".Igualmente es digno de leer,se nota que te va esto. Muy bien.Saludos.Manuel lorenzomontserrat
25-04-2003 muy bueno! muy lindo..porbre siento que le pasa de todo a José....con lo que le costo conseguir esos lapices.. Maite
25-04-2003 Hay muchas imágenes llenas de frescor, en tu cuento, que se respiran a pleno pulmón, como esa mañanita con canto de chuacaos. Saludos! mandrugo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]