TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / EL_RETO_GANADORES / Reto 5 Prosa GANADOR Catman con \"el día que perdió sus ideales\"

[C:452223]

La fortuna que el tío Joaquín les había dejado al
fallecer, sirvió para que por fin pudiesen alcanzar aquello que
tanto deseaban lograr.
Siempre habían ansiado realizar un viaje a esa tierra de
ensueños y de maravillas místicas. Poder contemplar las
antiquísimas construcciones y deleitarse con ese lugar que para
ellos poseía un encanto sin par.
Llegaron al aeropuerto de El Cairo y poco tiempo después, se
hallaban alojados en aquella hermosa habitación del hotel que
previamente habían contratado.
Se sintieron invadidos por la emoción al poder contemplar desde uno
de los ventanales de la alcoba, aquellos prodigios que se veían a lo
lejos.
Lo que más se destacaba era la gran pirámide de Guiza, que
Jefu, más conocido por el nombre de Keops dado por los griegos,
segundo faraón de la cuarta dinastía, había hecho
construir con trabajadores altamente capacitados.
Como todo había sido contratado de antemano, al día
siguiente y después del desayuno, se contactaron con el hombre que
haría de guía en sus visitas a ese extraordinario lugar.
Hamal, tal el nombre del individuo aquel de rostro sumamente bronceado por
el sol y con un deslumbrante turbante de color blanco, los fue guiando
hacia la gran pirámide para poder aproximarse a ella casi hasta
tocar sus piedras perfectamente alineadas.
La emoción no tenía límites en la pareja, no
podían creer que se hallasen en ese lugar que tanto habían
deseado conocer, especialmente él, que había idealizado al
gran pueblo egipcio y a sus edificaciones, como algo con un contenido
mágico.
Se sorprendió sobremanera al ver una gran placa de bronce que se
hallaba fijada sobre la pared norte de la pirámide.
Pese a los pretextos que Hamal puso para que no hiciese tal cosa, el
hombre logro acercarse y poder leer con el asombro reflejado en su rostro,
una inscripción de pocas palabras y escrita en varios idiomas.
-¡Con un demonio!- Exclamó y llamó a su pareja:
-¡Ven acá Ernestina, no vas a creer esto!
La mujer se acercó presurosamente, miró a su esposo como si
éste no estuviese en su sano juicio y preguntó:
-¡Joder José! ¿A que se debe tanto escándalo?
-¡Te lo dije muchas veces!- El hombre movía la cabeza de
izquierda a derecha como si quisiera negar alguna cosa. -¡Lee
ahí! ¡Te dije que estaban en todos lados!
La mujer contempló la placa y prácticamente se quedó
muda de asombro cuando en su idioma natal pudo leer: “Hecho en China”.

Texto agregado el 08-05-2010, y leído por 132 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
10-05-2010 juajuajuassss!!!! buenisimo!!!! abita
09-05-2010 jajaja es geniallll.besotes ALMAGUERRERA1
09-05-2010 Parece chiste y a veces es una irónica realidad . Muy bien llevada la trama hasta la sorpresa final. Te felicito ninive
08-05-2010 Original y creativo. Pregunto: ¿Y si un día los chinos se enojan y se niegan a vendernos nada? No quiero ni pensarlo. Salú. leobrizuela
08-05-2010 Excelente relato!!! Felicitaciones!!!***** girouette
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]