TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gustavini / EL ÁRBOL SANGRE

[C:453175]

EL ÁRBOL SANGRE


Lo plantaron a la orilla de un río ancho y feroz.

Lo plantó el esclavo africano Cayimba, cuando escapó de su prisión, herido de tantos látigos. Lo plantó con sus manos llenas de sangre, poco antes de morir.

Por eso el árbol creció con el tronco rojo, con las ramas rojas y las hojas rojas. Era el árbol del dolor, como un hijo ensangrentado de Cayimba: el Árbol Sangre.

Cien años después, una familia de esclavos fugaba hacia la libertad por una ruta de la misma aldea donde vivio Cayimba. Pero equivocaron el camino y fueron a parar al río ancho y feroz. Estaban atrapados, era imposible cruzar aquel río turbulento.

-¡Miren a ese árbol rojo!- dijo sorprendida Amela, cuando descubrió al Árbol Sangre a pocos metros. Su esposo Bebalú y sus tres pequeños hijos también se quedaron boquiabiertos. Nadie, hasta entonces, había visto un árbol tan extraño.

-¡Oh, no, ya llega el capataz y sus hombres!- dijo uno de los niños y oyeron los pasos de sus captores que venían por ellos.

Nada se podía hacer. Bebalú, Amela y sus hijos, se unieron entre abrazos y sollozaron por su mala suerte.

De pronto, cuando ya estaban a punto de ser capturados, el Árbol Sangre empezó a temblar y cayó estrepitosamente al borde del río.

-¡Suban sobre mi!- dijo el Árbol Sangre. La familia, de immediato, se sentó sobre su viejo y rojo tronco y empezaron a navegar en sentido contrario a la corriente de las aguas furiosas.

Y viajaron hacia un lugar donde no existía la esclavitud.

-¿Quién eres tú?- preguntó Bebalú, aún asombrado por aquel momento milagroso.

-Soy el árbol que plantó tu bisabuelo Cayimba. El me plantó para que ustedes sean libres- respondió, mientras luchaba contra la corriente.

Al amanecer del día siguiente, Bebalú y su familia bajaron del Árbol Sangre y pisaron al fin tierra de hombres libres.

Agotado por el viaje, el Árbol Sangre recibió los besos de Bebalú y su familia y emprendió viaje de regreso a su hogar centenario.

Pero a poca distancia, ya casi sin fuerzas, no pudo más con tan feroz río y se dejó llevar hacia un remolino descomunal.

Antes de hundirse para siempre, el Árbol Sangre sacudió fuertemente sus ramas y el río cubrióse con sus miles de victoriosas hojas rojas.

Texto agregado el 17-05-2010, y leído por 61 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
17-05-2010 Hermoso, muy bella leyenda, me encantó=D mis cariños dulce-quimera
17-05-2010 Me gustan las historias ambientadas en otras culturas ¿Será real la existencia de la leyenda del Árbol Sangre? malaya
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]