TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / portaphyro22 / Ilusiones

[C:454327]

Siento como si no quedaran que decir, el ya no está.
Lo fui perdiendo poco a poco, como murieron lentamente los peces de colores en mi río.
Así de lento se fueron las ilusiones.
Éramos amigos, de esos que ahora cuesta encontrar, que puedes llamar tarde en la noche si hay un problema, que te conocen a fondo e incluso después de haberte visto recién levantada, ojerosa y despeinada te siguen queriendo igual.
Yo también lo quería. Me sacó de tantos amores equivocados, me sostuvo tantas veces en tantas situaciones. Ahora, después de que pasó la tormenta, sonrío al pensar en algunas.
Cada vez que mis amigas me dieron la espalda, no dolía tanto porque lo tenía a él. Que nos teníamos el uno al otro, como lo dijo el mismo años después. Todas las miradas rencorosas que me daban, sino lograban que me sintiera inferior, lograban que me sintiera traicionada. Y sin embargo nunca me quitaron la razón para mantener la soledad a raya.
Venían a mi mente esa noche largas conversaciones telefónicas, cuando en mi casa había discusiones fuertes.
Quizá era egoísta al contarle todo, porque iba a sufrir también, porque mis problemas no eran nada comparados a los suyos.
Pero él poseía esa paz y esa alegría.
_Me das fuerza, le dije una vez.
Por toda respuesta se levantó y sentí sus brazos en torno mío.
No recuerdo qué me dijo exactamente. Seguro algo otra vez como usted está loca Mayi, o no diga eso. O no dijo nada y buscó la manera de cambiar el tema. Me pregunto porqué nunca pudo decir lo que pensaba en realidad.
De verdad, ¿Qué pensaba? Guardó sus problemas en su interior una vez y no los volvió a dejar salir.
Mantente fuerte, contigo a mi lado yo pelearé y te defenderé. Que pasa en el tiempo que las cosas se olvidan, como la letra de una canción que me dedicó.
Qué quería, Señor, que pensaba. En cuantas cosas me hubiera gustado ayudarle, poder al menos orar por él, saber que pedir para su vida.
Para ese ser que yo amaba tanto, en silencio.
Con el tiempo las frases que me decía fueron cambiando.
_Usted es mi segunda mejor amiga.
_Usted es mi mejor amiga, perdón por no haberme dado cuenta antes.
_Usted ha sido mi amiga, mi protectora, consejera, banco, la persona más bella que encontré en el colegio, mi hermana.
Debería ser feliz recordando tantos momentos de amistad vividos y solo encuentro desconsuelo.
Me siento hasta patética…Sufriendo por alguien que no hará nada ya por mí. Quiero olvidar y perdonarme a mí misma. Yo no tuve la culpa, yo quería seguir adelante, seguir contando una historia de amigos que no terminara.
Tenía, tenía tantos sueños. Los arranqué de mi pecho porque conocía la realidad de las cosas, era una película mala con final triste, predecible desde su inicio.
Yo se lo dije, porque quería que todo acabara, sacar toda esperanza que quedara en mi corazón, pera tenerlo libre de amar a otro hombre, algún día.
No imagine que creyó que yo quería algo más. Si yo no pedía nada más que dejarme ser su hermana otra vez, pero el estaba tan lejos ya.
Hubo hasta otra persona con quien soñé. Y él que era mi confidente no lo supo, por miedo a lo que pudiera pensar.
Luis tampoco lo supo, porque no me atreví a declarar mis sentimientos de nuevo, no tuve el valor, no supe que sentía él, y yo ya me sentía muy vulnerable como para arriesgarme de nuevo…Disfrutaría de su aprecio y compañía, como un regalo, mas solo eso, había aprendido la lección.
O tal vez no del todo, porque si hubiera aprendido, no existiría una utopía en mi cabeza, anhelando amores que no iban a ocurrir.
Los días iban pasando, y yo que creía que todo iba a volver a la normalidad con el tiempo me equivoqué.
Y él hablaba menos y me ignoraba más.
Y traté como una niña triste de preservar lo único que creí haber tenido siempre, su amistad.
Pero el ya no quería la mía y lo sentí tan frío y tan distante.
Y una amiga que me quería me hizo acordarme que tenía dignidad, que era bella y no debía estar triste.
_Si las cosas pasan es por una razón, no intentes más se acabó, el destino sabrá.
Pero no borra la sensación de vacío de estar mal por alguien que te olvida.
Ahora soy yo la que ignora y la que se aleja. La que finge indiferencia.
Lloraré por un tiempo que no esté, me partiré por dentro y esta vez nadie llegara con risas a consolarme, como él.
Me niego a aceptar que la historia termina aquí, pero el ya no hará nada, nada le importa y yo, merezco más que sus migajas.
Abro los brazos al mundo, Dios lléname de tu paz.
Te prometo Alan, que seré feliz sin ti.
Que no se sienta solo, aunque no me necesite a mi necesita a un amigo. ¿Se lo puedes dar?
Yo me quedo contigo esta noche y las que siguen.
Es tarde y las horas avanzan, ya no habrá más tristezas, me siento serena y mis párpados pesan. Descansa, mañana será un día mejor.
Me susurró un ángel amigo al alba cuando desperté, que aún entre todo mi dolor y mis lágrimas, estando dormida, sonreí.

Texto agregado el 28-05-2010, y leído por 94 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
29-05-2010 Es muy doloroso perder así un ser querido, pero me ha gustado mucho cómo termina tu historia, como debe ser, siempre mirando hacia adelante, el mundo aún tiene muchas cosas bellas y tantas por ser feliz, tienes madera para las letras, felicitaciones, muy grato leerte siendo este tu primer texto y con esa calidad, un abrazo******** JAGOMEZ
28-05-2010 es un relato sincero, una declaraci'on quizas, pero algo constante en cada letra, calidad en cada momento, suerte siempre en lo que escribas erdur_
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]