TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / toxica / La Reina Mala

[C:454867]

La Reina Mala se sentó derrumbada sobre su trono de frío cristal recubierto de pieles de armiño...Tan blancas...como...
Desechó el pensamiento con celeridad. Su piel también era blanca como el lomito de un armiño, y que suave era la curva de su pecho, sus manos pálidas y frías de uñas cristalinas y largas, como las uñas de los cuervos. Que desafiante era el angulo de sus cejas negras, dos franjas de brillante terciopelo sobre el mármol de su piel ...Que importaba si el Espejo Mágico pensaba que Blancanieves era más bella? Que importaba si todo el mundo pensaba finalmente que esa palurda estúpida y condescendiente era mas bella que ella?
Tenía la capacidad Blancanieves de luchar visceralmente por sus ideales?
Sería capaz ella de sacrificar su belleza y convertirla en vejez y opacidad para conseguir lo que quería?
No,por supuesto. Blancanieves era una mujercita de temperamento cálido, que nunca decía realmente lo que pensaba, que reaccionaba con debilidad ante las personas que la confrontaban, que solucionaba los problemas con lágrimas. Finalmente la belleza de la chiquilla estaba solo basada en la juventud y la simplicidad. En no tener opinión...en siempre necesitar ser salvada.
La Reina Mala se rió para sus adentros recordando la vez que el príncipe encantado con el que hasta misma hora Blancanieves se casaba, había bebido hasta el amanecer en la fiesta de los negros. Dos muchachas y un muchacho se llevó hacia sus aposentos reales esa noche de Festival. Por supuesto, las mujeres no eran suficientes para un hombre con tanto poder.
Y que maravillosa familia esperaba a Blancanieves en palacio!! Un suegro gordo y calvo que gustaba de azotar a quien le desobedeciera y de desflorar a cada mujer virgen que se casase en su reino. Ah si...incluída la esposa de su hijo. Además de una suegra amablemente entrometida, rezongona, adicta a las hierbas medicinales y que abría la boca solo para hacer participes a los demás de sus dolores inventados.
Que vida feliz esperaba a la pobrecita Blancanieves ! Una mujer hecha para servir, a los enanos, a ella misma cuando vivió en palacio, a su marido y probablemente a toda su familia.
La sonrisa de la Reina se tornó entonces en carcajadas, se levantó de su lujoso trono y caminó por la amplia estancia sombría admirando su decadente belleza. Que fantasmagorica sombra derramaba sobre el suelo la lampara de cristales de cuarzo! Que maravilloso brillo despedían los cortinajes de negro terciopelo, que suave edredón de piel de conejo blanco cubría su amplia cama. Cama que podía compartir con el hombre que quisiera, porque al fin y al cabo era la Reina, y los hombres de su reino eran suyos. Jovenes y viejos, ardientes y fríos, podía probarlos a todos y nadie se atrevería a levantar un dedo para juzgarle.
Que magnifico era conocer los secretos de la magia y la hechicería, las maravillosas palabras que albergaban los libros, que maginifico era poder hablar con los hombres sin miedo, sin fingidos pudores, sin medir las palabras, ser insolente si se quería, ser hiriente si era necesario.
La Reina se dejó caer en su cama de almohadones de plumas y su pelo negro y largo se desparramó como petroleo brillante sobre las colchas. Sonrió con satisfacción. Frente a ella sobre su mesita de noche de nácar y perlas estaba el espejo mágico.
- Espejito, espejito- dijo con voz serena y convicción- ¿ Quien es la mujer más inteligente de la comarca?

Texto agregado el 02-06-2010, y leído por 248 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
21-09-2011 Excepcional ... Adoro a las villanas, sobre todo a una como esta ... athelstane
05-06-2010 Realmente bueno. Un buen texto. firpo
05-06-2010 En primer lugar: detesto la cacografía y aquí, violaste todas las normas ortográficas que yo, fiel a mis días de segundo nivel de preescolar, intento respetar. Quise detener la lectura, pero cuando leí la descripción tan sabrosa “que suave era la curva de su pecho”, me dije: “Kodiak, démosle una segunda oportunidad, la cosa como que se pone buena…” Total que leí todo el cuento y me gustó que no fuese una llorantina, es decir, “mi novio me dejó, estoy llorando, ay, dios mio, ay, ¿cómo me duele el alma?”. Apartando el hecho de la cacografía (puede que sea adrede), el trabajo es interesante: correlaciona la corrupción moral de la vida real con un hecho inocente (Blancanieves). Para mí, es una denuncia discreta, lo cual hace del trabajo algo inteligente (tal como la Reina Mala). Si te pules, pudieses escribir buenas sátiras –tienes vena para ello-. Voto 5. (Corregiré lo que me pides; hoy no, será en otra oportunidad. Chao.) Kodiak
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]