TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / Todos los juegos, el juego. Escribe Ninive para la columna de los lunes

[C:458439]


Todos los juegos, el juego
(reposición actualizada)


El mundial de fútbol ha terminado con la victoria de España
Hemos asistido durante casi dos meses al fenómeno de un mundo globalizado ante los caprichos de un balón y las proezas y frustraciones de cuarenta y cuatro piernas concentradas en un sólo objetivo; el !!! GOOOOOL ...!!!! ¿Dije mundo globalizado? corrijo, debí decir pelotizado y valga el neologismo.
Apartando por fin los ojos de la pequeña pantalla, reflexiono sobre la importancia del juego en la vida y en la literatura.

¿Por qué se juega? Se juega por placer, por compulsión o por necesidad de crear. El jugador se propone ganar.
En el juego amoroso la palabra ganar equivale a conquistar, en el juego de azar la meta es obtener dinero y en el juego político el objetivo es el poder. El juego satisface los deseos del individuo de superar al adversario, debemos demostrar que somos más astutos, diestros o preparados.

Dovtoievski era un jugador compulsivo que por conocer el tema por propia experiencia, pudo escribir ”El Jugador “ novela cumbre de la literatura universal, en la cual sintetiza a la perfección los sentimientos, pasiones y decadencia del jugador obsesivo.
Stephan Zweig escribe “el juego es un extracto de la tensión de la vida; es un resumen del destino y la eterna distracción de los ociosos”

En ciertos juegos se refleja la vida.
El Juego de La Oca es un camino sembrado de éxitos y fracasos, un doloroso caer y volver a empezar de cero, un juego en el que los rezagados superan a los triunfadores pero a pesar de las dificultades tumbos y tropiezos, el azar de los dados decide quien llegará a la meta triunfal.

El rompecabezas es una metáfora de la vida que vamos armando pieza tras pieza. Es la búsqueda de lo adecuado, de lo que encaje bien. El desafío, entretenido y estimulador al principio, suele convertirse en cansador y exasperante. Muchos renuncian a seguir buscando y postergan la continuación del empeño para un mañana que nunca llega porque se ha perdido el entusiasmo inicial.

El escritor español Arturo Perez Reverte en su libro “La Tabla de Flandes” presenta una intriga que se puede seguir a través de una partida de ajedrez. Quienes dominan el juego harán bien en acompañar la lectura con la ayuda de un tablero ejemplificador.
El ajedrez resulta sugestivo por la cantidad de posibilidades que presenta el planteo inicial.
Un proverbio italiano dice que “Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja”

La literatura nos presenta un narrador que encuentra un compañero de juego en el lector. Los juegos de palabras atraen a varios escritores; aman las aliteraciones, las metáforas y los palindromos.
Muchos juegan en sus textos, pero quien si duda convierte la actividad lúdica en una constante temática es Cortázar. En Rayuela, el libro que lo ha hecho mundialmente famoso, el elemento “juego” está presente desde el título y en todo momento y obliga al lector a compartir el desarrollo. Una serie de instrucciones de lectura permiten comprender el significado de las trayectorias de los personajes principales: la Maga y Oliveira y sus dobles Traveler y Talita. La lectura de Rayuela se convierte en un rompecabezas para armar.

Algunos textos de Cortázar son puramente lúdicos, no son ni cuentos, ni ensayos, ni novelas, ya que escapan a las características específicas de esos géneros literarios; en esta categoría se pueden incluir a último round. Historias de cronopios y de famas, un tal Lucas...

Las apuestas acompañan a menudo al juego. En “La vuelta al mundo en 80 días” de Julio Verne, precursor de la ciencia ficción, relata la apuesta que el excéntrico inventor Phileas Fogg le hace al jefe de la Academia Real de la Ciencia y de la Técnica de Londres. Fogg, después de múltiples aventuras ganará la apuesta por una ingeniosa utilización del desfasaje horario.

Me despido con una frase:

“No dejamos de jugar porque estamos viejos, nos ponemos viejos porque dejamos de jugar”.

Hasta la próxima.

Yvette Schryer ©



Texto agregado el 12-07-2010, y leído por 301 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
27-08-2015 ....pues toda la vida es juego, y los juegos, juegos son. Te felicito, nÍNIVE por este magistral ensayo. Un gran abrazo. Clorinda
26-01-2013 Interesante la visión que das de los juegos conectándolos con la vida. m_a_g_d_a2000
15-07-2010 muy enriquesedor su aporte,un texto rico en contenido que termina con una gran verdad.Gracias a usted y a la columna por traerlo******* shosha
15-07-2010 Muy bueno, quisiera diferenciar algunos tipos de juegos: el juego de los niños -que como el de todos los otros mamíferos- es un modo de aprendizaje, de preparación para la vida adulta. El de los viejos que juegan al dominó o a las cartas, es un tipo de pasatiempos y de sociabilización. El fútbol profesional -sólo en algunos aspectos- ha perdido el sentido de diversión y de sana competencia para pasar a ser el eufemismo de una planetaria guerra tribal. Y aún nos falta hablar del juego de apuestas como un vicio, como un flagelo que arruina la vida de millones de personas, de sus familias y de sus seres queridos. El juego, como todo, cuando roza el fanatismo, puede pasar a convertirse en una enfermedad. el-parricida-huerfano
13-07-2010 Gracias Nínive, siempre aprendo de vos. Excelente tu reflexión y creo que el juego es una parte importante en nuestras vidas. Un beso y mis estrellitas. Magda gmmagdalena
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]