TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El abismo

[C:461960]






Por enésima vez, Grace le preguntó a su esposo, Brandon, si la quería. Él, con gesto cansino, movió afirmativamente su cabeza. En efecto, la quería, pero no podía lidiar con la inseguridad de su mujer.
Ella, no del todo convencida, le preguntó con voz trémula:
-Si estuviéramos tu madre y yo pendiendo de un precipicio, ¿a cual de las dos salvarías?
El hombre dejó de leer la prensa vespertina y mirándola con mansedumbre, le respondió de tal forma que la incógnita continuó persistiendo en la mente de la atormentada mujer:
-¿A quien cree usted que salvaría pues mi amor?

Así, se sucedieron los meses y los años. La mujer insistía en esas preguntas acuciantes, pese a que Brandon no le daba motivos para imaginar ni la más remota posibilidad de alguna infidelidad. Y de nuevo con los dilemas y los precipicios y todo aquello que terminaba por inquietar al pobre hombre.

Hasta que, ya hastiado de tanta majadería, tomó a su mujer de un brazo y la subió a su automóvil. Luego, se dirigió a la casa de su madre y del mismo modo, la invitó a subir, aduciendo que las conduciría a ambas a un lugar fascinante.

La carretera se extendía como una enorme sierpe plateada y ambas mujeres se miraban entre ellas con la misma inquietud calcada en sus rostros.

Al cabo, el vehículo se detuvo al pie de un desfiladero y Brandon invito a su esposa y a su madre a que descendieran del coche. El espectáculo era de una belleza indescriptible, tanto más cuando adicionaba el espanto de esas laderas cortadas a pique. El hombre abrazó a las dos mujeres y se colocó al borde del precipicio y contempló el abismo. Luego, impulsó con el pie un guijarro, el que se perdió en las profundidades. Su madre, sonrió complacida ante tan magnánimo espectáculo y mirando a su hijo, le agradeció por invitarla. Grace, intranquila- y en el fondo, profundamente aterrada- retrocedió un par de pasos.

Desde entonces, Grace sólo se dedicó a amar al bueno de Brandon. Aunque, algunas noches despertaba imaginándose ser un simple guijarro…









Texto agregado el 29-08-2010, y leído por 183 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
31-08-2010 Un hombre entre dos mujeres, unido por diferentes sentimientos. !Qué pesada su mujercita!. Ojalá sea el guijarro, para que vuele por el acantilado. Me encantó tu relato. inkaswork
31-08-2010 Excelente relato.¡¡¡Muy bien logrado!!! Debía ser un santo varón Brandon, no quiero pensar si no lo fuera...Mis estrellas y un beso, Ma.Rosa. almalen2005
30-08-2010 Excelente historia. Pobre Brandon, por momentos pensé que iba a lanzar a su majadera mujer al precipicio. Mis***** para ti. girouette
30-08-2010 pense que se iba a suicidar frente a las dos mujeres....aunque la grace se merecia que la empujase...muy bueno!!! elbulon
29-08-2010 Algo de razón tenía "la" Gracita, no vaya a creer. Filiberto
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]