TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sespir / Saludos desde el paraíso

[C:462589]

De: chapulincolorado
Para: chavodelocho
Asunto: Saludos desde el paraíso


Hola fenómeno.

En fin, tú sabrás por qué no has querido venir. El año sabático me está sentando de maravilla. No puedes hacerte una idea. No sólo estoy descansando y cargando pilas, sino que, y esto es lo más importante, ha cambiado mi forma de ver la vida. Así como lo lees, y perdona que me ponga tan trascendente (o tan pedante, si prefieres), pero te digo las cosas tal y como las pienso. Me hallo en plena catarsis, en pleno proceso de búsqueda interior. Y, paradójicamente, he llegado a la conclusión de que mi yo más profundo, mi yo más auténtico, no se encuentra precisamente dentro de mí, sino fuera, junto a los demás. ¡Son tan amables estas gentes! ¡Tan dispuestas y voluntariosas! Esta vida comunitaria me llena completamente. Y que conste que vivimos humildemente. No se necesita de mucho para vivir bien. Siempre había creído que el progreso tecnológico estaba sobrevalorado, que era un objetivo que no merecía la pena, un ídolo que exigía demasiados sacrificios. Pero me he dado cuenta de que me quedaba corto. El progreso material, en realidad, es esencialmente contrario al progreso espiritual. Hay que elegir entre uno y otro. Cuanta razón llevaba el bueno de Unamuno cuando se cagaba en la electricidad, en la máquina de vapor y en los sueros inyectados.

Bueno, veo que conservo algunos de mis vicios: no sólo me estoy yendo por las ramas sino que he empezado a construir la casa por el tejado. Intentaré enmendarme. Un día, mientras platicaba con unas vendedoras del zócalo (así llaman aquí a las plazas centrales) de Cuernavaca, me preguntaron si había ido a Tepoztlan. Se sorprendieron de que no lo hubiera hecho y me recomendaron muy vivamente que fuera, así como que, una vez allí, ascendiera a la pirámide azteca que hay en el cerro del Tepozteco (unas ruinas, en realidad), desde donde podría contemplar una preciosa vista del valle en el que está enclavado el pueblo. Como comprenderás, seguí las sugerencias al pie de la letra. Nada más llegar a Tepoztlan, y tras visitar la iglesia de la Natividad y el contiguo mercado de artesanías, inicié mi subida al Tepozteco. Un conjunto de circunstancias se conjuraron en mi contra: por una parte, era ya bastante tarde y había poca luz; por otra parte, las lindes del camino eran casi imperceptibles y no había prácticamente ninguna señalización; y por otra parte, por qué no decirlo, mi natural falta de orientación volvió a hacer de las suyas. El caso es que me perdí. Y cuando más perdido estaba fue cuando aparecieron ellos. Me abrieron su casa y su corazón. Son una tribu náhuatl que permanece aferrada a sus tradiciones ancestrales y que huye, como de la peste, de influencias y contaminaciones exteriores. Desde entonces vivo con ellos. La mayor parte del tiempo la pasamos en las montañas y sólo muy de cuando en cuando bajamos a Tepoztlan a comprar suministros o a visitar a algún familiar. En esta última ocasión he aprovechado para escribirte estas líneas desde un café. Me despido hasta la próxima, que están a punto de cerrar.

Un cordial saludo

De: chavodelocho
Para: chapulincolorado
Asunto: Re: Saludos desde el paraíso



Hola campeón.

Cuanto me alegro de que te vaya tan bien. Espero que, una vez que haya concluido tu año sabático, vuelvas por estas tierras. Lo digo porque te veo muy integrado en tu nuevo entorno. Pero tú haz lo que quieras. Si crees que ése es tu lugar en el mundo (¿te acuerdas de “Un lugar en el mundo” de Adolfo Aristarain?, vaya peliculón), no hace falta que sigas buscando. Siempre has dicho que aquí no te ataba nada. Aunque quizá lo que pasa es que le has echado el ojo a alguna pibita y no sueltas prenda. Por otra parte, no sería ni la primera ni la última persona seducida por una civilización que no es la suya. Ahí tienes, en el terreno de la ficción, al “pequeño gran hombre”, del inmenso Dustin Hoffman, o al ”hombre llamado caballo”, del no menos inmenso Richard Harris. O la historia que se cuenta en “Avatar”, sin ir más lejos. Y en cuanto a la historia pura y dura, ¿quien no conoce a Gonzalo Guerrero, a Gerald Brenan o al doctor Livingston (no hace falta que te diga que esto es retórica, ya sé que hay mucha gente que no los conoce)? Ándate con cuidado, de todas formas, que cabrones los hay en todas partes. Seguimos en contacto. Por aquí todo sigue igual.

Un fuerte abrazo

De: chapulincolorado
Para: chavodelocho
Asunto: Re: Saludos desde el paraíso



Hola.

Me alegra saber de ti, aunque la verdad es que, aparte de tu despliegue de erudición cinematográfica, poco me cuentas. Ya sabes lo que decía Elias Canetti: “di tus cosas más personales, es lo único que importa, no te avergüences, las generales están en el periódico". Tampoco me ha gustado que me prevengas contra mis amigos. No los conoces ni remotamente y me sales con eso de que ”cabrones hay en todas partes”. Deberías confiar más en la gente. Paso a contarte las últimas novedades, a ver si a partir de ahora tus juicios son un poco más benevolentes. Me he hecho muy popular y, con el paso del tiempo, he llegado a gozar de una situación de cierto privilegio. Otro día que disponga de más tiempo te cuento con detalle. Hoy me limitaré a contarte los atavíos con los que me han vestido, para que veas lo generosos que son. Además de pendientes, brazaletes y cascabeles de oro, luzco un maravilloso espejo de obsidiana, a modo de collar, que me cubre todo el pecho. Y en cuanto a mi “look”, seguro que te reirías, pero a mí me encanta: me han cortado el pelo estilo “el último mohicano” (ya sabes, rasurado por los laterales y con una cresta en el centro) y me han pintado dos franjas paralelas con tinta negra en cada mejilla. Continuará.

Un saludo

De: chavodelocho
Para: chapulincolorado
Asunto: Re: Saludos desde el paraíso




Hola.

Te veo muy susceptible. Ya sabes que mi intención nunca es molestarte. Aún a riesgo de resultar impertinente, vuelvo al asunto por última vez. En la película “Viridiana”, Buñuel deja meridianamente claro que los pobres son pobres pero no santos. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Los pobres pueden llegar a ser tan malvados como cualquiera. Ahora que caigo, en su sermón de la montaña, Jesucristo proclamó “bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los cielos”. No dice “los pobres”, sin más ni más. Por algo haría esa distinción, digo yo. Por otra parte, y respondiendo a tu última misiva, me sorprendió eso del espejo de obsidiana. Siempre había creído la historia esa de que Colón y el resto de la banda habían asombrado a los nativos con sus espejuelos y sus cuentas de colores. Gracias a internet salí de dudas. Así me enteré de que, efectivamente, con la obsidiana se lograban (se logran) espejos bastante perfeccionados. También me enteré de otra cosa. Agárrate, porque ésta es buena. Por alguna razón que se me escapa, esos tíos te consideran uno de sus dioses. Tezcatlipoca, concretamente. Tus adornos corporales coinciden exactamente aquellos con los que se representaba a ese dios en la cultura azteca. Bueno, ya me dirás que se siente.

Un abrazo.


De: chapulincolorado
Para: chavodelocho
Asunto: Re: Saludos desde el paraíso



No puedo entender que no te alegres de que todo me vaya sobre ruedas, pero no voy a dejar que me amargues la existencia. No sólo todo el mundo me quiere y me respeta sino que estoy adquiriendo una formación envidiable, tanto en canto, como en música y danza. El poco tiempo libre que estas enseñanzas me deja asisto a fiestas y banquetes que los principales señores dan en mi honor. Allí nos lo pasamos en grande. Rodeados de flores y de bellas bailarinas, inhalamos unas hierbas que por aquí abundan y con las que me atrevería a decir que nos transportamos a una realidad distinta y, sin duda, de orden superior. Para darte un poco más de rabia te diré que mañana mismo me casaré con cuatro (sí, con cuatro) lindas jóvenes. Mi estancia aquí promete ser en el futuro todavía más agradable de lo que ha sido hasta ahora. Y mira que no era fácil.

De: chavodelocho
Para: chapulincolorado
Asunto: ¡Léelo! ¡Es importante!


¡Te quieren matar! Te quieren sacrificar como a un pollo. Probablemente lo hagan entre las ruinas de la pirámide del Tepozteco. Ya sé que te sonará muy raro lo que te digo pero créeme que es la pura verdad. Se trata de la fiesta de Tóxcatl, que tendrá lugar el 20 de mayo. La razón de este extraño rito no la he llegado a comprender plenamente. Parece ser que los propios dioses aztecas deben dar ejemplo. Su muerte (¡la tuya en este caso!) y resurrección (luego cogerán a otro incauto en sustitución tuya) asegura la renovación de los ciclos naturales: la vuelta de las lluvias, de las cosechas etc. Si crees que he perdido el juicio, haz la siguiente prueba. Busca en google los siguientes nombres: Xochiquetzal, Xilonen, Atlatonan y Huixtocíuatl. ¿No te parece raro que conozca los nombres de las mujeres con las que te has casado? Cada una de ellas representa a una diosa. Todo está escrito en la “Historia general de las cosas de la Nueva España” del padre Bernardino de Sahagún. Escápate si aún estás a tiempo. Dios lo quiera.

Texto agregado el 06-09-2010, y leído por 192 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
10-09-2010 Muy buen relato. Me gustó mucho. gamalielvega
08-09-2010 muy bueno!!!... q ingenioso... xxludoxx
07-09-2010 Hola Sespir, muy original intercambio de cartas entre estos dos famosos personajes. Se nota que te documentaste muy bien para este relato y estoy segura que al escribirlo reviviste los momentos vividos por aquellos lares. Me ha gustado mucho y desde el fondo de mi corazòn espero que el pobre chapulìn, esta vez, se haya salvado a sì mismo! jaja saludos! tigrilla
07-09-2010 Pobre chapulín, y ahora, quién podrá defenderlo...? Ingenioso escrito nos has dejado. Un abrazo! galadrielle
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]