TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / larmdo / Errante

[C:464072]

Corría el año de 1806, al norte de la república, la cacería de caballos salvajes era considerada como un magnifico pasatiempo entre los criollos ricos, ya que el poseer a estos animales era sinónimo de inteligencia, astucia y posición.

En ocasiones al tratar de capturarlos, los mutilaban y sacrificaban sin razón. Cerca de la suntuosa hacienda, se encontraba un enorme pastizal, por el cual merodeaba una manada de caballos que vivían tranquilos y en libertad, los encabezaba un joven potro blanco de gran impetuosidad, digno y codiciado trofeo para cualquier cazador. Su fino pelaje suave, al contactarse con el viento, se esparcía libre como su carácter implacable.

Respetado por todos en la manada, se distinguía por su gran valentía, ya que era el único que se había acercado al gran depredador, “el ser humano”.

Dentro de la hacienda, se habían iniciado los preparativos para el homenaje del patrón; Se había invitado a los hacendados vecinos y a sus familias. Para comenzar los festejos se había planeado una suculenta comida, un fastuoso baile y para rematar una estupenda cacería de caballos, esto último era lo más esperado para los jóvenes . Los festejos concluyeron temprano… Muy de mañana, al amanecer, comenzaron a alistarse. Entre ellos, Juan, el primogénito del patrón.

Así pues, comenzó la aventura, al principio, todo transcurría en calma. Mientras caminaban entre la hierba buscando a la manada, las horas y los minutos transcurrían provocando el aburrimiento entre los jóvenes… Sin aviso alguno, desde lo alto de una roca, uno de los criados avistó a la manada.

Incrédulo, Juan trepó y desde ahí, quedó maravillado al observar la belleza del potro blanco, fue tanta su impresión, que ordenó a los mozos que trataran de capturarlo. Fue así como comenzó la cacería… toda la manada corría sin rumbo, sabían que peligraba su libertad.

Los mozos y Juan, avanzaron lentamente con cautela, y en el momento indicado, lazaron al potro; este luchaba, se retorcía, trataba de escapar, pero… Todo fue inútil, las fuerzas lo abandonaron y cayó al suelo. Así fue como él y parte de la manada, fueron llevados a hasta las caballerizas de la hacienda, donde serian repartidos y domados.

Desde ese día el potro fue bautizado por Juan como “Errante”: Su carácter implacable, no permitía ser adiestrado por nadie, pero Juan Comenzó a lograrlo a base de ternura, él era el único que lo entendía. Errante seguía viviendo infeliz ya que solo soñaba con su libertad, así que esperaría el momento oportuno para escapar.

Juan se sentía satisfecho de poder tener un ejemplar tan bello como errante, así que esa noche al no poder dormir, decidió ir hasta la caballeriza para convencerse que era su dueño. Entró sigilosamente empuñando una pequeña vela, pero al avanzar, tropezó y quedó sin sentido en el piso, al caer la vela rodó hasta un montón de paja, provocando inmediatamente un incendio.

Al percatarse del incendio, errante trató de luchar por escapar, así que comenzó a patear las trancas hasta que las derribó, había logrado su propósito. Comenzó a trotar con velocidad, pero su enorme nobleza lo hizo volver a mirar hacia donde se encontraba Juan… Entre la humareda, buscó la manera de llegar hasta él… Mordió la bata de Juan y comenzó a jalarlo hasta llevarlo a las afueras de la caballeriza entre las miradas insólitas del patrón y los mozos.

Al terminar el fuego, todo quedó en un tremendo silencio… Horas más tarde, Juan fue enterado de tan increíble historia, así que decidió liberar a errante, aunque sentía que perdería a su mejor amigo.

Desde entonces el patrón permitió a Errante y a la manada vivir tranquilos en el pastizal.
Se dice que después de ese día nadie volvió a ver a errante… Solo en los días de luna llena su figura imponente aparecía cuidando la seguridad de la manada.


Fin.

Texto agregado el 28-09-2010, y leído por 250 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
28-09-2010 Buen manejo a una interesante historia! emihdez
28-09-2010 Es un trabajo tierno, bien narrado y motivador... Me hiciste recordar algo que lei hace poco, tu trabajo esta basado en el año 1806, y estando en 2010 en un hotel de Noruega le dan a sus "turistas" (ricos, eso si) la "oportunidad de matar focas con unas masas, muchas veces me asquea formar parte de este virus llamado humanidad... Buen texto, me gustó. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero_41
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]