TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / centeno / setas en el campo

[C:464894]

esto es una monjita que iba por el campo y se encontró una seta y era venenosa pero resulta que no que no era una seta ni un champiñón, sino que era jaja ya me entendeis que había un hombre desnudo durmiendo boca arriba en el campo y esta monjita se lo encontró pero no sabía que era aquello que asomaba y como creía que era una seta pues se agachó y su hábito se enganchó en una rama y se le vió el culo y los duendes que andaban por ahí escondidos se reían, y ella escuchó risas pero se giró y no vió a nadie y pensó que estaba volviendose loca y que le diría el episodio al doctor Peces del Río y que ella ya se lo temía pues habían habido casos en la familia y ella no tenía una naturaleza fuerte y siempre tuvo preocupación por su salud mental y ahora esas risas como riendose de ella que acababa de encotrar a aquel apuesto ejemplar de homus erectus tumbado con aquel periscopio apuntandole acusador y ella tan frágil, tan pequeña, tan sola, tan asustada, sólo deseaba por Dios y por todos los santos especialmente por San Cucufato, su preferido por ayudarle a encontrar una vez aquella bala vibradora, y por San Agustirrinín, su patrón o jefe, que ya se sabe, monjas de San Agustín duermen dos en un cojín, pero eso ahora no incumbe, el caso es que la hermana no quería que se despertase, o por lo menos no antes de retocarse el rímel y el pelo, todo el pelo lo tuviese donde lo tuviese, pues andaba todo muy descuidado por el tiempo que hacía... por el tiempo que hacía, no el meteorológico, el mete... del otro. pero la monja en realidad si que quería ya me entienden, si estaba dispuesta a caer en la tentación y con eso no se refería a repetir del postre preparado por sor Angustias que hacía unas llamas de Satán tan apetitosas en aquellas largas tardes de domingo, sino de descorchar aquel tapón del champán del amor, sin servirse de abrebotellas alguno, y luego servirse y repetir y disfrutar y subir al cielo que era para lo que siempre se preparaba con oraciones interminables y sermones babeantes de compañeras que ya olían a cerrao, y ante ella, aquel atajo, que la transportaría de aquí de una forma más rápida, y placentera, como lo hizo el Fernandillo, aquel que fue el único que le tocó, íntimamente me refiero, mientras le decía, no te metas a monja, son todas siniestras, no no, voy a seguir a mi vocación, la vírgen me habló en sueños, y me dijo, ven, hazte monja, que te compensaré en el reino de los cielos, porque aquí no puedo ya que soy vírgen y no me puedes ver, de hecho mi especie se extinguió hace tiempo en tu planeta, ahora todos muestran sus coitos impúdicamente por webcam, ¿y que es web cam? es acaso un nuevo jugador de fútbol inglés que se irá a los ángeles galaxy que es un cementerio de futbolistas y allí morirá mientras lanza un libre directo? no, no, web cam es un dispositivo que sirve para arrimarlo mucho a tu parte más salada para que otros puedan tocar a gusto la zambomba, extra que vino de serie al nacer, mientras te aconsejan que en tu sonrisa abras más los labios, o que enseñes la cara que te pusieron detrás, que te arrimes más el cepillo de dientes eléctrico y se te quedará una sonrisa mucho más bonita, que no importa si gotea un chorrito de pasta, que ellos te cepillarían gustosos, consejos estilísticos e higiénicos sobre todo. en esto la monjita dijo que se hacía una idea de lo que era una web cam, y la vírgen del tumor hermoso, se despidió diciendo que tenía una cena con Marcelo Mastroyanos que en norton, con barra libre, y que tenía esperanzas de dejar por fin de ser vírgen. Entonces ella se despertó y lo tenía decidido pero su novio, Francisquillo (no me acuerdo como lo llamé antes, pero no voy a subir la flecha para verlo, total, el nombre da igual, lo importante es la persona, eso le digo a mis novias cuando les cambio el nombre en mitad de un bis a bis), Gerardillo no estaba conforme, pues sabía que iba a tener muy difícil la entrada en el convento, y lo de la operación de sexo aún no lo pagaba el seguro, y loco de deseo por nuestra monja, Angustias mismo, a no que Angustias era la otra, pues Gertrudis que es otro nombre como de monja, pues que pensaba en postrarla allá mismo, en aquel cuarto oscuro donde la conoció nuestro Abelardillo, bueno aquel cuarto oscuro en realidad era un confesionario pues no he dicho por no rebelarlo casi hasta el final, hasta el fondo, que Rogelillo era cura, cura confesor, espero que no os lieis con los nombres, queda claro lo de Lorencillo supongo, y entonces ella se fue corriendo, corriendo de correr, de irse deprisa, esa fue la última mancha del amor que ella provocó en aquella sotana negra. y a partir de entonces no había sido tocado por varón, y aquello estaba ahí como diciendo sírvase usted misma, cabalgue al desconocido inflamado de amor, y su voluntad fue haciendose cada vez más débil, su cara se sonrosaba, el calor apretaba su pecho y el deseo inflamaba su par de labios, nadie por los alrededores, ataco, las risas son imaginarias, quizá tantos años de represión me están trastornando, y bajando sus bragas, cubrió a aquel hombre mecido por la divina providencia y ahora también mecido por el vaivén de las olas del amor. las olas que empezaban a inundar el pequeño valle elevando sus cuerpos que navegaban a la deriba, con el timón comandado por la monja, y los enanos subidos a un árbol para no ahogarse e intentando pillar unos buenos planos para colgarlos en múltiples páginas por una cuantiosa suma que luego cambiarían por bayas y nueces al enano mercachifles de capucha verde que es como le llamaban, también tendero. en su cámara se veía una monja navegando, absorta con su placer, que gritaba, esto es el cielo, por fin, y se desmayó. cuando se recuperó vio que seguía enganchada a aquel individuo, y pensó, que animal, sigue más duro que el acero, y yo que no me puedo librar, y descubrió tras los golpes que le propinó, que aquel tío era un fiambre y que aquella potencia diamantil era fruto del rigor mortis, y como los perros quedó enganchada a la deriva en un barquito de piel, y se la encontraron con los pezones duros y una sonrisa plácida, abrazada a su hombre.

Texto agregado el 11-10-2010, y leído por 147 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
27-10-2010 jajaja, sos tremendo. Tu ingenio a mil. Me encantó aunque me dio pena la monjita, al fin de cuentas merecía un leñador fogoso y vivo o un escribiente de oficina, pero vivo. No sé, por si quería repetir, jajaja. Un beso y mis estrellas. Magda gmmagdalena
14-10-2010 Yo creo que sí cantó. pensamiento6
12-10-2010 Lo del jugador Webcam, estuvo genial ! Los enanos, el cambio de nombres, que bárbaro, qué divertido !!! ********** pintorezco
12-10-2010 Tenia derecho !!! habrá cantado aleluya??? jajajaja,mis****** nanajua
11-10-2010 juaaaajajaja. no sé si lo hiciste de un tirón -de tirar líneas sin corregir, tu me entiendes- pero salió rebueno. Monjita gozadora, qué no! fafner
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]