TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / A propósito de sociedades...

[C:46659]





Pablo Neruda estaba aburrido de escribir sus excelsos poemas tan absolutamente distinguibles y elogiados y por lo mismo se dio a la tarea de escribir algo en conjunto con la Mistral. Esta, un tanto sorprendida por el ofrecimiento, le confesó que habría preferido ser pareja de la Bombal pero que aceptaría la unión de buen grado, aunque en el fondo no era muy amiga de este tipo de sociedades y de ninguna sociedad que se preciara de serlo porque siempre salía perjudicada en la repartija y de seguro que esta vez no sería diferente. El vate sonrió y su rostro adormilado pareció iluminarse de contento. Le juró a la poetisa que si la cosa salía mal, el vendía todos sus mascarones de proa, se olvidaba de la chascona y se emparentaba con la pelada, es decir, se arrojaría de cabeza a las turbulentas aguas del Pacífico, ese océano que tanto amaba y añoraba. El asunto anduvo sobre ruedas hasta que llegó el momento de bautizar este maridaje literario.
¿Qué te parece Nerustral?
¿Y por qué no Misruda?
Parece nombre de candidata a miss Universo.
Y el otro me recuerda a un remedio del formulario nacional.
Tirémoslo al cara y sello.
Juaaaa. ¿Con un billete de cinco lucas?
No. Sería hacer trampa. ¿No ves que ese billete saldrá en unos cincuenta años más y más encima vas a salir tú muy sonriente?
Entonces juguemos al cachipún.
¡Te escucharan tus alumnos! De seguro que te caerías del pedestal en que te tienen los inocentes muchachos. Hagamos lo siguiente ¿Qué te parece que escribamos algo primero y después vemos que nombre nos vamos a poner.
Bueno.

Y ambos vates se encerraron en sus respectivos estudios para dedicarse a crear una obra que sería el excelso hijo literario de ambos.
Al cabo de tres días la Mistral apareció radiante en la puerta del gran Pablo, luciendo su cabellera platinada y una sonrisa seductora en su rostro, de por si demasiado severo.
Mira esto, pelado.
Y engolando su voz algo desabrida, comenzó a recitar lo siguiente:
“Puedo escribir los versos más tristes esta noche…”
¡Hum!-exclamó el vate. –Eso suena bien. Mira lo mío. Y aclarando su nasal voz, el afamado poeta declamó:
“Piecesitos de niño, azulosos de frío, ¡cómo os ven y no os cubren, Dios mío..!
¡Me encanta, me encanta!- dijo la profesora. Oye, guatón ¿te puedo pedir algo?
Dime no más Gaby.
Regálame por favor esa estrofita para escribir un poema que no sabía como empezarlo.
Con una condición.
¿Cuál?
Que me des un beso…
Tai más güe…
No, si estaba bromeando. Lo que quería pedirte es que a cambio me regales esa estrofa tuya que me queda pintada para un poema que me anda dando vueltas hace rato en el mate.
Trato hecho. Pero te pido una sola cosa.
¿Qué cosa?
Que tires a la basura esa boina ridícula que siempre te pones.
¡Ooooyeeeee!
Son bromas, pelao. Lo que tengo que pedirte es que de esto que pasó acá, ni una palabra. ¿Escuchaste?
Trato hecho.

Y de este modo, los insignes poetas intercambiaron sus respectivas estrofas y dieron por finalizado el intento de crear un dúo de miedo para continuar con sus carreras en solitario.

Años después, ambos fueron coronados con el Premio Nobel de Literatura y hoy son dos glorias inmortales que enorgullecen a todos aquellos que vibramos con sus bellas poesías.

















Texto agregado el 08-07-2004, y leído por 384 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
09-07-2004 Estupendo! Este "A propósito de las sociedades..." es un verdadero retrato de la vida. Neruda y Mistral, dos grandes de la literatura que supieron vivir sus vida con amor y humor. Humildemente mis *sssss para ti. ¡Hermoso texto! Shou
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]