TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / andea / Virgen en 5 versos

[C:467263]

1- 10,000 avispas

Con mi pelo suelto y mi ropa ajustada, decente pero con un giro de sensualidad, voy caminando hacia el encuentro, muevo la cabellera, respiro hondo, 10,000 avispas en el estomago, a punto de dar media vuelta, pero sigo, algo me empuja; hablo con dios, le pregunto si todo estará bien, me dice que si, siento el viento, no escucho nada y la noche va cayendo.

Cada vez mas y mas cerca… ¿Qué tiene este encuentro diferente a los otros? porque siento que algo pasara no se si es bueno o malo pero se que pasara…

El momento de verte ha llegado, haz cruzado la calle, yo me quedo indiferente, en realidad no quería encontrarte pero estabas ahí frente a mi mirándome como esperando algo de mi, vamos a entrar…

2. Un ángel esta conmigo

Al entrar en el lugar, este vacío, con el rock que nos encanta, nos sentamos a hablar, a mirarnos a los ojos, te inclinas y te beso, me abrazas, te emocionas, te deseo, me deseas… un ángel esta conmigo, así que aprovecho el momento y te susurro al oído…
“you wana be ma first time?” exactas fueron las palabras, pero no la decisión, solo salieron de mi boca sin ninguna planificación…

Después de varios tragos me veo envuelta en una situación, en realidad vamos a hacerlo, ¿pero que?.. ni idea tenia yo de lo que pasaría, te abrazo, me escondo, bebo aun mas para tener el valor, sonrío y me río de emoción, las avispas no se han ido, la música sigue sonando, tu silencio lo dice todo…

3. Amor abrázame y no me sueltes

Emprendemos nuestro camino, me escondo en tus brazos, no te quiero soltar, te rasgo, te pego, te muerdo, me rio, y tu solo ahí tan tranquilo, estas tan callado que presiento que estas aun mas nervioso que yo, amor abrázame y no me sueltes, no ves que escondo mi ojos para no mirar el camino, solo quiero que al abrir los ojos me encuentre en nuestro destino, aun abrazada en ti.

4. ¡No sueltes mi mano!

Hemos llegado, el frío baja por mi espalada todavía no lo creo, ¡no sueltes mi mano!, no me dejes sola con mis pensamientos que podría ahogarme en ellos, morir con los ojos abiertos y resucitar en la amargura… no dejes ni un segundo tu cuerpo alejado del mío, que podría desconectarme y reaccionar…

Me abres la puerta para que entre, la habitación es hermosa, me miro al espejo y no me veo, pero si veo una mujer, no la reconozco, la miro a los ojos y no me dice nada, ninguna advertencia, ninguna culpa, solo me mira como si me conociera…




Has entrado sigo bebiendo, quiero tener aunque sea media neurona muerta para poder lograr salir de mi conformidad, pero aun así es como si el alcohol no tuviera ningún efecto en mi, tanto así que el compañero cigarrillo terminaría de calmarme, no fumo, pero si no se ahogaron en liquido talvez el humo acabara de matar las avispas.

Veo el espejo y veo otra vez la mujer que, esta vez se maquilla y agita su pelo, tiene la cara dura, aun no dice nada…

5. Sonido propio

Me besas, me acaricias, me tomas, no quiero, si quiero, me vuelves a besar, quitas mi blusa de un solo movimiento y dejas mi cintura al desnudo, mi pelo cae sobre tu cara, me levantas sobre ti, me tomas con tu fuerza y me llevas a la cima de tu cuerpo, presionándome contra la pared, estoy sintiéndote, cada vez mas dentro de mi, la fiesta de nuestros cuerpos ha empezado y tiene su sonido propio, tu respiras yo respiro, corazón acelerado, no me sueltes!, te desnudo desde arriba, nuestras pieles suaves se deslizan en una sola caricia, me acuestas y con toda tu delicadeza me desnudas, “amor entra debajo de la sabana por favor, y apaga las luces”, pero aun puedes verme tus manos adivinan mi anatomía, en tu deseo culminante de sentir la tibieza bajando por tu cuerpo, me besas todo el cuerpo, es una poesía…
De repente un grito fuerte se escucha, es como el precio de entrar en una vida de lujuria, tus palabras calman, yo me concentro en sentir, aunque el dolor me posea.

Mis gritos de pasión son excesivos, tu te dejas entrar sin permiso, poco a poco la puerta sola se abre, tu entras y dejas tu calor… la marea sube cada vez mas…



Sentados al borde de la cama, no se que es mas venenoso, el humo de mi nuevo cigarrillo, o el humo de tu viejo cigarrillo…


Texto agregado el 14-11-2010, y leído por 119 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
25-11-2010 Nunca es el mismo cigarrillo, ni el mismo verso, algunos demoramos más en el primer verso, y luego tódo fluye. Otros meditan, negociando con las avispas si se muerde, se besa o se clava la lanceta, vestigio de romántica abeja. Nos vamos a comerciales... Después del placer del sexo, viene la palabra, comprobar que no fue tan, que no, que bueno ya. OK llámame. NeweN
16-11-2010 aplausos!!! muy bueno me gusto, vas bien. dagoberto_sanchez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]