TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_columna / Apuntes sobre siliconas y supermercados (En un viernes que no mejora el aspecto) –Por El_Galo

[C:46800]






“Traé el cuerpo que tenés; lleváte el que querés”, promueve la publicidad de un instituto de belleza en Buenos Aires. Conforme a una temporalidad claramente occidental, en la que el culto a la estética y el temor a la vejez representan prácticamente todo lo relevante, las ofertas se exhiben abundantes y tentadoras.

La cosmovisión dominante responde a un período donde la ausencia de contenidos y el mandato del placer inmediato se perciben como males que superan a todo análisis o predicción realizados hasta el momento. Así, la tendencia a la liberación promovida en otros años, y en diversos aspectos, -esto como necesidad humana impostergable- culminó reducida a ese egoísmo que supone, entre otras cosas, cerrarse sobre el campo de lo individual y apelar, como única respuesta, a la oferta que ofrece una góndola de supermercado. Y esto, quizás, como sueños truncos o malos recuerdos que dejaron, a modo de legado, distintos movimientos tales como, por ejemplo, el Mayo del ´68 o, tal cual lo demostrarían los años que le sucedieron, el carácter obsoleto del hippismo o la New Age. Movimientos y tendencias que, nacidos y desarrollados en el primer mundo por estamentos burgueses y círculos de gran valor adquisitivo en su mayoría, no hicieron más que servir de embrión para luego, merced a este terreno notoriamente fértil y renovado, estipular nuevos y mejores mecanismos de consumo.

Un acertado análisis de todo esto puede apreciarse en la obra de diversos novelistas contemporáneos. Autores que, por fortuna, demuestran que en la realidad netamente bastarda que hoy domina a la literatura mundial no todo merece reducirse a páginas que promueven el entretenimiento superficial o la autoayuda. De ellos, sin duda, Michel Houellebecq es quien mejor parece retratar la decadencia del modelo que nos domina y devora. Así, en obras como “Las Partículas Elementales” o “Plataforma”, se desnuda la génesis que luego culminaría en esta temporalidad sumergida en un océano estéril de despropósitos: la hipocresía disimulada por diversos mecanismos sociales y el producto final de todo esto: una sociedad trivial, desquiciada mundialmente en muchos de sus niveles, y dominada por el caos. Indagar en este tipo de propuestas lleva, de seguro, a apreciar lo absurdo que, por estos días, representa sostener un combate cuya victoria a concretar, por obvia que resulte, sea la recuperación de toda noción de existencia.

Cirugía estética, turismo sexual y alienación. En cuestiones tan cotidianas como elegir entre una caja de leche con bajo índice de bacterias o una sandía cultivada en las cámaras de una empresa neocelandesa puede divisarse el imaginario de un tiempo donde todo humanismo no es más que otro cadáver enterrado en el cementerio de los fracasos generales. A eso merece sumársele emprendimientos como la clonación o, para decirlo de otro modo, “la emergencia de una cultura post-paranoica de la razón” en palabras de Sloterdijk. En este bosque talado de felicidades en euros -el dólar como patrón monetario, hay que decirlo, ya no sirve- aumentar el tamaño del pene es tan sencillo como cambiar una lamparita eléctrica.

Algunos dirán que esto no es más que la presencia de un vacío; de una esencia que hemos perdido en algún rincón de esta falacia llamada progreso. A esto contesto que no: no hay vacío sino abundancia. Excesiva abundancia. El problema es, precisamente, qué es lo que integra esa abundancia y cuál es el criterio que debemos abrazar para elegir aquellas propuestas que nos aseguren, ante todo, la posibilidad de concebir el mañana con un atisbo de tranquilidad. Ahora, discutir el problema central, esto es, disminuir el retroceso que estamos protagonizando como seres humanos, es una incógnita cuya resolución lejos está de recortarse aún en el horizonte de lo inmediato.





Patricio Eleisegui



El_Galo


Texto agregado el 09-07-2004, y leído por 1322 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
20-08-2004 creo que podrias convencerme hasta de que en marte los chinos estan sembrando chirimoyas porque alla su proceso de maduracion es mas veloz. q bestia escribes. q inteligente. y a proposito del tema. acabo de leer esto en otra pagina... ¨Hay que aprender a llorar y saber que la vida no es un kermesse¨ saliiiiiiiiiiimosssssss sduv31
20-07-2004 Como Maravillas, me decanto por los clásicos y algo de Cicerón: "Si quieres ser viejo mucho tiempo, hazte viejo pronto"... somos víctimas del abuso mercantilista de nuestras debilidades, encima los beneficios siempre se los llevan otros Un texto profundo. Saludos. nomecreona
18-07-2004 Alguien dijo alguna vez que para escribir una columna sólo hacían falta letras y un poco de mala leche. Seguramente no lo leyó nunca a Ud estimado. Hace falta talento, masa crítica, tragar sapos y no digerirlos. Que bien se mueve en este género Patricio, y digo en éste, porque será su ganapan, el oficio es otra cosa, ud lo sabe. Como siempre es dolorosamente placentero leerle. Gracias por compartirlo hache
12-07-2004 ¡Muy bueno! Es una opinión impecable de lucidez y análisis. El final, vinculando carencia y abundancia, es un lujo. Felicitaciones el-parricida-huerfano
11-07-2004 Patricio, he leído detenidamente tu texto. Creo que has dado en el centro...si pudiera firmarlo a lo que has escrito, lo firmaria del principio al fin. Como el tema es para largo, solo quiero detenerme en una palabra: "alienación". Justita. Creo que, en otro análisis, podría distinguirse: a) la alienación de los países llamados del primer mundo...b) y la alienación que cunde en América Latina....relacionadas y combinadas... muestran en el horizonte un porvenir muy sombrío. Me parece. Gracias amigos, por tu reflexión...buenísima...una cascada de estrellas, deseando que iluminen cada vez más tu inteligencia y tu corazón en esta desolada época. Voy a tu libro. Máximo islero
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]