TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Deilost / Deilost!

[C:469086]

Bien, ya no hay tiempo para gastar, el amanecer se acerca y en cuanto los dorados y reveladores rayos de luz solar toquen la punta del pico Ardènas, las tropas de Arden avanzaran sobre nosotros, blandiendo las negras lanzas.

Aquel que hablaba era el general Cormag, caballero Dragón de Nelèras, la fortaleza blanca. Alrededor de el se había reunido un corro de personas, soldados cansados y guerreros heridos por la recientes batallas. El asedio de la fortaleza había empezado hacia una semana atrás y ya se sentía en el aire que, aquella fatídica mañana, la fortaleza caería. Las tropas asediantes eran las tropas mágicas del reino de Kent, súper soldados entrenados para matar y mejorados con extraños procesos de magia negra, todo eso añadido a que el general que los comandaba era el gran general Arden, Eol negro, quien jamás había sido derrotado en batalla. Yo en ese entonces no era senador sino un simple coronel, encargado de vigilar el extremo norte de la contramuralla. Cormag hablaba de forma enérgica y fuerte pero sus palabras no eran para nada alentadoras. Hablaba de forma realista sabiendo que ya no serviría de nada poner esperanzas inútiles en el corazón de los hombres. No había más por hacer. Todos los planes para lograr detener el avance de las fuerzas Kentianas habían sido frustrados. Lo único que no los dejaba tomar la ciudadela, dado que la parte sur de la contramuralla había caído hace dos días, era una pequeña y débil empalizada que los hombres se apresuraban a reforzar, pero de todas formas todos sabían que el esfuerzo era en vano, algo tan débil y defendido por hombres con tan baja moral no aguantaría ni una hora de cerco. Pero era mejor que los hombres se ocuparan en algo en vez de que miraran mas allá de los débiles maderos que sostenían, solo verían el campo negro, lleno de las oscuras armaduras de Kent. Cormag ya había terminado de hablar y el corro se había dispersado, el se acerco a mi, su aspecto era terrible: cansado y manchado de sangre como estaba, uno jamás creería que era uno de los generales mas grandiosos de Magvel. Me miro con sus ojos grises y tristes me dijo: no pasaremos de este día, Sodlaen , ya no hay vuelta atrás. Le mire, el quería rendirse pero yo no lo iba a dejar: tranquilo Cormag- le dije- siempre hay una salida. Me miro y sonrió tristemente: esta vez no me lo creo, Sodlaen, ya no hay salida. Lo mire y sonreí, tratando de alegrar su dolorida alma, sabia que no sufría por su muerte, todo guerrero debe morir en batalla, sufría por las vidas de sus soldados, granjeros y artesanos que habían sido reunidos apresuradamente para defender un lugar que muchos ni siquiera habían visto en sus vidas, muchos habían visto demasiados inviernos y muchos otros muy pocos. Desde donde estaba podía ver la empalizada, muchos hombres estaban allí guardándola y reforzándola, una figura encapuchada llamo mi atención: Cormag, ¿alguna vez habías visto a ese tipo?. Era muy alto y llevaba una capa marrón con la capucha hasta los ojos.- No, nunca lo había visto. Nos miramos cada uno con la misma idea, Cormag desenvaino su espada y yo apreste mi lanza para la batalla. Bajamos la muralla y llegamos al nivel de la empalizada. Los hombres nos miraban, quizá preguntándose que hacían dos oficiales de alto rango en plan de batalla al lado de la empalizada. Nos acercamos al tipo, que miraba hacia el otro lado de la empalizada, dándonos la espalda. Cormag le hablo con voz fuerte: ¡Soldado! ¡Firme!. El soldado, si es que eso es lo que era, se volteo y nos miro desde su altura, dos ojos de color azul brillante nos miraron, era lo único que podía verse de su cara, dado que la capucha oscurecía todas sus facciones- ¡Identifíquese!. El soldado llevaba una especie de manto alrededor del mentón y la boca, hasta donde podíamos ver, lo que nos ocultaba su boca, no podíamos saber si estaba abriéndola para hablar, si estaba riéndose de nosotros, o si inclusive tenia boca. Alcancé a ver cierto movimiento en su mentón, como si se dispusiera a hablar, pero en ese momento, a nuestra izquierda caminaba un joven muchacho, no tendría mas de 16 años, la edad mínima, y estaba tratando de descargar en el suelo sin dejarlos caer un buen montón de leños para la empalizada. Todo habría ido bien si no lo hubiera estado haciendo al lado de uno de los mástiles que sostenían la empalizada, dado que al soltar los troncos de forma brusca y descuidada estos empujaron el mástil y este, al estar sobre terreno embarrado y lodoso, se deslizo cuesta abajo dejando caer una brecha de 1 metro de empalizada. Debían de estar vigilando de cerca la empalizada pues en un abrir y cerrar de ojos 4 enemigos entraron corriendo y blandiendo las anchas hojas de sus mandobles. Cormag y yo reaccionamos rápido y tomamos cada uno nuestro objetivo, abatiéndolo rápidamente, pero cuando nos volteamos para interceptar a los otros dos vimos que estaban empalados en la agudas puntas de la empalizada, el extraño se había movido hasta el hueco de la empalizada y con una mano ven la cabeza desnuda de los kentianos grito: tomad esto como una advertencia, esto y cosas peores le pasaran a cualquier soldado kentiano que intente pasar esta empalizada, luego les arranco las cabezas y las lanzo al otro lado de la empalizada, se volvió y mientras bajaba hizo un movimiento con la mano, al punto los maderos y troncos se levantaron de la tierra y se rehicieron en empalizada, mucho mas resistentes y sólidos que antes. El extraño nos miro y nos dijo: soy Deilost, no necesitan saber mas de mi, solo que estoy de vuestro lado. Y a pesar de que el ejercito de Kent intento cientos de veces tomar la empalizada, cuando los grandes ejércitos de la Capital llegaron a auxiliarnos, encontraron la empalizada intacta y en su interior a un grupo de hombres famélicos y sucios, pero con una mirada de fuego y una gigantesca voluntad de vivir en sus corazones, guiados por un solo hombre, encapuchado y sin armadura, Deilost.

Solo Deilost.

Texto agregado el 14-12-2010, y leído por 98 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
14-12-2010 . santacannabis
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]