TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Las grandes alamedas...y los pequeños pasajes

[C:472980]






Se abrirán los pequeños pasajes, caminitos intrascendentes, en los cuales transitan los dueños de esas viviendas silenciosas, que no le hacen mal a nadie y todos las ignoran. Pero, esos pasajes se abrirán de par en par, por un simple edicto emitido por una garganta oficialista, desatando la inquietud en todos esos modestos habitantes que sólo desean vivir en paz, con sus flores y toda su pirotecnia vegetal.

Alguien propuso que debe franquearse el paso a la ciudadanía, sin esas cárceles en que se encierran los inocentes, para que los que delinquen no hagan pasto de ellos. Aducen, estos idealistas de tiza y papel, que en vez de rejas y portones, debiera existir una actitud cooperativa y concomitante entre todos los vecinos, turnándose para evitar hechos delictivos. No imagino a una ancianita de ochenta y tantos años, emulando a una lechuza insomne tras sus visillos, mientras sus dedos aprisionan el chongo de una escoba.

La escoria humana, aquella que se nutre del resto sin osar ensuciarse los pulmones en tareas monótonas y reiterativas, se debe estar sobando sus sucias manos. Ya deben estar preparando el festín, ensayando sus rituales en medio de una plazoleta, rodeados de gente que descansa, tras rigurosas faenas. Será ese emplazamiento lo mismo que lo es la carnicería para el felino que atisba goloso desde una esquina.

Es posible que se firme el edicto aquel y tras aquello, comiencen a caer las salvaguardas metálicas, para que todos seamos hermanos y el libre tránsito reemplace a esas paranoicas vallas. Ese mismo día, renacerá el miedo, la desconfianza y la intranquilidad, en ese mismo momento, cada hoja del nutrido follaje, dejará de pertenecerles a esas personas apacibles y la barbarie recobrará sus espacios. Pero, a no dudarlo, alguien estará muy preocupado en su refugio burocrático, lejos de los elementos, de la calle, del dolor comunitario. Y charlará y prometerá y la gente defenestrada se esperanzará. Días después, el pueblo acudirá a las urnas, con una velada ilusión en su corazón. Esos adalides prometen tanto…








Texto agregado el 18-02-2011, y leído por 180 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]