TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / larmdo / La bruja

[C:475438]

Durante esa noche, el calor hizo insoportable el apacible sueño, por momentos, los ruidos nocturnos me invitaban a imaginar cosas fantásticas dentro de mi cabeza, hasta que de pronto, y sin previo aviso, una intensa luz iluminaba una de las ventanas de mi habitación. Temeroso, me levanté y lentamente me dirigí hasta donde se encontraba la tenue cortina, mi sorpresa aumentó, cuando observé en el cielo, grandes bolas de fuego que danzaban sinsesar de un lado al otro del espacio, por algunos instantes, tuve miedo…
-¡Dios mío…Grité histérico,

Él espectáculo era increíble, pensé inmediatamente buscar una explicación lógica, pero por más que la buscaba esta nunca llegaría.

Durante un largo rato, la danza continuo cautivándome,, hasta que de pronto, una de ellas, salió sin rumbo, estrellándose frente a uno de los árboles del jardín de mi vecino, sin pensarlo dos veces, tomé mis pantuflas y bajé hasta ahí… Olvidándome por algunos instantes del temor, me arme de valor y trate de acercarme, al fin y al cabo, ¿qué más podría pasar esa noche? ¿Acaso saldría un engendro malévolo y me atacaría? Jajaja… ¡Dios mío! En un instante el temor y los nervios me hicieron su presa, ¿ate que me encontraba?

Llegué por fin hasta donde la bola de fuego había caído y lo que pude observar helo mi mente… No era un ser de ultratumba, ni mucho menos un extraterrestre, tan solo se trataba de… De un extraño movimiento entre las plantas, pensé que quizá se trataba de un meteorito y eso me hizo tener más confianza y perder el miedo, así que tomando un palo me acerque más… A mí mente y a mis oídos vinieron de pronto las palabras de mi profesor de etimologías, ¡Chale!, para ser un meteoro, era un meteoro muy culto puesto que hasta latín hablaba…

No,no,no, era el cansancio, eso era, una piedra nunca habla. ¡Si!, mi mente trataba de dar razones a mi sentido común. Acercándome al último tramo, le grité:

-¡Quiién anda ahi?

Los sonidos aumentaban, al igual que los latidos de mi corazón, pensé enseguida, que a lo mejor se trataba de un maldito gato y pensé en romperle su mausss… ¿Gato? Tomando el palo entre las manos, decidí golpearlo a la cuenta de tres… Uno, dos y pas… De la nada salio cual bólido un apeste impresionante. Del susto salí corriendo y me encerré bajo mil llaves en mi recamara.

Al día siguiente, cuando le comenté esta historia a mi abuela, me dijo:

-No mijo, lo que viste anoche era una bruja y lo que buscaba era quizás tu propia alma.

Es por eso que a partir que de aquella noche aunque vea cerca de mi ventana una luz, me encomiendo una y mil veces a todos los santos habidos y por haber.

Texto agregado el 30-03-2011, y leído por 105 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]