TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / La magia de las palabras (de la columna sabatina por Moebiux)

[C:48045]


Leyendo una novela de Matilde Asensi (“El origen perdido”) descubro la existencia del aymara, una lengua andina que actualmente tiene varios millones de hablantes y que, según la autora, está revestida de una leyenda: la de ser una lengua perfecta, una lengua natural, origen de todas las demás lenguas y que, además, tiene el poder de influir en las personas mediante sus sonidos, curándonos de enfermedades o bien provocándolas.

Una sencilla búsqueda por internet en el sacrosanto Google te da acceso a un buen puñado de webs donde puedes tener acceso a esa lengua, incluso a su sistema fonético, con archivos de sonidos que te permite escuchar el aymara. Como podréis imaginar, el problema del aymara está mucho más relacionado con una cruda realidad: la persecución, el olvido y la consecuente ignorancia de las culturas indígenas americanas y, lo que es peor, la marginación económica y social de millones de personas en todo ese continente.

Recuerdo una conversación con una profesora mexicana que estaba realizando el doctorado en Barcelona. Ella (Moramay, se llama) era profesora en Chiapas, dando clase a la población indígena. Me sorprendió saber que, entre sus obligaciones de maestra, estaba la de conseguir que esos chavales indígenas no sintieran vergüenza de su cultura, puesto que durante mucho tiempo se han creído –y se creen- inferiores. Los hombres blancos impusieron su cultura como superior. Posteriormente fueron los mestizos. Así que, en el último eslabón de la cadena, quedan los indígenas, reducidos a ser eternamente pobres, a ser analfabetos a pesar de la riqueza e historia de su cultura, y a verse relegados a las condiciones de vida más duras (no me extraña que en las selvas amazónicas existan tribus que rechacen el contacto con el hombre blanco y con la civilización actual, yo también preferiría prescindir de las “comodidades” de nuestro siglo a cambio de sentirme libre y miembro de una comunidad soberana).

Así que lo de dar propiedades mágicas a la lengua aymara, francamente, me sobra. Siempre insisto –y que me perdonen los impacientes- en que los que nos debe importar son las personas y el fruto de ellas, sin que sea necesario de revestirlas de misterios ni de halos mágicos. Seguramente la lengua aymara tiene una belleza propia que ya de por sí merecería ser protegida. Pero su mayor mérito no creo que resida en supuestas capacidades curativas, sino en que es el patrimonio de millones de personas, tanto en la actualidad como en la historia, y que si no ha transcendido más de ella ha sido única y exclusivamente por motivos políticos y económicos que todavía hoy en día persisten.

De todas formas, lo de dar propiedades mágicas a los idiomas no es novedad. Un breve repaso mental nos trae a colación varios ejemplos básicos: el hebreo y su cábala; el árabe, que todo buen musulmán ha de conocer, independientemente de la lengua de su tierra; el mismo latín, que los grupos católicos más ultraconservadores reclaman para las misas porque, según ellos, le añade el misterio que necesita la eucaristía; el euskera, que buceando en internet me entero que también existen leyendas en torno a propiedades mágicas... En fin, seguro que podríamos encontrar no ya decenas, sino cientos de ejemplos.

No nos ha de extrañar estas creencias, puesto que el lenguaje es una herramienta que nace de la sociedad. Es decir, si hablamos una lengua es porque nacimos en una comunidad lingüística determinada y no en otra, lo cual también quiere decir que la lengua es un vehículo para poder influir en los demás y dejarnos influir por los otros. Esta capacidad de influencia la notamos nosotros desde muy pequeños de una forma inconsciente, natural, lo cual ayuda a entender que le dotemos al lenguaje de poderes que, ciertamente, los tiene. Pero, cuidado, mucho cuidado con esos “poderes” que otorgamos a nuestras manifestaciones culturales.

Eso lo digo porque, ¿qué hay detrás de la leyenda del aymara? Pues resulta que esa lengua es tan perfecta porque no la creo el ser humano, sino unos gigantes que vivían aquí, en la Tierra, hace miles de años y que fueron dotados de ese idioma gracias a una diosa. Ya estamos... Eso es lo que me irrita de las paraciencias, que todas sus explicaciones derivan en lo mismo: en la justificación de Dios. Basándose en las lagunas que tiene la ciencia (lagunas que tiene la humanidad, ya que no tenemos explicaciones para todo) y basándose en nuestra emotividad, los paracientíficos reconducen cualquier “misterio” en una prueba más de que existe Dios. Algo así a una ecuación tan simple como esta: si la ciencia no lo explica, o no sabe explicarlo bien, entonces es que detrás de eso hay una voluntad divina, y santas pascuas. ¿Qué no se tienen todos los datos –o no se han estudiado- sobre las culturas incaicas? Pues la solución es fácil: ese desconocimiento se rellena de presuntos misterios que nos remiten a “seres superiores” y listos, por eso la ciencia no dice nada, porque son todos unos ateos materialistas y no quieren reconocer la evidencia, que somos seres creados y no evolucionados.

Lo curioso es que esa teoría de los seres superiores que constantemente las paraciencias –sobre todo los ufólogos- usan para explicar antiguas civilizaciones como las amerindias o la egipcia la usaron los nazis para justificar la superioridad de la raza aria. Según los nazis, los arios descienden de gigantes rubicundos que vivían en la antigua Atlántida y que desaparecieron debido a la corrupción del mundo. Sus únicos descendientes son los arios y la obligación de estos es la de dominar el planeta en beneficio de la pureza de la raza aria para, en un futuro, conseguir otra vez la grandeza de aquella raza. O sea, que los humanos somos en realidad unos miserables incapaces de entender el mundo que necesitamos de seres superiores que nos den sentido a la vida. ¿Vosotros queréis creer en esto? Yo no. No tiene nada ni de romántico, ni de utópico, ni de poético. Todo lo contrario, es cínico, nihilista y necrofílico, anti-vida.

¿Queréis magia en las palabras? Cualquiera de vosotros podéis ser un mago. Haced la prueba, decid a vuestra persona deseada estas dos palabras: “Te amo”. Y, por favor, no es necesario que acudáis a forzados escenarios románticos, no necesitáis cena a la luz de las velas ni atardecer en playa paradisíaca. Probad a decirlo en un vagón de metro en hora punta; en un paseo despreocupado por vuestras calles; haciendo cola en el banco; apuntado en la servilleta de papel de cualquier bar; mediante el frío teléfono o el ciber-actual Messenger. Da igual el lugar, ante una declaración así sólo caben dos respuestas aceptables: que nos den calabazas o que seamos correspondidos. En ambos casos, la persona a la que le hemos dicho ese “Te amo” no nos mirará igual, y nuestra vida cambiará. Hemos conseguido pues ese poder que otorgan a las lenguas mágicas: cambiar el rumbo de dos vidas con tan sólo un puñadito de letras o de fonemas. ¿Es eso magia? Sí, pero, al mismo tiempo, quizá no. Quizá sea tan solo ser humano y ejercer la vida, lo cual no sólo no es poco sino que, ambas cosas, encierran todos los misterios y magias que se puedan imaginar.

Carpe Diem!

Texto agregado el 17-07-2004, y leído por 5615 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
06-10-2010 Coincido, pero además el poder curativo tiene que ver con un contexto, y la capacidad de escucha y creencia de los interlocutores, de eso se tratan los discursos escritos o no. Yo le creo señor <moebiux> bellaboo
24-08-2008 si muy cierto,todo serhumano puede ser un mago,si tan solo se animara a arriesgar ciertas palabras que por sencillas que parezcan significan mas de lo que uno se puede imaginar...!ALLI ESTA LA MAGIA! liess
22-08-2007 Me sorprendes. letrita
25-05-2007 la maaagia de laplabra buen tema, la magia del como usarla.el pasasdo, el presente y el futuro fundidos en un simple te amo. la palabra es curativa pilinni
25-05-2005 bueno debo decirlo, soy harto desordenada para leerte, pero mas que nada lo hago por tincada, y por tiempo, me encanto esta columna, un sincero agradecimiento a ti por ocupar y darle magia a la palabra TE AMO corazonpartio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]