TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sirio / ¿Qué tan importante, es lo importante?

[C:481479]

Los pasos de Juan sonaban huecos sobre el adoquinado sendero que diariamente recorría, iniciaba otro día más en su vida.

Levantó el brazo para ver la hora, era algo que hacía de manera instintiva, ya que él sabía que había llegado a tiempo a la parada, era exageradamente puntual.

A solo dos cuadras de distancia el chofer del bus se bajó a revisar el desperfecto, en cuanto lo vio supo que ese día no rodaría más.

La gente se acumulaba en la parada, y los humores eran variados, desde los que hacían bromas para pasar el rato, hasta los que proferían improperios contra cada una de las progenitoras; la del chofer, las de los propietarios de la línea, y la de cualquier otro que osara contradecir su rabia.

Pero a Juan, ajeno a los sentimientos tanto de unos, como de otros… le comenzaba a aguijonear la posibilidad de llegar tarde.

La angustia se multiplicaba, iniciando una reacción en cadena por sus entrañas, desembocando en el corazón y haciendo que éste galopara cual potros salvajes en estampida. No quería ni imaginar lo que sucedería si no llegaba a tiempo.

Tendría que utilizar todo su ingenio, evaluar las opciones, y así determinar cuál tomar para evitar el desastre, su mente trabajaba a mil por hora, mientras que los potros galopaban cada vez más rápido…

Dio el primer paso, e instintivamente inicio el camino casi sin pensarlo, de pronto se vio avanzando por las calles de manera acelerada, la oficina no estaba tan lejos y si se apresuraba lograría llegar a tiempo.

A pesar de la frescura de la mañana, comenzó a perlársele la frente con pequeñas gotas que denotaban su esfuerzo por cumplir el cometido.

Resoplaba cual percherón a galope revisando su reloj a cada momento, mientras los potros salvajes bufaban desbocados…

Estaba a solo dos cuadras y a punto de lograrlo, cuando en ese instante después de aquella explosión de energía y loco frenesí, los potros cayeron exhaustos… para no galopar nunca más.

Una hora más tarde en su oficina se escuchó una voz que decía… alguien sabe si ya llegó Juan... me urge que me traiga una café!

Texto agregado el 05-07-2011, y leído por 128 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
13-08-2011 Gran verdad encierra tu relato glori
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]