TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nayru / La ira del Arcángel

[C:482067]




Ser un psicópata es duro. Requiere una concentración y meticulosidad impecables, es un arte, un estilo de vida que ocupa cada segundo del día. Un psicópata no se hace, nace, y no obtiene el reconocimiento que merecen sus obras. Es especialmente molesto que les infravaloren comparándoles con meros asesinos o mercenarios. La gente, ignorante y estúpida, mide por el mismo rasero a un simple sicario y a un maestro del Thanatos.

Eso es, precisamente, lo que más enerva a Gabriel, escuchar a los incultos hablar de lo que no comprenden. No saben, no asumen que se trata de personas de una sensibilidad exquisita y una inteligencia soberbia que son capaces de ver el mundo desde una óptica especial; y tras cincuenta años de lucha continua contra una sociedad desdentada y mohosa que no le aceptaba, se encontraba por primera vez ante una encrucijada de difícil solución. Su sentido de la pureza y la justicia le impulsaba a seguir con aquellas obras que las débiles mentes tachaban de atrocidades; pero sabía que los demonios alados, esos que portaban placas y se hacían llamar “la ley”, le pisaban los talones, y era sólo cuestión de tiempo que se abalanzasen sobre él. De hecho, era cuestión de horas.

En su interior se libraba una batalla épica entre los valores que siempre defendió y la practicidad. Era inminente tomar una decisión: seguir escondiéndose de las consecuencias lógicas de sus actos y alargar por un tiempo indeterminado su trayectoria de muerte en pro de la perfección absoluta de la humanidad, o mostrar su verdadera identidad ante una comunidad que le señalaría y estigmatizaría a su siempre intachable prole, rindiéndose a la evidencia de un futuro de tortura y represión en un puñado de metros cuadrados, rodeado de repugnantes asesinos de medio pelo que osaban equiparar sus titubeantes delitos a las concienzudas obras de arte, a la limpieza humana que con tanto esmero y pulcritud ejecutó Gabriel.

Su deliberación se vio incómodamente interrumpida por la chirriante voz de su vecino. Nunca le había soportado. Era el primer candidato en su lista, merecía morir, pero aún no había podido erradicar su presencia del mundo porque se delataría a sí mismo con ese acto, y no era tan estúpido; pero no podía más, y la solución apareció claramente ante sus ojos.

Mientras los coches de policía rodeaban la casa unifamiliar del reo y se colocaban en posición, Gabriel empuñó firmemente la Espada de Damocles que pendía hacía semanas sobre su cabeza y culminó su obra en la tierra destripándole con un corte limpio y firme, librando así al mundo del pedófilo sodomita que vivía a su lado antes de ser acribillado por aquellos demonios que se hacían llamar “la ley”.



Texto agregado el 14-07-2011, y leído por 248 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
26-11-2013 Hasta los más psicópatas son capaces de detractar actos más aberrantes que los suyos. Por eso me ha parecido muy bueno el golpe de efecto del final. ikalinen
29-09-2011 No todos los psicópatas son asesinos ni todos los asesinos son psicópatas. Muy bien narrada esta historia. Ninon
19-09-2011 Tu psicópata era un maniatico de la noteriedad... carelo
05-09-2011 Me gustó mucho tu historia, se ve mucha calidad en tus escritos, me llegó tu mensaje y me pusisteis en la piel del psicópata. El final ya no me gustó tanto, tenías tantos finales que creo que te complicaste la vida. Algo mucho más sencillo y a la vez más directo. Aunque hacer que un arcángel sea un psicópata me da mucho morbo. Un abrazo+***** kasiquenoquiero
30-08-2011 El psicópata no se hace...nace. Olvide mencionarlo, muy bien. filiberto
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]