TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cpimecuentos / El Odontólogo Forense II, Primer día en el bosque.

[C:483382]

El Odontólogo Forense II, Primer día en el bosque.

No perderé la esperanza, por que de valentía y esfuerzo no carezco, me encuentro lejana de la civilización que conozco, perdida en lo denso del bosque.

Creí, que me tocaría pelear con bestias salvajes desconocidas, animales salvajes y feroces, desde el primer día.

Pero una hora después de camino, me encontré con lo creía que seria mi salvación, una pequeña tribu, me dirigí a ella, escondiéndome en los arbustos, entre los arboles, en realidad tentada por apresurar mis pasos, para tratar de comunicarme con alguien de la tribu, pero para mi sorpresa, tenían atada a una mujer de pies y manos, como que era un animal atrapado por una trampa.
Seguidamente, escuche tabores, gritos como de guerra, me quede fría ante el espectáculo, uno de los hombre de la tribu lleva un machete en su mano, creí que para liberar, a aquella mujer o para matarla, no sabia que pasaría, no podía meterme ellos eran como veinte que gritaban con todo su pulmón, palabras que nunca había escuchado, no era definitivo un idioma conocido, parecía que sus lenguas se trababan tras cada palabra que gritaban, no entendí ninguna palabra, pero por sus rostros, se demostraba egoísmo, orgullo, maldad.

Este hombre como de dos metros, mato a la mujer en pocos segundos, la cocinaron en una gran olla negra llena de tizné y se la comieron.

Mientras me aleje con lágrimas en mis ojos, pensé ¿Qué era lo que había presenciado? Hombres tan cobardes, comiéndose a su propia raza humana. Pero vienen a mi memoria, la cobardillas de otros que aunque no matan con machete y se comen entre si, empuñan sus manos para maltratar a los que tienen menos fuerza que ellos, era afortunada, por pertenecer a una familia, que respeta a los demás humanos.

Dos horas más tarde, encontré a dos osos, un macho y una hembra, ella trae en su boca un pescado, ¡que tierno!, se lo pasa al oso, como extendiéndole un gran beso, el tiene un festín que comparte con su osa, mucha miel que consigue de un panal que encontró en un árbol caído, ni me miran, están tan entretenidos compartiendo, que no me provocan ninguna batalla. Reflexiono el respeto y el amor es lo que los hace ver tan hermosos.

Me dirijo asía el rio, en el encontrare mi comida, mmmm… que rico logre pescar con mis manos dos grandes peses, son tantos que están en la orilla, que se logran agarrar con facilidad, enciendo una pequeña fogata con ramas y fósforos que tenia en mi bolsillo, que rico, que olor, estoy saboreándolo, mmm, por que me parece delicioso.

Ya casi oscurece, me parece que no es buena idea quedarme a la orilla del rio, tengo que buscar un refugio, contra las bestias de la noche, apresuro mis pasos a lo lejos hay dos grandes piedras, que están separadas pero ideales para formar mi pequeña guarida.

Estoy reuniendo hojas grandes y troncos caídos, para formar las paredes y el techo, con las mismas, estoy dándole forma, tengo dos lazos en mi morcilla, mi navaja sirve para terminar los pequeños detalles, de mi guarida hoy por la noche, enciendo una fogata haciendo un círculo que rodea mi pequeña cabaña improvisada, para ahuyentar a los animales y dormir tranquila, me encuentro tan cansada, no deje de caminar toda el día.

Dormí tan bien por el cansancio, pero no me percate que me rodearon las perores bestias de la noche, las que se alejaron por el humo y el fuego.

El odontólogo forense interviene en solución de casos en los desastres aéreos, en los incendios o en cadáveres abandonados por días o semanas, ¡me pregunto! ¿Como estará mi amigo el odontólogo forense?, extraño sus historias de como soluciono, algunos casos en mi pueblo.

Mi familia sigue en mi búsqueda, los extraño, pero se que tendré un sin fin de historias que debo contarles, por que se que con esfuerzo lograre salir de este bosque tan grande y maravilloso, que hermosos paisajes vi en un solo día, aun me queda mucho por conocer y por sobrevivir, yo Austus, no estoy asustada, con la fuerza y la curiosidad de una exploradora, pero recordando a mi familia que espero ver, muy pronto.

El bosque denso de mi tierra shipiajul, que significa lugar alto, es más interesante de lo que mi mente había imaginado, solo lamento que no sea una exploración donde se puede compartir con otras personas, la belleza de este hermoso bosque.

Texto agregado el 05-08-2011, y leído por 95 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
17-11-2011 Que cruel es la humanidad "Por eso entre mas conozco al hombre mas quiero a mi perrita Laica".. me gusta la historia al inicio que mustras dos realidades. bam
05-08-2011 Te encontraste con la ley de la selva, donde no existe el orden establecido. Aprendimos algo mas. azucenami
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]