TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / centeno / alegría pal cuerpo

[C:483407]

te veo en línea en el mensajero de mensajes instantáneos. hemos hablado por primera vez, ni tú ni yo sabíamos el porqué nos habíamos agregado, pensaba que estabas suplantando una falsa identidad, que eras un tío, resulta que has conectado la cámara, resulta que eras de verdad, resulta que eras muy pícara, resulta que cuando me he dado cuenta te has alzado la blusa blanca, sucede que no llevabas sujetador, aquello era muy digno de ver, resulta que te daba pereza la distancia resulta que por fin has cogido un taxi, yo he batido un record de afeitado, ducha, rasurado, perfumado, ataviado. resulta que salí corriendo por la calle, resulta que la ley seca me pilló de pleno y tuve que mendigar por unas míseras latas de cerveza, resulta que llegaste antes que yo, llegué y eras preciosa, tan lindamente pequeña de estatura, morena, bastante bronceada y con una mirada y una sonrisa preciosas. resulta que subiste a mi casa mientras la escalera estratégicamente oscura se aliaba con mi mano invasora de tu carne, va y te ríes diciendome que cabrón, resulta q nos bebemos las birras, va y me sueltas un encantador rollo de tus vacaciones, va y te tumbas en mi sofa cama, me enseñas tus bragas negras de encaje y trasparentes por detrás, va y las chupo, paso a tu cuello, lo muerdo, lo chupo, te beso, que bien besas, voy a por tus tetas, las sobo, toco, aprieto, no me caben en la mano, los pezones ni grandes ni pequeños, son preciosas, te lo hago saber, joder que tetas tienes, las como un rato, vuelvo a tu coñito tan limpito apretando mi lengua contra tu clítoris y dibujando a la vez círculos, no te importa gritar, se nota que no estás en tu casa, meto mientras el índice gritas más, después dos y tu te metes uno en el culo suavemente, después me canso de la posición y varío pero tú no me dejas seguir. te abalanzas sobre mi polla, cogiéndola con una mano mientras la saboreas, cuando me doy cuenta estas arrodillada con las rodillas juntas ofreciendome el culo, y moviendolo con pequeños movimientos laterales mientras giras algo la cabeza hacia mí, parece que mi polla y tu coño se buscan, sin prisas pero sin pausa, sabiendo que se van a encontrar en menos de un instante. se tocan, rozo desde el clítoris hasta tu fiero ojete unas cuantas veces, entra suave, hacía un mes que no follaba, un escalofrío recorre mi columna a la segunda o tercera metida, me dices con un hilo de voz que el acople es perfecto, veo tu bonita espalda, la curva que hace tu cintura, no te sobra nada, no tienes exceso de grasa en esa zona que al doblarse es tan delatora, te sujeto de la parte superior de los muslos por su parte externa ayudandome para entrar una y otra vez, primero no mucho más allá del glande, luego cada vez más profundamente, no paras de dar jadeos, me animo, acelero, me echo hacia detrás para alcanzar un mejor ángulo, meto la mano por debajo para alcanzar tu clítoris, está ocupado con tu mano, la apartas sabiendo mi intención, te masturbo mientras te sigo follando, esto te pone, luego voy a tus nalgas, las aprieto, primero una, luego la otra, luego las dos, palmeo la derecha varias veces, no parece que eso te acelere apenas, hasta que acelero y aumentas la intensidad de los jadeos. sigo un rato, aunque me encanta, aprovecho un momento en que debido a la intensidad se sale, para cambiar de postura, ahora tu estás encima mía y las vistas son aún mejores si cabe, estás tremenda, puedes decir que tienes diez años menos y nadie lo notaría, me cabalgas con expertos movimientos de pelvis apenas agresivos pero efectivos, me dices q te vas a correr, me pides que me corra a la vez que tú, no va a poder ser, a mí me queda más, te corres, noto los espasmos, enseguida me correré yo, parece q tras el orgasmo bajó tu excitación, que aumenta conforme llega el mío, vienen los latigazos, mientras te sujeto con fuerza tu pierna y tu culo, descargo dentro de tí sin reprimir los jadeos encontrando como eco los tuyos, tu sigues cabalgandome después suavemente, como si no quisiésemos aceptar el fin, mi polla rebelde se niega a menguar, y ese track extra sabe divino. después sales y jugueteas con mi leche unos segundos en que permanezco distraído, luego acercas tus labios y nos besamos. ahora sueltas tu reflexiva verborrea mientras te digo de ir a la playa y follar de nuevo, eso te anima, pero tras un paseo por la animada playa, llena de gente jóven en su paseo, bebiendo para luego entrar a las múltiples discotecas, te encuentras cansada y decides irte en taxi. me quedo con un beso bien dado y una rápida despedida. me queda tu olor, el recuerdo y ese veneno dentro que va y viene.

Texto agregado el 06-08-2011, y leído por 170 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
07-08-2011 Qué suerte tuviste que viviera cerca! aunque creo que hubieras cruzado cualquier mar para llegar a ella. Ojalá no sea solo un encuentro. gmmagdalena
07-08-2011 después de un mes...claro que es una gran alegría :) fafner
06-08-2011 Amigo, con este lenguaje, estás en problema, acá todas somos virgenes e inmaculadas, a la hora de la lectura. azucenami
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]