TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carelo / Flautuya I Nueva Versión

[C:483739]

FLAUTUYA

En memoria de mi Padre ya muerto.

NOTA PREVIA DE EXPLICACIÓN PARA QUE LOS QUE NO SON DE MI PAIS Y DE SU SIERRA NORTEÑA

Flautuya es una modificación quichua de la palabra española flauta, en el sur mi país se denominaría quenucha. Flauta o quena son instrumentos de viento. Son tubos delgados y largos con agujeros y mecanismos o no para producir las polifonías. Pero en este cuento Flautuya o Quenucha representa a un niño larguirucho y delgado. Esta es una historia de mis ancestros, metamorfoseada por mis fantasías y mis emociones. Esta pequeña novelia es un trasuntar de mis orígenes en este hermoso país que es el Perú.

Chaclla son delgadas varas de madera que se machihembran y se amarran a ambos lados del techo de una casa de mi sierra norteña, para poder soportar el peso de las tejas. Chaclla también significa un pie largo y delgado.

Urpo es una especie de olla grande de arcilla y cocida en horno.

Kero es un vaso también de arcilla horneada pero vidriado

Chicha Jora es una bebida fermentada echa de una de las especies de maíz o jora, germinada y hervida. Es miski, es decir dulce, y de bajo contenido alcohólico

Auyaripe es una especie de pasto silvestre que crece en las alturas, el pasto de las canchas de golf se parece en algo.

Cifrados. Una forma numérica de escribir canciones para los que no usan partituras.(El primer número es la cuerda de la guitarra el siguiente después del guión es el traste del diapasón. 1-12, primera cuerda traste 12.


I

En un lugar olvidado y desconocido, en la América del Sur, muy cerca de un nevado, y al pie de dos lagunas, los ichus y las allaucas, vivían en las alturas de los Andes, una familia campesina, cuyos ascendientes, según decían los pueblerinos, nacieron-crecieron-trabajaron-murieron en ese mismo lugar (Camarquilla hoy Provincia de Bolivar), sin haber migrado jamás a otros lares.

En el comienzo Bolivar era una pequeñísima Aldea, compuesta por cuatro familias, que habitaban cuatro casitas o chozas rústicas, construidas a la usanza del lugar por los indios; paredes de roca y barro, techo de caña, paja y barro, y una sola puerta de madera cortada al machete, para guarecerse de la sideración y del frío intenso de la puna. Se repartieron las tierras para el sembrado y la crianza de animales, manteniendo también a la usanza de esa época extensiones en común. Con lo años, el cultivo de la tierra y la crianza del ganado se intensificó, los aldeanos se multiplicaron, y la aldea creció, transformándose en una villa. Y el común desapareció, haciéndose los pobladores propietarios de las tierras. La Villa latrazaron en cuadras y de calles rectas y amplias, a la entrada el cementerio, una plaza cuadrada en el centro, y su templo, y su escuela primaria y secundaria. Sus casas las hicieron de tapial, que es un barro mezclado con paja y apisonado para construir las paredes, las estructuras de madera eran de eucalipto, y con techos de tejas coloradas, algunas de dos pisos y con zaguán y dos patios a la usanza española; había cerca de dos cientos de viviendas; y la población superaba el millar. Hay tantas historias que contar, pero me apartarían demasiado de esta. En el templo existían doce naves laterales, seis a cada lado, con iconos de “santos”, mezcla del catolicismo y la mitología griega, por ejemplo una estatua de media altura de San Román, o el santo hablador, y que para que no hable, un candado atravesaba sus labios. Así era Bolivar olvidado, extraño y hermoso, mezcla de quichuas, vascos y españoles y cultura griega y bíblica, y de creencias medioevales como la de la laguna tragaplata, la traga hombres y la capadora (capadora=castradora), y del cerro negro roba alams, la del huacrayo (demonio), y muchas otras.

El hijo más querido de la aldea era Flautuya. Que feliz se sentía viviendo en esa comunidad; al tun-tun de las cajas y al fliu-fliu de las quenas, durante las cosechas o cuando se contaban los aumentos (incrementos del número de cabezas de ganado).

Flautuya tenía ojos de águila, nariz de cóndor y pies de chaclla. Era entusiasta, respetuoso y obediente. Sus tíos bisabuelos trajeron de España y Europa, en baúles, hermosos libros que Flautuya leyó y cuya sapiencia se integró para siempre en su alma. Además de la cultura europea-occidental, ya en esas tierras olvidadas, Flautuya se embebió de los mitos y de las creencias de esos lares, y aprendió la siembra, el pastoreo, el cuidado de los árboles y la minería, el cuidado de los aperos, herramientas y aparatos de su comunidad, pero más que nada a amarla y a amar a sus padres, a sus amigos y vecinos y al campo; se enamoró de Delí -la que lo amó hasta la muerte- y aprendió a escribir poemas, a tocar la guitarra, hacer silbar la quena y a cantar. Pero los avatares que alteran el destino gobernarán a Flautuya, cuando salga de su villa y llegue a Lima, la capital.

çSus padres esperanzados que su hijo progrese y junto con él su Villa, vendieron varios toritos y con ese dinero enviaron a Flautuya a Lima. ¿Ese era el destino? ¿Pero quién puede trazar tu destino, si el destino está inscrito para siempre en tí? Y solamente los dioses o los demonios pueden jugar con ese… ¿No estaba escrito así en el mito de Edipo, el mito de la existencia y del destino… el que no conoce su destino es preso de él? ¿No estaba también inscrito en el Frontispicio del sapientísimo Templo de Delfos: “Conócete”?

Flautuya había leído todo eso en su adolescencia, pero todavía tenía que vivir para hacerlo suyo, para conocerlo y aprender que él que no conoce su destino es preso de este como hojarasca en la tormenta.

Cuando partió, se cuadro en las escalinatas del templo -frisaba los 16 años- y antes del adiós leyó el siguiente verso, del cual transcribo unas líneas de u manuscrito, ya que las otras las borró el tiempo y fueron sometidas a la cruel crítica de las polillas:

“Allá donde se enhebra la urdimbre del destino…
Allá donde ya no está el padre que oriente mi camino...
Vienen los pasos del paisano que ahora va a partir…
Comprendo que mi pueblo es un cielo de gloria y de virtud,
y por eso te entrego mi inmensa gratitud,
para ir ¡oh pueblo querido! tras el ideal que anhelo.
A paso firme, la frente en alto, y mi espíritu sereno,
Llevo en mi alma el amor y los principios que todos me dieron.
Y en mi alforja una millca de trigo, cecinas, chicha jora,
y unas hojas verdes de coca, que Deli y mi madre me dieron, para soportar el viaje
Juro ante mi pueblo que volveré
Como luz modificada multicolormente al atravesar el prisma
Como ave que salió del nido para aprender a volar
Volveré querido pueblo,
Volveré con las alas desplegadas
Volveré como vuelve la lluvia, para facilitar el barbecho, antes de las siembras…”

Todos en la Villa estaban tristes-felices, Deli sacó del urpo chicha en un kero, bebió un poco luego se lo alcanzó a Flautuya, y musitándole al oído le dijo: ¨nunca te vuelvas pretensioso y no me olvides nunca provinciano¨. Pero la felicidad era mayor que la pena… bailaron, tomaron chicha y cervezas y cantaron. Y lo vieron partir a caballo, jalado por un arriero, lo vieron desaparecer en el horizonte, con la tarde y la noche.

Un día llegó una noticia… Flautuya había ingresado en primer puesto a la Universidad Nacional de Ingeniería. Que entusiastas se sentían sus paisanos, y que orgullosos. Celebraron fiestas durante una semana que es costumbre en mi Perú… Este pequeño pueblo sí que estaba orgulloso y henchido de esperanzas. Su mejor hijo el más inteligente, bueno y el más amado había surgido. Hasta un tunante de la aldea le compuso una canción que terminaba con la siguiente fuga.

Do M
1-3 1-3 1-3 1-3 1-3 1-3 1-12 1-12 1-12 1-12
“Como Bolivar va a crecer
Do M
1-10 1-10 1-10 1-12 1-10 1-8 1-8 1-5 1-8
Flautuya ahora ya está en Lima
DoM
1-3 1-3 1-3 1-3 1-3 1-3 1-12 1-12 1-12 1-12
Regresará a este su hogar
Do M La m
1-10 1-10 1-10 1-12 1-10 1-8 1-8 1-5 1-5
Ahora toditos si van a ver”

Era tanta la felicidad que cuando los pueblerinos encontraban a su padre, Arsenio, en las calles o en la plazas de algunos de los pueblos aledaños, lo abrazaban, y el también profundamente y sinceramente emocionado, les decía “vamos a la bodega de la esquina de mi compadre Melquizideq que yo me pongo una caja de cerveza en honor de nuestro más querido hijo de Bolívar”.

Pero Lima no solo tiene dioses y ángeles, también tiene demonios que la gobiernan, lo más peligrosos son “pretensión” y “olvido”. Pasaron los años y Flautuya se graduó como Ingeniero de la Universidad Nacional de Ingeniería, y por un golpe de suerte consiguió un buen trabajo. Y consecuentemente, casa, auto, y esposa... Limeñísimos.

En el oropel externo de su nueva situación Flautuya dijo no llamarse así, negó ser de Bolívar, dijo que era hijo de una familia de hacendados de la Libertad-Trujillo. Dejó para siempre de ser el joven natural de antes, para simular ser descendiente de una familia de oligarcas. Un día estando en el Club La Unión, en la Plaza de Armas de la Capital, después de unos cuantas copas de wisky dijo: “yo nunca he tomado chicha jora, esa es bebida de indios, yo tomo wiski y vino, ya me he desahuevado”.

¿Había Flautuya cambiado para siempre?...

No... solamente en la piel… Los seres humanos no podemos cambiar nuestro destino, solamente podemos simular exteriormente otro. Pero esa simulación no natural y externa de Flautuya, en sus gestos, en su conducta, en sus relaciones y en su existencia, afectaría profundamente, a su aldea, a su comunidad, a su pueblo, a su madre Lastenia, a su padre Arsenio y a la mujer que siempre lo amó, hasta el fin de sus días a Deli. Llego al extremo de la simulación, y para bloquear su destino es decir sus tendencias instintivas, y las emociones que las expresan, y sus estados emocionales persistentes todas ancladas en su fondo endotímico, lo negó todo, y se bloqueó conscientemente se autoengañó para no reconocerlo; con lo cual no solamente olvidó a Bolívar sino que se olvidó a simismo.

Texto agregado el 11-08-2011, y leído por 111 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]