TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / andes / La Marraqueta Empedernida

[C:485831]

La Marraqueta Empedernida


No todo es lo que parece, es lo que quisieras escuchar, ni todo lo que quisieras escuchar, es lo que parece.

La forma es deforme, sin forma, carece de ella. Las lomas son planas y como no tienen forma, tampoco son lomas, tu sonrisa tampoco. La Marraqueta Empedernida sin forma o amorfa, dirá cual cosa o la otra, pero sumergida en los acontecimientos aquellos, lanzó:

-¡Una Piscola! - a lo que cualquier persona respondió:

-¿Blanca o negra? -

-¡Pero si las piscolas son negras! - respondió cuerda Marraqueta

-Bueno ¿como la quieres? - respondió inteligente la contraparte en una batalla intelectual.

-Negra - resolvió Marraqueta aceptando su derrota.

-¿Por que es mejor la negra? - preguntó un anónimo con ánimos de galán. Marraqueta tragó su Piscola ignorando la pregunta que el anónimo lanzó, al que luego hizo su novio y al que abandonó al fundir sus pensamientos para intentar regresar a su cubil. -Son solo pasos los que me separan de mi objetivo, de mi paz- y calló en su hoyo.

Al amanecer del otro día, cabizbaja y solo por estar en esa condición no avergonzada, Marraqueta se levantó y actuó de Marraqueta buena, recién salida del horno para dirigirse a la terraza. Las ostras relucientes la miraron y detectaron que fingía, notando esto y presumiendo que las ostras no la delatarían, comió una como masticando el mar.

-¿Que quiere mijita? - le preguntó una pariente ofreciéndole un Pisco Sour o un Bloody Mary o un Gin Tonic a lo que ella aceptó. Marraqueta empedernida reflejó entonces lo que no queremos reflejar;
o lo que evitamos
o lo que reflejamos y ocultamos
o lo que reflejamos y somos
o lo que negamos al reflejar, el echo es que Marraqueta reflejó y como reflejo alguien la captó.

-¿Que te pasa? - le preguntó un anónimo que resultó ser un pariente.

-Nada - respondió sin saber a quién le contestaba y como nadie respondió, calló nuevamente en su hoyo.

Al despertar todo había terminado, Marraqueta no conservaba ni su nombre, ni su forma, ni su sien, Paulina se hacía llamar y viviendo solitaria en su desdén, dejó pasar los minutos, las horas y los días hasta deshacerse y convertirse en harina, se hidrató y pudiendo formar con ella cualquier figura, amasó su voluntad en el olvido de su consciencia dormida, escogiendo tozuda nuevamente la forma, de Marraqueta Empedernida.


Texto agregado el 16-09-2011, y leído por 200 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
09-03-2012 Tambien me atrajo el titulo. Como se echa de menos aca el pan de mi Chilito. Aunque sea media marraqueta con pebre cuchareado,poh. pantera1
22-10-2011 Llegué atraída por el título, me encantó loretopaz
16-09-2011 Espectacular. filiberto
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]