TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / A la memoria de mi madre

[C:486073]







No. No he sido paciente con ella. Y ahora me acomete una especie de remordimiento por esa desidia que me asalta cuando ella comienza con sus ejercicios en que se funden lo nemotécnico, lo fotográfico y una enjundiosa videoteca mental.

Cada vez que le comento algo referente a cierta persona, mi vieja hace un detallado recuento de ella y de inmediato comienza a establecer relaciones con su tronco familiar.
-“La Mariíta Chávez, sí, ella es la nuera de don Francisco Morales, el que tenía una tienda de abarrotes allá por El Monte. Ellos eran parientes de la familia Fernández que...”
Yo, prefiero callar. No me admiran para nada sus alardes memoriosos, ya que, más bien, me provocan una pereza extrema. No es mi idea inmiscuirme en el árbol genealógico de tal o cual familia, sino sólo comentar lo que considero puntual. Pero, ella insiste:
-“Los Fernández vivían pasado el canal, las niñas estudiaban en las monjas y una se tituló de doctora.”
Ya no la escucho, pero simulo que sí lo hago. Entretanto, hojeo la prensa del día y retengo a medias lo que visualizo.

Mi madre siempre ha hecho gala de una memoria insultante para los que apenas recordamos vagamente uno que otro detalle de nuestra juventud. Lo que es peor, ella archivó dentro de sus recuerdos todas nuestras vivencias y sí tiene muy nítidas las imágenes, incluyendo nombres, apellidos y parentescos.

Reconozco que muchas de mis historias del ayer, las que he dado a conocer en este mismo espacio, fueron redactadas, previa consulta a esos opulentos archivos que guarda mi progenitora en su prodigiosa cabeza. Ella es una especie de biblioteca que conserva intactos los pasajes de su prolongada existencia y podría escribir un libro o varios, si se lo propusiera.

-“María Fernanda se llamaba ella y fue muy querida por la gente. Era alta y espigada y se casó con Ramiro Schmüller, hijo de unos inmigrantes alemanes que se radicaron en Valdivia, pero que después emigraron a Santiago. La casa en que vivieron continúa en pie, no me lo vas a creer, y queda en Santo Domingo con Barros Arana.”

Yo, me he leído toda la sección deportes, en un prodigio de concentración, lo que implica que me he desentendido por completo del minucioso relato de mi madre. Mea culpa.

Pero ella es así y eso no va a cambiar. Se dice que con los años, la memoria aprehende con más nitidez los hechos lejanos. Puedo dar fe que mi madre retiene con mucha precisión, acontecimientos que sucedieron la semana pasada y los que ocurrieron ayer.

Me he propuesto escuchar con mayor atención sus relatos, que no carecen de magia, ya que provienen de las profundidades de una memoria que parece ser inagotable. La escucharé y me imbuiré de sus palabras y me impregnaré con esas imágenes que ella invoca. Lo prometo solemnemente. Ella, a decir verdad, se lo merece de sobra…








Texto agregado el 20-09-2011, y leído por 229 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
21-09-2011 Buen contenido y narración, resultan impactantes por los retratos de familia y como dices manchados de remordimiento, Bien, ahí la llevas, campeón malayo
21-09-2011 Una vez más debo decir que leerte es un disfrute.Te saludo. edu485
21-09-2011 agudiza. blaumblaum
21-09-2011 Con su permiso le mando una abrazo a esa señora linda y mi respeto.Agudzia tu oido.*****saludos. blaumblaum
21-09-2011 Vuelo de estrellas para esa memoria prodigiosa. almalen2005
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]