TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rdejunio / MILO SE ENAMORA

[C:487254]

El mar en calma reposa su siesta azul, observando con curiosidad el mundo de arriba, un plácido azul decorado con finas hebras blancas. No es espuma como él ve a diario en el oleaje. Se siente solo, su madre y sus hermanos desaparecieron en una redada ¿Que será de ellos?
Milo un pez luna de cuerpo comprimido, piel lisa, plateada y fosforéscente como todos los de su especie, uno más de los múltiples habitantes en el Mar Mediterráneo. Mide sesenta y cinco centimetros, está en el periodo de la adolescencia, tímido y asustadizo debe defenderse de otros congéneres marinos adultos y de las mallas de los pescadores que los llevan quizás donde y para que. Vive lleno de sueños de viajes a las estrellas, de encontrar una linda pez, amarla y no vivir soledad sin afectos.
Al atardecer cuando el sol se despide con su fuego tornasol en amarillos anaranjados y violáceos, allá al fondo, enrojeciendo el agua del rojo más precioso que a él lo regocija y que se va rápido y Milo se oculta, pasa la pena de perder ese rubí marino y se asoma a su último paseo y arrobado descubre que el azul va cambiando a gris.
Entre todas las nubes que se derramaron en la altura, abajo de las más gordas y grises, avanza ingenua y hermosa una juvenil nube rosa con mejillas y pecho rosa, se siente tocado en su alma de pez y una alegría pura lo va llenando,olvidando nostalgias y para que ella reparara en el Milo saltó como no lo había hecho antes, nunca como un delfín. Ella se fijó en él desde arriba, percibió su vestuario resplandeciente lenta y a menor altitud, Milo era capaz de jurar que ella sonrío y sus mejillas se enardecieron por él cuando le hizo llegar su dulce voz timidamente:-No puedo quedarme, continuaré viaje con mis hermanas antes que anochezca.
La brisa marina le trajo el murmullo de su voz desde la lejanía y su mano desperdigada en el cielo le decía adios. Unas lágrima rosas cayeron sobre Milo y la Rosa Nube se marchó apresurada a tomar su lugar en la marcha para no causar problemas a las mayores y poder volver a salir con ellas.

El tenía tanta agua para ayudarla a crecer, a él le faltaba menos para alcanzar el metro y ser adulto. Cuando Rosa Nube se perdió en el más allá, comprendió de súbito que se había enamorado. Si, eso era y la congoja lo cogió porque no sabía si la volvería a ver. Suspiró su desazón, el crecía y no podría ocupar su guarida entre las algas como ahora. Deshechando la pena de su desilusión pensó que ya era hora de tomar decisiones. Para que quedarse, en la próxima redada dejaría que lo cogieran para irse y saber que hay más allá y que es el futuro.

Silvia Parra Baeza.

Texto agregado el 11-10-2011, y leído por 298 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
02-11-2012 Hasta los peces quieren saber que hay mas allá. Un cuento muy bien escrito por una pluma mágica. elpinero
10-03-2012 Tan hermoso... Una narración suave, dulce, con su ambiente marino muy descriptivo y con sus dos protagonistas llenos de sentimientos. Con un poquito de pena por Milo, te dejo mis estrellitas de mar******** pithusa
05-01-2012 veo tu mar en calma durmiendo su siesta y disfruto de las verdades que contiene tu narración********* shosha
12-11-2011 bien hecho el cuento, entre metafora de la vida humana, y entre relato de fantasía que nos distrae de la realidad...ambas formas me gustaron thinkerbell
08-11-2011 Triste suerte la de Milo, ojalá en otros lares le vaya mejor, hermosa narración amiga, gracias******* jagomez
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]