TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / En la ruta eterna.

[C:487902]

Gracias al condimento que es el tiempo la vida resulta una bandera expuesta al viento.
Hoy el amor es un reflejo que se esfuma como el humo en la tempestad, como espacio sin sombra queriendo morder la manzana invisible.
El todo se pierde en una carrera por demás veloz, y encima luego desaparecen los recuerdos, careciendo de sentido volver sobre el pasado, intentando recuperar el acervo, con lo cual no queda otra que renovar las esperanzas por la vida.
A mi me duele la cintura, y siempre le hecho la culpa al nervio ciático, pero más luego de poner la cabeza dentro de la intersección de dos paredes, más rápidamente mirando con atención las diferentes superficies, en serio, con ello logrando recuperar el alivio, con lo cual entonces ya no entiendo lo sabido, más no sabiendo que pensar al respecto, como pueden los simples pensamientos hacer doler tanto, pues yo no tengo otra cosa que puro escepticismo.
Bueno pero resulta que hoy es un día donde ando mitad derecho y la otra torcido cual ménsula, voy caminando, si es que se puede llamar así a quien parece un carro de supermercado, mientras tanto voy mirando el vértice que parece una ralla de un culo, de entre todo lo que se superpone.
La ve corta, un dibujo típico de un pájaro volando a lo lejos, todos pensamientos, que mientras miro el millar de vértices que existen a mi alrededor, pasan por la mente junto con ideas de continuar con esta técnica, a pesar que es de resultado limitado.
Pero prefiero pensar que soy un vampiro que clava los colmillo en el cuello de una muchacha sensual.
Pero de pronto casi como si la cabeza chocara con su panza, me encuentro con mi suegra, que viene del supermercado, de donde veo salir de una bolsa una revista de actualidad.
Ya anduvo tomando desde temprano, dice la madre de mi señora con tono autoritario.
No, lo que pasa, que me duele la cintura, contesto con algo de fastidio, mientras tanto, intento borrar de mi imaginación, la idea de ver proyectada la imagen de ella leyendo un libro.
¿Va para casa? Me dice en tono burlón, mientras yo suspiro cual príncipe enamorado. Pero bueno, dele, no joda, le digo ofuscado, me está haciendo fama de borracho, pero nada que ver, yo solo tomo dos litro por día de wisky, eso es todo, nada más.
Y por supuesto ella supo arremeter, por consiguiente, elevando la cantidad a la centésima potencia.
Es que vivimos, valga la aclaración, en un país donde primero se amamantan a los niños con vino y cerveza, y donde nadie, que este vivo, toma otra cosa que no sea alcohol.

Texto agregado el 23-10-2011, y leído por 88 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]