TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fuentesek / Un acto de magia

[C:49137]

2.- Un acto de magia.
Desde la primera vez me impactó como mujer. Sus ojos negros se quedaron mirándome desafiantes, mientras yo, observando en forma descarada, recorrí de arriba abajo, cada detalle de su bien formada anatomía. Me detuve un momento dando un vistazo a sus hermosas piernas, rematadas en unas zapatillas blancas que la hacían ver más alta. El pelo largo azabache y grandes cejas negras llamaban la atención en forma inmediata. En sus labios rojos se dibujó una sonrisa burlona de autosuficiencia, antes de darme la espalda, pretendiendo ignorarme.
Desde ese día comencé a ir frecuentemente al Centro Comercial y pasaba frente al almacén de calzado, haciendo notar mi presencia, que siempre era recibida con una sonrisa. No pasó mucho tiempo, de improviso una tarde entré y me acerqué a ella. Todo fue muy rápido, simplemente le dije: Quisiera comprar toda la existencia de zapatos que tienes para la venta, pero entonces no tendría motivo para visitarte cada día. Ella sonrió, dejó ver su perfecta dentadura y me dijo: Podrías comprar solo un par y devolverlo mañana, así tendrías siempre un motivo para venir al día siguiente. Mi corazón dio un vuelco, su respuesta me lanzó al espacio de la ensoñación, la cercanía de su cuerpo me permitió aspirar un discreto perfume y sentí que el brillo de sus labios me producía ceguera temporal. Si me permites puedo venir por ti e invitarte a cenar, dije casi en un susurro. A las siete en punto te espero, fue toda su respuesta.
Esto recuerdo sucedió hace ya varios años, sentí entonces que el mundo era mío y pronto estábamos disfrutando un maravilloso recorrer de placeres eróticos, llenos de instante lujuriosos, desbordantes de sensualidad. Tendría unos diecinueve años y ella era unos seis años mayor que yo, briosa e incansable haciendo el amor. Yo ansiaba con desesperación llegara cada noche para acostarme con ella y disfrutar esos momentos de pasión y fogosidad que me brindaba. Hizo conmigo lo que quiso. Pronto estaba enamorado, no había otra mujer, solo tenía ojos para ella y ciego de pasión, no me di cuenta a tiempo que ella cada día se alejaba, cada día habían razones diferentes para no encontrarnos, cada día yo me hacía más ciego y me negaba a aceptar que ella ya no quería estar a mi lado y una tarde presintiendo que ella no vendría, creí que el mundo se acababa, sentí que me quitaban esa hermosura femenina a la que estaba acostumbrado y sin comprender por qué, supe que esos tiempos maravillosos que habían sido la razón física de mi vida grata y placentera, habían terminado. Salí a buscarla sin aviso y la descubrí en su casa vieja, acostada, regalándole lo mío, a un cualquiera en su misma cama. Esa noche perdí la virginidad del alma, me porté como un estùpido y lancé un grito de frustración y dolor que hizo saltar viringo y huir despavorido a quien disfrutaba de las caricias lujuriosas de ella. Antes de decir nada y sin poder evitarlo brincó a mi lado, se enroscó en mi cuello y me calló a besos y mordiscos y me brindó como nunca instantes de placer sin límites y yo acepté sus amores de mentira y sucumbí sin fuerza para resistirme a la maldad de ella y me entregué del todo Y allí, en la misma cama, tibia aún de un cuerpo ajeno, bajo la luz tenue de una amarillenta lámpara, mientras lloraba de dolor, ella me hizo el amor como nunca lo había hecho y comprendí por primera vez en mi existencia, que el amor es una enfermedad sin cura y el sexo sin amor, no es mas que un remedio rápido para las desilusiones, porque al terminar, como por arte de magia, ya no la quería.

Texto agregado el 25-07-2004, y leído por 322 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
02-08-2004 Me siento identificado. Las desilusiones penetran duro y no se olvidan. Los recuerdos de engaños y traiciones son dolorosos y eternos. leoven
01-08-2004 Es un honor que escribas ese tipo de encrucijadas en un hombre y como le das ese toquecito, en fin me ha gustado, no menos que el primero. luciernagasonambula
25-07-2004 El mejor de todos. Siempre tuve fantasías de una mujer mayor, pero en el fondo se sabe que lo que ellas quieren es un hombre de verdad, no un niño. Te felicito y espero más de tus "Actos". Desleal
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]