TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Mariette / Sueño de Independencia capítulo 2

[C:491697]

Capítulo 2: “LA FIESTA”.
Eran casi las nueve de la noche, y muchas alumnas llegaban a la fiesta. En la rampa de enfrente a la mía, venía Paloma; traía un bolso lleno de quién sabe.
-¡Paloma!, pobre bolso, va a reventar-exclamé impresionada.
-Creo que explotará pronto. Traigo libros y cuadernos para que me expliques lo que me prometiste en la mañana-se excusó.
-Claro, entremos, nos sentamos y empezamos al toque-contesté.
Sin fijarnos mayormente, estábamos sentadas en una mesa y comíamos una deliciosa torta selva negra; ambas mirábamos el bolso con compasión.
-¿Sabes?, Quizás esto no te guste, pero esto es una fiesta, no una clase de historia-dije.
-Tienes razón, el lunes estudiamos. Ahora vamos a la pista de baile-pidió.
-Vamos Palo, ¡baila, baila!-avivé.
-Ven Sofi, y muéstrale al colegio entero como bailas-dijo.
Paloma y yo bailábamos, cuando sucedió algo insólito.
-Bailen muchachas patriotas, gocen de la vida-dijo una voz de hombre.
Inmediatamente volteé y distinguí claramente con mis ojitos a Manuel Xavier Rodríguez Erdoíza: nuestro guerrillero más famoso.
-¡Manuel Rodríguez!, y tú, ¡¿qué haces aquí?!- Grité feliz.
-Intento salvar a Chile del autoritarismo; tengo el mismo fin que tú, Sofía. Vi en la mañana cuando dijiste que querías formar una guerrilla y hablaste de mí. Estoy para cumplir tu sueño-suspiró.
-¿Seguro quieres ayudarme?-interrogué.
-Mañana ven al salón a las 8 a.m. y planearemos la rebelión-aseguró-ahora me voy.
-Y tú, ¿me apoyas, Paloma?-indagué.
-Por supuesto, no podría decir que no-dijo.
-¡Viva la Patria!-le dije.
-Ahora, ¡a disfrutar!-exclamó mi amiga.
La felicidad nos embargaba, bueno a mí, no puedo hablar por Paloma, porque no sé lo que a ella le sucedía en su mente. Pero yo desbordaba en alegría; se cumplía mi sueño: un pedazo de la patria pendía de mi estrategia y valentía, estaba segura de que sabría conducir bien este destino que de cierto modo estaba, tácitamente, quedando en mis manos. Me sentía toda una revolucionaria, lo que siempre he sido, pero ahora, sin querer, lo era en mayor medida.
Expresé mi felicidad bailando, al son del reggaetón, la música de nuestro tiempo, que a mi juicio es realmente mala; no es mi culpa escuchar la letra de las canciones, pero sin embargo, es uno de los mejores ritmos para danzar en in momento inconfundible. Me las di de bailarina profesional con el tema: “MI CAMA HUELE A TI”, del cantante portorriqueño Tito el Bambino. En realidad no puedo negar que baile bien y que a la gran mayoría del alumnado le gusta verme hacerlo. Solo intenté disfrutar al máximo el extraño permiso que mi mamá me otorgaba para ir a la fiesta. Pero pasó lo peor, el tiempo se me fue volando y sucedió lo inevitable: la hora.
-Paloma, son la 1:00 a.m. y me debo ir, estoy feliz de verte después de las vacaciones-le dije.
-Oye sí Sofi, yo también me debo ir a mi casa-recordó.
Llamamos a nuestras mamás (por celular, y dentro del colegio por prevenirnos de los realistas) y nos fueron a buscar al mismo tiempo. Luego de irnos de la fiesta fuimos con cuidado a nuestras casas.

Texto agregado el 01-01-2012, y leído por 130 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
16-04-2012 Supe que murió en Til til... hay canciones de eso...seguimos... pintorezco
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]