TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / musas-muertas / Libertad

[C:491759]

Y un buen día dijo “basta”.
En medio de un cierre de balance en la oficina, tomó sus pertenencias y ante la mirada atónita de sus compañeros y su jefe se levantó y se dirigió al ascensor. Su jefe le dijo:
- Rodríguez, ¿a donde cree que va?
- Afuera
- ¿Cómo?, ¿Que tiene que hacer?
- Por ahora nada
El jefe lo miró extrañado y cambiando el sentido de la conversación le recordó sus obligaciones.
- Tiene que terminarme las cuentas de activos antes de irse.
- No, no tengo.
- Que le pasa, ¿se ha vuelto loco?
- No, no creo
- ¡No puede irse ahora!
- Si puedo
- ¡Rodríguez!, ¡Esta!...¡Esta despedido!
- OK.
Se subió al ascensor y salió a la calle. Sintió una fuerte sensación de poder. Estaba bien encaminado. La corbata fue a parar al primer cesto de basura junto con su reloj pulsera. Unos minutos después sonó el móvil. Instintivamente leyó el origen de la llamada, era su novia.
- Hola amor
- Hola cielo, ¿que haces?
- Camino
- ¿Donde estas?
- En la plaza San Martín
- ¿No deberías estar en el trabajo?
- No, no quiero trabajar más. Me fui del trabajo.
El silencio se mide en segundos.
- ¿Renunciaste?
- No, simplemente me fui
- ¿Estás bien?
- Si, Muy bien
Su novia suspira preocupada y le pregunta.
- ¿Nos podemos ver?
- Si
- ¿Me esperas en la plaza?
- Bueno
- Hasta luego, nos vemos en unos minutos.
- Adiós.
Estuvo unos minutos contemplando el celular como si nunca lo hubiera visto, luego sin pensarlo mas lo dejó sobre un banco y se sentó en otro banco cercano.
Divertido vio como una mujer que transitaba por ahí lo descubría y luego, disimuladamente se sentaba prácticamente encima del aparato. Pretendiendo alisarse la falda lo tomaba y lo guardaba en su cartera.
Las palomas sobrevuelan la plaza, cada tanto se asientan y caminan picoteando el piso, no trabajan, no cumplen horario, no tienen dinero, hacen lo que quieren.

Nace el ave, y con las galas
que le dan belleza suma,
apenas es flor de pluma,
o ramillete con alas,
cuando las etéreas salas
corta con velocidad,
negándose a la piedad
del nido que deja en calma;
¿y teniendo yo más alma,
tengo menos libertad?
(1)

El tiempo pasa y el joven se entretiene observando a la gente que corre presurosa de una tarea a otra. Su novia llega apurada, su rostro esta marcado por un gesto de preocupación.
- Cielo ¿que te ocurre?
- Nada
- ¿Porque has abandonado el trabajo?
- Porque quería hacerlo.
- Mi amor, ¿de que vas a vivir?
- No lo se, ya lo pensaré.
- Pero mi vida, hay que comer, hay cuentas que pagar, impuestos alquiler, movilidad, ¿No estarás pensando que yo…?
- No espero nada de ti.
El joven mete su mano en el bolsillo y le entrega su billetera y las llaves de su departamento y auto.
- ¿Que haces?, me das miedo
- Hago justo lo que quiero.
- ¡No acepto esto que me das!.
El joven, sin dudarlo deja los objetos sobre el banco y se levanta.
- ¿A donde vas?
- A caminar
Volviendo curioso la vista observa a su novia que lo ve partir con lágrimas e incomprensión en los ojos, unos segundos después ella toma los objetos y los guarda en el bolsillo de su chaqueta.
La noche cae sobre la ruta a Alta Gracia. Hace calor. Mientras piensa en las palomas de la plaza murmura para si “libre como un pájaro”. El joven se desviste meticulosamente en la banquina y abandona su ropa, piensa que la misma debiera ser un abrigo o una protección no una convención social.
Desnudo continúa su camino. Los vehículos le tocan bocina mientras algunos le gritan insultos.
- ¡Loco!, ¡degenerado!, ¡maricón!, ¡drogado!...
El continúa su camino sin inmutarse, su futuro no le preocupa, solo es el, es hoy, es ahora, es lo que quiere ser en este momento, los pájaros y su modelo de libertad, mientras camina se repite a cada paso, “mas vale morir de pie que vivir de rodillas”.

En llegando a esta pasión,
un volcán, un Etna hecho,
quisiera sacar del pecho
pedazos del corazón.
¿Qué ley, justicia o razón
negar a los hombres sabe
privilegios tan süave
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?
(2)

El pavimento lo atrae, su subconsciente le grita “no puedes caminar de noche por la ruta” y otra voz le dice “¿Por qué no?, ¿no eres libre?”. Sus pies descalzos caminan sobre el pavimento…
- Si tan solo pudiera volar…

El camión hace un movimiento brusco y un impacto sordo se escucha en el frente del vehiculo, el chofer emite una interjección. El acompañante medio dormido le pregunta.
- ¿que fue ese ruido?
El chofer, todavía sorprendido le responde.
- Nada, creo que maté una paloma.




(1) y (2) La vida es sueño, Calderón de la Barca, acto primero “el lamento de Segismundo”

Texto agregado el 03-01-2012, y leído por 228 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
05-09-2014 Al principio me recordaste la pelicula "Un día de furia" de Michael Douglas, después toma un cariz diferente, llevandonos por el sendero del significado de la vida, para mi es convertirme en lobo. Cinco aullidos en libertad yar
02-03-2014 Hablando del status quo... Me ha gustado tu relato. Muchas veces tuve ese impulso, incluso el de tener claro que trabajo para subsistir, y que no subsisto para trabajar. Pero existen mecanismos más grandes que uno que mantienen este orden y este engranaje. Existen desde el inicio de la humanidad, en sus sociedades, desde las más rudimentarias a las más complejas. Es triste formar parte de este terrible plan de manera tan sumisa... triste, pero real. Ikalinen
17-06-2012 Intertextualmente "LA Fiaca" con el actor Norman Brisky, hasta los trabajos no rutinarios, siempre lo son... efelisa
06-02-2012 En realidad no soy oficinista y nunca lo fuí, pero siempre hay una cárcel que nos oprime el alma. Por suerte podemos pensar, imaginar y soñar. Excelente tu texto. zumm
28-01-2012 Los suenos de libertad que a veces se vuelven irreversibles a nuestra vida.***** esclavo_moderno
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]