TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / musas-muertas / A la vuelta de la esquina (para mi amiga la poetisa romantica dulce-quimera)

[C:492664]

Dicen que todos los habitantes de este hermoso planeta están “conectados” por 7 saltos, es decir, Juan conoce a un Diego, que conoce a un Pedro, y así, a través de 7 personas llega a George Bush o a ese chinito que cultiva arroz en Nanping, China, o…. a María. Resulta difícil imaginarlo, me gusta más la idea de que el amor o la amistad están siempre a la vuelta de una esquina.

Juan se levanta como todas las mañanas a las 7:00, tiene 35 años, vive solo en su departamento en Córdoba, Argentina, a pocas cuadras de su trabajo. Mientras se prepara para la jornada diaria, piensa, como todos los días, en su vida, en los años con su familia, su adolescencia, sus noviazgos de juventud, sus estudios, sus amigos, sus familiares idos para siempre, y palpa la herida en su alma producida por su último amor fracasado, suspira, se calza su coraza hecho a medida, y comienza la jornada.

María se levanta como todas las mañanas a las 7:45, tiene 28 años, vive en una casita con sus padres en Olivos, Provincia de Buenos Aires, Argentina, pero en realidad vive sola. Mientras se baña para ir al trabajo, sueña con una vida distinta, sus experiencias de formar pareja siempre terminaron mal, cuenta con todas las comodidades que les brinda su hogar paterno, pero no es feliz. Trabaja en una empresa exitosa, que le permite aportarle confort a su vida, pero su sueño insatisfecho es una daga que lastima su alma.

Juan llega al trabajo, enciende su computadora, y revisa sus mails, como todos los días. Mientras toma su primer café, mecánicamente, se permite continuar sus pensamientos de la mañana. Juan vive en soledad, añora desesperadamente conocer a esa mujer que bautizó en sus sueños como María, su trabajo le permite cierta holgura económica, pero Juan percibe que la vida se le está pasando poco a poco.

María mira el reloj, es la hora de almuerzo, hoy quiere comer en soledad, busca su abrigo y sale del trabajo a la calle fría, busca el bar más cercano y se sienta en una mesa sola. Distraída mira a las otras mesas ocupadas en su mayoría por parejas, un vació se produce en su corazón, el joven de la mesa contigua ha tomado la mano de su compañera, ella responde con una sonrisa, de repente María ya no siente hambre, pide un café, y mientras revuelve el azúcar en la taza sueña con su Juan, su príncipe azul, aquel a quien desea entregar su corazón su alma y su cuerpo.

Juan vuelve del trabajo a su departamento con el mal humor habitual, la jornada fue particularmente dura, muchas reuniones, decisiones sobre la marcha, proyectos bajo su responsabilidad que se empantanan…. Prende el televisor y pone una película en el canal de cable.

María, llega a su casa, sus padres le dejaron una nota, fueron de visita a casa de unos tíos. María suspira, se cambia y con un tazón de sopa en la mano se sienta frente al televisor a ver una película.

Juan y María apagan el televisor a la misma hora, la película los ha emocionado, se asoman a sus respectivas ventanas y contemplan el cielo por un rato. Unos minutos más tarde se acuestan a dormir, cada uno con sus sueños.

Juan lee el diario mientras toma su primer café de la mañana, una publicidad llama su atención. Una semana de vacaciones inolvidables en el Caribe, destinos y hoteles a elección, salidas el 12 de Agosto. Juan recorta el aviso.

María deja el diario a un lado, su compañera bromeando le dice:
-Vamos María!, ¿que esperas?, a lo mejor encuentras a tu príncipe azul en este viaje.
María le sonríe, pero para sus adentros el corazón le da un brinco.

El entusiasmo de Juan va en aumento, a sus compañeros les explica que necesita descansar, ninguno le cree, bromean de que va en busca de aventuras amorosas, Juan les sonríe, nadie sabe que lo que menos quiere Juan es una aventura.

María se despide de sus Padres, es la primera vez que sale sola de vacaciones, el taxi toca su bocina por tercera vez. María carga su valija, sube al auto e indica con voz nerviosa
-A Ezeiza.

Juan, nervioso llega tarde a embarcar, su vuelo de cabotaje llegó a Aeroparque demorado, su viaje en taxi a Ezeiza fue de terror. Alcanzó de milagro a hacer el “check-in” y aborda el avión justo a tiempo, ubica su asiento en fila 10 y serenando sus nervios se prepara para dormir todo el viaje.

María, lee la revista de la línea aérea en su asiento en fila 20, la señora protesta porque estos aviones nunca salen en horario y que siempre hay gente que demora en embarcar y pone por ejemplo a ese señor que acaba de sentarse en fila 10. María, mira en la dirección que indica la señora pero la persona ya se ha sentado. Los asistentes de vuelo solicitan la atención para explicar los procedimientos de seguridad. Por fin la señora se calla y María aliviada ajusta su cinturón de seguridad.

Juan se apresura a salir del avión, la suerte esquiva, que ayer casi le hace perder el vuelo hoy parece haber vuelto, llega rápidamente a la entrega de equipajes, y la fortuna hace que su valija sea la primera en la cinta, se dirige a migraciones y un oficial le indica una nueva fila recién abierta. Rápidamente Juan sale fuera del aeropuerto y enseguida identifica a la empresa que lo llevará a su hotel. Satisfecho aborda el minibús.

María se dirige a retirar su valija pero se entretiene unos minutos en el “free shop”. Luego parte a buscar su valija, que demora en salir, hace migraciones y sale del aeropuerto. Un minibús se encuentra próximo a partir, Habla con el encargado de la empresa y este le explica que ese minibús ya está lleno y que deberá esperar el próximo, corroborando sus palabras el bus se pone en marcha y parte hacia su destino.

-Ahora a gozar de unas merecidas vacaciones!, Se dice Juan a si mismo. La playa del gigantesco complejo de más de veinte lujosos hoteles es hermosa. Melancólico Juan suspira y piensa
-María, ¿te encontraré aquí?

María, a menos de mil metros del hotel de Juan, y todavía cansada, acomoda su ropa y se apresta a comenzar sus vacaciones, abre la ventana de su cuarto y mira al mar. El azul intenso la emociona….
- ¿Juan?, ¿Estas aquí?.

La semana ha prácticamente terminado, Juan ha alternado entre caminatas, sol en la playa y nadar en el mar, María ha optado por tomar sol en la pileta, hacerse unas trencitas y nadar en la pileta, es el ultimo día, Juan y María deciden hacer algunas compras, entran a los mismos negocios en momentos distintos, tocan los mismos souvenirs, hablan con los mismos empleados pero el destino parece eludirlos.
María opta por un descanso y se sienta en un bar para tomar una bebida. Acomodándose coqueta su cabello una mostacilla de sus trenzas cae al piso y rueda bajo una mesa. María se levanta y paga su bebida y vuelve a su hotel. Juan sale frustrado del último negocio, ya es cerca del mediodía, entra al bar, se sienta y observa a sus pies una mostacilla, la recoge, la mira, la huele y un perfume especial inunda su corazón…. - -¿María?

Cae la tarde y Juan decide despedirse del mar, camina por la costa, sin darse cuenta se detiene frente a un hotel, el calor lo agobia, deja su remera y se quita una cadenita con un dije de madera recién regalado por un vendedor insistente, que utiliza la vieja táctica de regalar una baratija para luego intentar vender caro sus otros productos. Juan nada mar adentro, unos minutos después, cansado, vuelve a la orilla, recoge su remera y vuelve al hotel.

María sale a caminar por la playa por ultima vez, ya todo el mundo se ha ido, se acerca a la orilla, semienterrado en la arena sobresale un dije de madera, lo toma en sus manos y un escalofrío recorre su cuerpo….
-¿Juan?.

El pandemónium habitual del aeropuerto los elude. Nuevamente el destino los esquiva. Finalmente el avión aterriza en Ezeiza. Sin verse salen de la terminal, Juan toma un bus que lo llevará a aeroparque, María otro a Retiro. Abordan los ómnibus por separado cada uno ensimismados en su soledad y melancolía. Unos kilómetros mas adelante el peaje pone a los dos ómnibus a la par. Juan en la ventanilla mira a su izquierda y observando al ómnibus de al lado ve al ser mas hermoso que jamás vio en su vida, María intuitivamente mira a la derecha y sus ojos se encuentran, el corazón le dice que ahí finalmente esta su príncipe azul….
-¿Juan? …
Juan lee sus labios, un golpe eléctrico recorre su cuerpo y pregunta:
-¿María?
María llorando asiente, sonríe y le muestra el dije de madera. Juan temblando y con lagrimas en sus ojos saca de su bolsillo y muestra la mostacilla de sus trenzas. Ambos desesperados pegan sus manos en la ventanilla. El ómnibus de María arranca, cruza el peaje y gira en la primer salida de la autopista.

Han pasado doce años desde entonces, Juan sigue solo en su departamento, María heredó la casita de sus padres y también vive sola. Juan volvió cinco veces al mismo lugar en el Caribe y María otras tantas, intentaron buscarse sabiendo que ambos eran el uno para el otro. Juan lleva siempre en su cuello una cadenita con la mostacilla de las trenzas de ella, María no se separa jamás de su dije de madera. Por las noches apagan el televisor a la misma hora y miran el cielo al mismo tiempo, pero lamentablemente paa ellos, “La esquina” había pasado para siempre.

Texto agregado el 20-01-2012, y leído por 199 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
31-08-2012 Me encanta! las casualidades, son obra de alguien superior que juega con nosotros! y a veces se le va la mano! Me gustan mucho tus cuentos! hugodemerlo
30-08-2012 Sí, es así como lo dices: nada es casual, todo tiene una causa. Magia, amigo, y de la alta. tiene tu hermoso cuento. Fue un placer leerlo. Un gran abrazo. Me emocionó realmente. SOFIAMA
15-07-2012 No lo había leido, está tan bueno este cuento... increíble las vueltas, idas y venidas que recorren este desencuentro, felicidades! silvimar-
10-06-2012 y bien hermanito... otra vuelta de tuerca... fiel a tu estilo. yar
07-02-2012 Felicitaciones mi hermano, un gustazo leer tus letras. ***** esclavo_moderno
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]