TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / musas-muertas / Transición

[C:492687]

La vida es tan solo una sombra que transcurre; un pobre actor que, vanidoso, consume su tiempo sobre el escenario, para jamás ser recordado. Es una historia contada por un necio, llena de ruido y furia, pero que no significa nada. (1)

Morir, dormir, y no despertar más nunca,
poder decir todo acabó;
en un sueño sepultar para siempre
los dolores del corazón, los mil y mil quebrantos
que heredó nuestra carne, ¡quién no ansiara
concluir así!
¡Morir... quedar dormidos...
Dormir...y tal vez soñar! -¡Ay! allí hay algo
que detiene al mejor. Cuando del mundo
no percibamos ni un rumor, ¡qué sueños
vendrán en ese sueño de la muerte! (2)


“Otro día en el paraíso”, irónicamente sonrió compartiendo el estado de ánimo del gran dramaturgo ingles. La imagen de su rostro me asalta nuevamente, el corazón se me detiene por unos instantes y los ojos se me llenan de lágrimas. - ¿Que puede ser peor que esto?-. Suspiro con el alma destruida y me apresto a comenzar otro día.
Me baño y me visto como un autómata, el cuarto parece inmenso sin ella, subo el volumen de la música tratando de aturdirme, pero su voz y su risa se abren camino en mi corazón, otra vez su mirada, sus ojos…. cierro los míos con fuerza tratando de no ver, pero las imágenes se agolpan en mi mente.
Afuera llueve, me dirijo al trabajo, el frío cala mis huesos, y los recuerdos mi alma. Me quiero morir, ¿Como puede ser que ya no me ame más, si yo tengo amor suficiente para los dos?. Su perfume todavía fresco en mi ropa evoca momentos de felicidad, y entonces la tristeza se vuelve insoportable. Todavía siento el contacto con su piel, sus besos, sus labios, sus juramentos de amor eterno. Todo ha terminado en un instante.
Cruzo la calle distraído y casi soy atropellado por un auto, mientras escucho lejanamente los insultos del conductor lamento ser tan cobarde y no haber muerto en ese momento, “Morir… quedar dormido…y tal vez soñar…eternamente con ella”. Se que nunca lo podré superar.
Anoche, quizás la última noche de mi vida, nos amamos apasionadamente como siempre, la misma risa, la misma comunión de cuerpos y almas. Ingenuamente di por sentado que así sería el resto de mi vida… luego todo cambió.
Me sorprendo llegando al trabajo… no tengo la menor idea de como llegué aquí, el portero me saluda con su habitual sonrisa, y contesto con un automático “buen día”.
Llego a la puerta del ascensor, aún falta media hora para el comienzo de las actividades, subo solo al mismo y cuando la puerta se está cerrando un brazo la detiene.
Entrando Una voz me pregunta -¿A que piso?
Mirando al suelo murmuro - Octavo…
-Ah, me dice, -Yo también voy al mismo piso, hoy es mi primer día de trabajo -. Un breve silencio. - Me llamo María.
Levanto la vista y veo los ojos más lindos que jamás contemplé.
- Carlos - Contesto como un tonto. Me sonríe un tanto ruborizada y pienso que jamás ví una sonrisa tan hermosa. Un silencio incomodo, dos miradas que se sostienen, otra sonrisa y me dice: - ¿Estamos llegando temprano no?. –Si - le contesto, ya mas interesado en la conversación.
-Adonde vas a trabajar?
-En el departamento de Desarrollo… entiendo que cubro una vacante que se produzco hace ya un mes.
Inmediatamente me doy cuenta que cubrirá el puesto de mi compañero de proyecto que renunció el mes pasado... y por un instante me siento casi feliz. -Te sentaras a mi lado - le contesto, - trabajaremos juntos en un muy buen proyecto.
- ¡Que suerte!, exclama. Luego, como pensándolo un poco mas me dice:
- Ya que seremos compañeros ¿Me puedes mostrar un poco la empresa antes de empezar a trabajar?
Observo cierta cuota de curiosidad, coquetería y seducción en su mirada… los latidos del corazón se aceleran. Le respondo que si y sonrío con la sensación que lo hago por primera vez en un siglo.
María me de devuelve la sonrisa, me da las gracias y un beso tímido en la mejilla… El perfume de su piel inunda de calor a mi cuerpo.
Le muestro la empresa y finalmente nuestro lugar de trabajo. Trato de explicarle el proyecto en que estamos trabajando pero permanentemente me distraigo observándola, su cuerpo, su cabello sus ojos, sus labios…
Ahora trato de concentrarme en mi trabajo, pero no puedo evitar disimuladamente volver mi mirada hacia ella. En un momento la sorprendo observándome y le sostengo la mirada. Ella se sonroja, me mira con sus hermosos ojos y me regala otra de sus hermosas sonrisas.

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran;
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira;

Mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas;
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!


Hoy la tierra y los cielos me sonríen;
hoy llega al fondo de mi alma el sol;
hoy la he visto.., la he visto y me ha mirado...
¡Hoy creo en Dios! (3)



Abro la ventana y veo sorprendido que la lluvia ha terminado, el sol nuevamente brilla en el cielo.
Creo que me estoy enamorado.


(1)William Shakespeare (Macbeth)
(2)William Shakespeare (Hamlet)
(3)Gustavo Adolfo Bequer (Rimas)

Texto agregado el 20-01-2012, y leído por 196 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
25-01-2012 No me cabe la menor duda.(Por el ultimo verso).Felicitaciones pantera1
23-01-2012 original texto... Me ha gustado como planteas la transición o el cambio del personaje... sludos ramen
21-01-2012 Hermoso, al compás de la poesía, cuentas otra, muy bueno , un placer leerte =D mis cariños dulce-quimera
21-01-2012 Fascinante y un pasaje de la vida cotidiana, que en cualquier calle, en el autobus, el tren, etc. Encuentras un par de ojos profundos y bellos.*****y como siempre he dicho: "No podemos vivir sin nuestras musas" Abazos. esclavo_moderno
20-01-2012 Musas, muy buena su historia, le felicito y estrellas. elcompadre elcompadre
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]