TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Mariette / Sueño de Independencia capítulo 47

[C:493138]

Capítulo 47: “Cumpliendo Una Promesa”.
Al cabo de un mes más o menos llegamos a Punta Arenas. Después de timar, robar y bla, bla, bla, en fin, después de hacer lo que más nos apasionaba en la vida: vivir en completa libertad y con la acción que la guerra otorga.
Llegamos a la ciudad una extraña noche de mediados de agosto (literalmente mediados). La niebla cubría toda la ciudad de punta a cabo y ahí me encontraba yo, sobre el lomo de mi fiel Hae`koro añorando el mar en un vago intento de traición mediante un abandono que deseaba con lo más profundo de mi alma.
-No lo añores, no vale la pena-dijo Manuel.
-Nunca creí que conocieras la frase “No vale la pena”-dije y me marché de su lado cabalgando, en busca de paz para purgar mi alma deseando volver al mar, resucitar al Rosa Oscura y largarme lo más lejos que lo que se dice lejos.
A eso de un rato de cabalgata por el borde mar me dio alcance.
-Estás más rara que de costumbre. Dime, ¿qué pasa?-preguntó acercándose a mí y obligándome a desmontar.
-¿Te hago la lista?-pregunté.
-Eso es característico tuyo, sueles decirlo cuando tienes un problema y no quieres decirlo o no sabes por dónde empezar. Sabes muy bien que puedes confiar en mí y que los inicios no importan-dijo.
-No importa el camino sino el viaje-murmuré. Pues bien, aquí voy. Partiré diciendo que me siento una maldita timadora y traidora por todo lo que he hecho, pero el punto es que añoro dos cosas con mi vida: mi mamá y la mar-dije.
-Lo de timadora es cierto, pero lo de traidora no lo comprendo-dijo.
-¡Una traidora!-exclamé-. Traicioné a mi mamá y lo más probable que esté en esclavitud solo por mi maldito deseo de seguir timando. Le prometí algo y la traicioné, ¿savvy?
-Sabes que aquí no hay espacio para traidores, entonces ¿Cómo sugieres ser una traidora si estás aquí?-me dijo.
-Con ustedes no lo he sido, pero conmigo misma sí. Traicioné a mi familia y a mis deseos. No tienes idea de cuánto quiero volver a ser una pirata y luego regresar a casa totalmente sola. No sabes todo lo que añoro mis propios deseos y mis impulsos egoístas-dije.
-Aunque no lo creas todos estamos iguales que tú, pero no todos son como tú. Eres lo que haces y créeme no estás nada mal-dijo-. Pero si quieres seguir ese impulso egoísta es mejor que te vayas por el bien de la causa.
-Sabes lo que me importa la causa, jamás la dejaría. Solo que debo buscar una forma de mantener mis impulsos diferente, no mejor, sino que diferente-sonreí.
-Esa es la que conozco, la que acabo de ver es solamente la niebla-dijo.
-Pero por otro lado me siento esclava de mis palabras-dije.
-¿De lo que dijiste a Andrade?-preguntó arqueando una ceja.
-Sí, de eso mismo-dije.
-No debes hacerlo a menos que quieras-dijo.
-¿Ahora entiendes mi problema?-pregunté desternillando de risa.
Luego volvimos a montar y nos dividimos. Las dos hermanas fueron a una taberna y luego a lugares que ni siquiera quiero pensar, Franco se quedó con nosotros trazando la ruta. Catalina y Emily fueron a un convento de niñas que quedaba a las afueras de la ciudad, muy cerca de la playa. Arlette y Javiera fueron a una de las bases del Ejército Realista Austral para sonsacar información la cual iría directamente a las comunidades on-line de patriotas que atacaban de manera fuerte cada vez que el asunto era necesario. Valentina Cárcamo se unió a un espectáculo libre que se llevaría a cabo en el teatro de la ciudad, Alejandra tocó puertas esa misma noche en las villas más adineradas del lugar con el propósito de servir de instructora de arte para las hijas principalmente de los dueños de casa, y se infiere que fue aceptada al instante. Mientras que Francisca se quedó con Manuel, Franco y yo trasladándose como una saltimbanqui de un lugar a otro lanzando robos, alianzas y podría seguir así un buen tiempo enumerando crímenes propios de las guerrillas y piratas que no me apetece mencionar.
El día lunes de esa semana me decidí a cumplir la palabra empeñada, pues Andrade me había telefoneado para preguntarme si había llevado a cabo mi promesa. Me dirigí a una oficina de bienes raíces e ingresé.
-¿Te acompaño?-preguntó Manuel.
-No, ésto debo hacerlo sola-dije para luego entrar.
Esperé pacientemente mi número hasta que llegué al mesón.
-¿Qué se le ofrece?-preguntó desconcentrada la oficinista.
-Vengo por un asunto de una estancia de Magallanes-dije.
-No puedo hacerlo, usted es menor de edad y no puedo-dijo.
-Claro que puede, pero eso implica algo-dije.
-Que mi jefe me reprenderá, al parecer sabes de ésto-replicó.
-El asuntito es simple. Tú pasas el papel que necesito a la red. Lo traspasas de Arturo Peñaloza a nombre de Roberto Andrade. El señor Peñaloza le timó bastante para robarle la estancia 412, por eso el señor Andrade debe recuperarla. Tú pasas ese papel si fondos ni firmas, y si te sucede algo estamos al habla, si te reprenden yo traigo a un amigo que firme y me las arreglo con el pago, para que no exista, pero si te despiden te daré formas para recuperar tu empleo-dije. Aceptas ¿o no?
-Es de alto riesgo, pero lo haré-afirmó.
Traspasó los papeles necesarios a la computadora y en el rato que miraba distraída por algún lugar divisé una foto en la que salía un tipo con el rey de España en la oficina. Acerqué más la vista y no cabía duda, aquel hombre era Peñaloza, se vistiese de lo que se vistiese esa mirada llena de sorna la reconocería de aquí a la China sin mayor esfuerzo. Y debajo aparecía una clave.
-Venga-me sacó la chica de mis pensamientos.
Me acerqué y me mostró lo hecho. Hice que alguien me hablara y cuando la persona respondía ingresé la clave. Y era justo lo que necesitaba: propiedad eterna a menos que se volviese a colocar la clave, cosa que nadie sabría que se tendría que hacer. Le di las gracias a la mujer que irónicamente jamás supo lo que pasaba en su mismo escritorio estando allí todo el tiempo.

Texto agregado el 28-01-2012, y leído por 90 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]