TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fabiana55 / Parientes de visita - Fabiana -

[C:494031]




Hoy me levanté cansada, tenía ganas de remolonear un poco en la cama, me di vuelta pa dormir otro cachito cuando de pronto golpean las manos en la tranquera, los perros que tengo que son tres, salieron chumbando a mas no poder, parecía que se querían comer al visitante, no me quedó otra que levantarme, me puse las chancletas y un vestidito floreado y espié por la ventana de la cocina, mientras me sacaba los ruleros, me fui pa la puerta y le grité ya vaaaa!!! Era mi cuñado, la mujer y los tres hijos, que vinieron de improvisto, sin avisarme. Mamma mía! me dije- yo que pensaba descansar, el Alberto se había ido a pescar con unos amigos.

Yo no soy de poner cara fea por nada, acepto lo que venga, además mi cuñado era el preferido del finadito y se parecían tanto, lastima la señora que no paraba de gritar con los chicos.

Yo le dije:
-Teresa dejalos que corran por el campo, que se desahoguen un poco-Ella no quería molestar, siempre con esas pavadas, pero bueno se ve que a ella le molestan mas que a mi los chicos y siempre tan impecables..

El Juan, el Pedro y la Margarita salieron corriendo como potrillos fuera del corral, se escuchó un cacarear de gallinas asustadas y las voces de los chicos que se reían, me asomé y les dije que juntaran los huevos en una canasta, despacito sin romper los huevos, de las gallinas eh!.

Puse la pava sobre el fuego, ellos se sentaron en mis sillitas de madera y mimbre, yo tengo un mate grande y me gusta ponerle cascaritas de naranja antes de poner la yerba, ¿Son gustos vieron? Mi cuñada me dice que por ella no, que le ardía el estómago, que mejor un tecito, me senté tranquila y me puse a tomar mate con el santo de mi cuñado, saqué unos bizcochitos con grasa de un frasco de vidrio que el comió con mucho gusto, ella no, solo dos tostaditas se comió.

-¿Quieren que haga unas empanaditas?-les dije- mi cuñada frunció la cara un poco pero aceptó. (Que paciencia por Dios).

Cuando terminamos de tomar mate me puse un delantal y empecé a amasar, tenía bastante grasa de cerdo que habíamos derretido y con eso hacia pasteles o empanadas, con el resto de la grasa las freía, Teresa busco en su cartera unas pastilla pa el estomago jaja!

No es por nada, pero me salen unas empanadas con unos repulgues que de película, todas igualitas, tan parejitas, no es por mandarme la parte que lo digo, pero es la verdad.

El olor a grasa frita se desparramó por toda la casa y también salía para afuera, los chicos vinieron corriendo con la canasta con huevos, a la entrada de la cocina hay un escaloncito y la nena tropezó y saltaron los huevos por todos lados, que enchastre por Dios!! Como a mi cuñada se le caen los anillos me puse a limpiar todo, mi cuñado me alcanzaba los baldes.

Ni les cuento como estaban los chicos, todos llenos de tierra, hojas y plumas en la cabeza, las rodillas negras, a la madre casi le da un sincope jaja! los metió en un fuentón y los lavó como pudo, igual mas tarde se ensuciarían de nuevo.

Fui a buscar el mantel a cuadros y puse la mesa, una fuente llena de empanadas en el centro y algo para picar, queso de campo, salamines, longaniza y jamón crudo, todo casero, a mi cuñado se le salían los ojos, la señora le dio unas pastilla por las dudas.

Se les salía el juguito a las empanadas, estaban tan ricas, con carne cortada a cuchillo y bastante cebolla de verdeo de la quinta, unos huevos duros casi color naranja y bien condimentadas, no les puse mucha pimienta por los chicos, pero no les faltó orégano, comino, pimentón dulce y un poco de pimienta negra recién molida.
Hacía mucho que no nos reuníamos tantos, los chicos felices y deseando salir a jugar, les di permiso para que corten alguna naranja o durazno que ya habían puesto al fresco.

A mi cuñada no le alcanzaban las dos manos para comer, fue la que mas honor me hizo, tenía un hambre la pobre, después de tanta dieta pa estar flaca, nunca la vi tan feliz.

Llegada la tarde después de algunos mates, les di leche a los chicos, ordeñada a la mañana, con rodajas de pan con manteca casera y dulce de leche.

A la nochecita se despidieron, los chicos querían quedarse pero el padre trabajaba al otro día, mi cuñada me dio un fuerte abrazo con aroma a empanadas fritas.

En la soledad pensé, que bueno que no tuve que quedarme remoloneando, estaba feliz y se que mi viejito también lo estuvo con la visita de su hermano.


Al señor que me pidió la receta del chimichurri le digo que me tenga paciencia, se lo voy a mandar por mail, un saludo para todos.

FABIANA








Texto agregado el 14-02-2012, y leído por 232 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
05-04-2014 Me quede con las ganas de seguir leyendo. Espero que pronto. Mientras dejo de nuevo mi alegría de hallar una prosa tan personal, llena de matices, personajes, tramas...en fin, me agrado... lindero
17-07-2013 La próxima, hacémelas sin comino por favor, jejeje Qué rico y sabroso todo! Debo confesar que también el repulgue me sale genial y parejito. Un abrazo y buen provecho!***** MujerDiosa
07-12-2012 ya te iremos a visitar*************** yosoyasi2
04-11-2012 que bueno! ejem...cuando me invitas con unas empanadas? hugodemerlo
13-10-2012 Que bueno encontrarte!!Tarde pero seguro jejeje...pasate una empanadita!!!!! Besos estrelladosssss!!!! Eineitjelet
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]