TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / LARMDO / El escritor…

[C:495036]

Sé que sonará tonto después de haber escrito tantos párrafos, dedicar algunas líneas a alguien con tan poca insignificancia como yo… ¿Pero, quién soy yo para tomarme tal atrevimiento? No lo sé, tan solo sé que todo comenzó una fría tarde de invierno al volver a casa, no tenía amigos, pues todos me creían un verdadero tonto, además que para variar como que el físico no me ayudaba mucho, pues en ese momento nadie me consideraba ni siquiera un galán de revista… Así que sin pensarlo, llegué a casa, me tumbé en el cuarto de mis padres (que hasta entonces los consideraba mis aliados) y mirando mi lápiz y mí pequeña libretita, comenzó a ocurrir algo mágico (según mis primos y abuelos en esa habitación asustaban, pero… ¡esa es otra historia!) Del contacto que surgía entre ambos, surgían signos y de esos signos, frases que nunca se me hubiesen imaginado pensar ni por un momento. Así transcurrieron las horas y con ellas los días y en verdad la que la relación con las demás personas cada vez más se hacían menos significativas para mí, pues no me importaban, pues todo lo podía sustituir por lo que imaginaba y plasmaba en mi pequeña libreta.
¡Durante un tiempo fui muy feliz¡ Pues pecando de sobervia, llegué a considerarme el creador de mi mudo perfecto, en el cual nada malo podía ocurrir… Dentro de este territorio, no había injusticias, ni mucho menos hambre, ni que pensar en malos tratos.
Cuando intenté unir ambos mundos, fue en un baile al que me habían invitado, yo tenía tan solo 15 años y la verdad me había pasado por el arco del triunfo todos los protocolos que los padres recomiendan a esa edad, en fin, era tanta mi emoción, que fanaticé una y otra vez que sin darme cuenta, que lo único que hice fue el ridículo… ¡Pues me emborraché y casi cuentan otra versión de la historia!
Para variar, por terco, tuve problemas con mis padres, pues yo lo que quería era seguir creando historias no de manera patológica sino para que la gente siguiera soñando… Cosa que mi padre jamás comprendió. Ahora que el tiempo ya pasó solo medito en que tan malo es hacer soñar a las demás personas, en darles voz a aquellos que no la tienes o que no saben cómo usarla, en fin es por eso que en estas breves líneas me atrevo a pensar esta vez en alguien que nunca me había puesto a pensar… En mí.

Texto agregado el 04-03-2012, y leído por 101 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
05-03-2012 Bueno es preguntarse frente al espejo; escribir sobre sí mismo, para aclarar lo que somos y para dónde vamos. Lo es también pensar cómo me ven los demás. El aislamiento produce una reducción de nuestro mundo. ¡Me gustó bastante esta reflexión! ¡Van mis 5! simasima
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]