TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / musas-muertas / Extremos

[C:495214]

El sol ardiente me pega abrasando mi piel, el calor es insoportable, la transpiración se seca en el acto. Camino cansado, buscando el refugio de las antiguas barracas italianas de la segunda guerra mundial, aquí en Libia, a poco más de 100 km al sur de Trípoli. La culpa es toda mía.

Hoy es catorce de julio del 2008, el vehículo alquilado en el aeropuerto esta mañana ya me dio mala espina, solo quería adentrarme en el desierto un poco y tomé la ruta sur hacia Gharyān (también conocida como Garian), distante apenas unos setenta km. La ruta está bien mantenida y transitada aunque el paisaje es absolutamente desolador.
Esta región es conocida como la más cálida del mundo, se han registrado en las proximidades temperaturas de hasta cincuenta y siete grados. Llego al pueblo en poco más de una hora, estaciono mi auto en la calle, cerca de unos dromedarios y me dirijo a almorzar en el único restaurant de la localidad, el calor es insoportable.
El mozo, muy conversador, intenta comunicarse en varios idiomas, finalmente en italiano me pregunta las razones de mi viaje, mi nacionalidad, etc. Le pregunto que atractivo turístico hay en las proximidades, y el a su vez me pregunta si he oído hablar de la “dama de Garian”. La curiosidad se me despierta, inmediatamente le pido que me de mas información. Inmediatamente me cuenta que en unas barracas Italianas a solo treinta km del pueblo, en la segunda guerra mundial el ejército Alemán detuvo prisioneros a un grupo de soldados ingleses entre los que había un voluntario de nacionalidad norteamericana. Este hombre, un tal Clifford Saber, era chofer de ambulancia y, mientras estuvo en cautiverio, para mantener la cordura o para matar el aburrimiento, pintó un mural gigante de una dama reclinada con su torso desnudo en forma del mapa del norte de África. La pintura, me dijo, se conserva prácticamente intacta.
La historia me fascinó. Termino de almorzar, pago dejando una generosa propina que mi amigo el mozo agradece en más de doce idiomas distintos, salgo al calor insoportable y subo al auto. Pocos kilómetros después de la salida del pueblo encuentro el viejo cartel “a la dama de Garian” y el camino de tierra que me había indicado el mozo.
El termómetro exterior del auto indica que la temperatura supera los cuarenta y cinco grados, son las dos de la tarde y llevo recorrido poco más de veinte kilómetros por esta ruta abandonada cuando sucede la debacle. Una explosión, vapor por todos lados, bajo del auto y levanto el capot, la chapa del mismo quema mis manos, noto enseguida que la manguera del radiador se ha reventado. Analizo que hacer. No tengo señal de celular. No podré caminar veinte kilómetros de vuelta a la ruta principal con este calor, tampoco aguantaré toda la tarde dentro de un auto que, sin poder poner el motor en marcha, no puede proporcionarme ni aire acondicionado. Tomo coraje y me digo, -son solo diez kilometros hasta las barracas, alguien debe vivir allí y si no al menos obtendré sombra. Tomo la botella de agua de la guantera y me apresto a caminar buscando el refugio.
El calor es descomunal, me arde cada milímetro de piel expuesta al sol, el reloj me indica que ya he caminado dos horas desde que abandone el auto, desde entonces no he visto vida alguna por ningún lado.
Hace rato que he perdido el rumbo, los ojos me arden, el brillo de la luz me ciega, todo es brillante, sin sombras, el cuello, la cara, las manos y hasta la cabeza me arden al punto de formarse pequeñas ampollas bajo la piel. El agua se ha acabado hace rato, no sé donde esta el camino, estoy perdido.
No hay sombra en ninguna parte, no hay señales del refugio. La piel expuesta al sol se me despega, estoy deshidratándome, ya ni transpiro. Me detengo… estoy unos minutos parados, giro mi cabeza buscando auxilio, el aire entra en mi garganta y pulmones quemándome. Caigo de rodillas.
No puedo creer lo que me está ocurriendo, será verdad o es tan solo un sueño?. Tengo la sensación de estar viviendo una pesadilla que yo mismo he generado.
Antes de perder el conocimiento sonrío irónicamente ante mi fortuna, voy a morir por conocer a una dama.

La Base General Belgrano II está constituida por una serie de instalaciones de investigación científica pertenecientes a la República Argentina, ubicadas sobre el Nunatak Bertrab (afloramiento rocoso en un glaciar), en la bahía Vashel, la cual se posiciona sobre la Costa Confín en la Tierra de Coats, frente al Mar de Weddell, en el Escudo Antártico. Sus coordenadas son 77°51′ 5 S°34′ 33. Se encuentra aproximadamente a unos 1.300 km del Polo Sur.
Hoy catorce de julio, a las 17 hs es totalmente de noche. En realidad, en estas latitudes, es noche permanente desde mediados de Abril, y el sol no volverá a salir hasta mediados de Agosto.
La Base consta con la presencia de aproximadamente unos veintitrés hombres, entre estos hay dos meteorólogos, pertenecientes al Servicio Meteorológico Nacional, cuatro científicos, miembros de la Dirección Nacional del Antártico, y personal logístico de apoyo del Ejército Argentino. En este momento más de la mitad de la dotación se encuentra reunida en el edificio que funciona como enfermería y hospital.
En la camilla de la sala de operaciones yace inconsciente el cuerpo del Científico jefe de investigación de variaciones de campo magnético. El doctor de la base y su ayudante intentan reanimarlo.
Afuera en la Sala el Jefe de la base escucha atento el reporte de otro Científico.
-Desde hace días vi que no estaba bien, se quejaba del frío permanentemente, que necesitaba el calor y la luz del sol. Esta mañana se levanto como un zombie, sin decir ni una palabra, se subió al Snow Cat y partió rumbo sur. Como no regresó al mediodía organicé una partida para buscarlo. Gracias a la radiobaliza encontramos a su vehículo abandonado a unos 70 km. de la base. Barrimos la zona y milagrosamente lo encontramos en las cercanías, arrodillado en la nieve e inconsciente.
El doctor sale con su ayudante de la sala y se dirige al Jefe de la Base.
-Señor, no es mucho mas lo que podemos hacer, he consultado por radio al hospital militar en Buenos Aires, y ellos tampoco entienden que le ocurre. Los síntomas son totalmente extraños, fiebre altísima sin infección, se deshidrata a un ritmo superior al que le proveemos suero y lo mas extraño son las quemaduras en las manos, cara y cuello. Es inexplicable. Lamentablemente no tendremos asistencia desde el continente hasta dentro de tres días, Con estos vientos de más de cien km/hora, ningún avión podrá llegar para evacuarlo.
El Jefe de la base pregunta:
-¿En algún momento han podido comunicarse con el?
El ayudante, con la mirada en el piso contesta
– Señor, solo repite incoherencias una y otra vez.
-¿Cuales?- Pregunta el Jefe.
El doctor contesta: -Nada Señor, Algo sobre una dama….
El jefe preocupado mira por la ventana del edificio a la eternamente blanca planicie Antártica, el termómetro exterior a su lado marca los cuarenta y cinco grados bajo cero.

Texto agregado el 07-03-2012, y leído por 212 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
28-03-2012 Nuevamente sorprendida y deliciada por la capacidad de mantener el interés contando una fantasía con ribetes históricos tan documentados que se cree a momentos que el autor haya estado en esos lares los calientes y los fríos. Un placer seguro elegir un texto tuyo al azar, me falta mucho para leerlos todos pero seguiré adelante. ninive
09-03-2012 Un suceso que fue motivado y apoyado por una teoría convincente que avala leobrizuela. Excelente relato. Mis***** girouette
09-03-2012 un cuento muy bien escrito, con antagonismos, pero llevado a través de un discurso coherente y literario, estrellas y abrazos para tí. NELSONMORE
08-03-2012 Buena combinación narradores. El cambio de letras, permite la continuidad de la historia sin que el lector pierda el interés. Buen desarrollo junto a una buena ambientación. Lo felicito por su creatividad********* pithusa
08-03-2012 la vida en dos polos d temperatura, un espejismo? efelisa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]