TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / petzenko / Fulbito playero

[C:495234]

Debo confesar que como la mayoría de los hombres, soy un adicto al futbol, y como tal sufro de abstinencia en esos crueles momentos posteriores a las fiestas navideñas, en donde el deporte del balón pie brilla por su ausencia.
Los programas televisivos que se dedican al asunto, se esmeran en querer captar la atención del televidente con nuevas contrataciones y chismerios de vestuario, pero indefectiblemente nos falta ver rodar la pelota. El cruel momento antedicho, coincide con las vacaciones. Uno puede distraerse mirando lindas chicas en la playa, pero la atención se desvía en cuanto uno detecta que se armo el fulbito playero. El macho humano, ante la abstinencia de futbol, suele preferir ver un partidito, a mirar una voluptuosa dama en bikini.
Para el correcto desarrollo de un buen picado playero, es necesario llevar a cabo una serie de estrategias, que hacen que el encuentro se pueda llevar a cabo de la forma menos compleja. Los ítems a tener en cuenta son:
-El ritual debe desarrollase al atardecer. El paulatino éxodo de gente de la playa, permite que los limites laterales del campo de juego sean la orilla del mar, (cuando ese limite se traspasa el juego se transforma en waterpolo), y el mundo todo si es que nadie reclama la salida del balón.
-La disminución del poder de los rayos del sol para evitar calcinaciones, insolaciones y defecaciones (esto último para los que se cagan de calor).
-La adquisición de esa preciada porción de terreno, en donde la arena tiene la consistencia justa de no estar, ni seca ni mojada, eso si, siempre peleando por cuestiones limítrofes con los molestos jugadores de tejo o paleta, enemigos naturales de los amantes de la pelota.
-Evaluar previamente el terreno. Es sabido que los niños, (pequeños sátrapas con ínfulas de arquitectos medievales), levantan castillos de arena dejando grandes pozos, al igual que los juntadotes de almejas.
-Los arcos se delimitan con ojotas, toallas, bolsos, o alguna abuela en reposera durmiendo. En este último caso, con la precaución de tratar no volarle la dentadura postiza de un pelotazo a la vieja. La delimitación del travesaño es una línea horizontal imaginaria hasta donde llega el brazo extendido del ocasional arquero. Esto se presta a grandes discusiones cuando una pelota levanta vuelo por encima del arco. Generalmente algún tío que mira desde afuera cerveza en mano, convalida o no el tanto, haciendo las veces de arbitro. Este tema se soluciona sin arqueros, haciendo arcos de solo un metro por donde la pelota debe pasar en forma rasante o a poca altura.
-Se recomienda al participe, el conocimiento de los jugadores, por lo menos los del equipo propio. En el potrero, ante la falta de dos juegos de casacas distintas, se estila dividir a los oponentes entre los de remera y los que están con el torso desnudo, pero en la playa nadie quiere perderse la oportunidad de un buen bronceado, lo que se presta a la confusión de jugadores propios y ajenos.
-Debe jugarse indefectiblemente sin ningún tipo de calzado por lo que se aconseja no patear de puntin y mas aun si se sufre de uña encarnada.
Hay veces en que se arman lindos picados, pero hay ocasiones en las que se forman deslucidos partidos mixtos. Los equipos son formados por adolescentes de ambos géneros y tal vez algún niño para equiparar el numero de jugadores. Se sabe que la arena entorpece el juego y las mujeres aun más. A mi humilde entender, esto pasa a transformarse en otro tipo de juego. El rose corpóreo que se produce en estas contiendas deja de ser ocasional para transformarse en intencional cuando los géneros son opuestos. Si a esto le sumamos las hormonas enloquecidas de los adolescentes, la excitación va en franco aumento. Todos saben cuando comienza este tipo de partidos, pero nunca cuando terminan. Generalmente la finalización es por falta de luz o por la lesión de alguna damisela que recibe un patadon por la excitación sexual mal canalizada de algún pibe.
He tenido la suerte de ver partidos internacionales por ejemplo en tierras cariocas. Los habilidosos brasileros tratan de levantar el balón apostando al juego aéreo y así evitar las inclemencias de la arena. Los argentinos en cambio aman la gambeta, será por nuestro origen en los potreros en donde se debe esquivar canillas escondidas en matos de pasto, cascotes y rivales. Esto se complica en la naturaleza arenosa de las playas. El criollo se empecina en gambetear rivales y vendedores de pochoclo.
Hay pocos registros sobre estas contiendas playeras, pero en cierta ocasión conocí a Don Italo Graciani, un tano que tenía contactos en las inferiores de Deportivo Italiano y aires de cazatalentos del balón pie playero. Jamás cazo ninguno, pero nunca renunciaba a la esperanza de descubrir algún futuro crack. -La única estrella que cace en la playa, era de mar- solía decir el tano refunfuñando por la escasez de talentos. Si de fútbol playero se trataba, Don Italo tenía infinidad de anécdotas. Por ejemplo, el partido en Mar de Ajó, que debió suspenderse cuando la pelota quedo ensartada en los pirulines (golosina afilada si las hay) que vendía un tétrico payaso. O la vez que en San Clemente, cayo la pelota al mar y un lobo marino comenzó a juguetear, haciendo equilibrio con el balón en su nariz. El mamífero pinnípedo debió ser sobornado con una anchoa de una porción de pizza que había sobrado, para que largue el balón, siendo este, uno de los primeros casos registrados de corrupción en el futbol de playa. De Don Italo no volví a saber mas nada, hasta que en las vacaciones del verano del 92 en Mar de las Pampas, escuche que en Villa Gesell, un hombre mayor de nacionalidad italiana y apellido Graciani, le había pegado un escopetazo a un jugador destacado en un partido playero. La policía investigaba el móvil de la causa, yo lo supuse inmediatamente. Don Italo había cazado su primer talento.





Texto agregado el 07-03-2012, y leído por 169 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
22-03-2012 Genial como siempre, fiel al estilo de compartir sonrisas durante la narración y sorprender con el final! un golazo (y andá a buscarla al lado de la vieja con cara de agreta, que ya me miró mal por llenarla de arena) cesarjacobo
09-03-2012 Marcar un poste con una vieja durmiendo en una reposera. jajajajaja! me mató!!!! y así todo. Muy, muy bueno! Capo!!! elnegrohinojo
09-03-2012 Buena crónica playera Gracias por invitar abulorio
08-03-2012 Buenísimo, me pareció ver un balón perdido en San Bernardo .....********* pensamiento6
08-03-2012 Excelente tu relato, amigo. Tiene picardía, pero lo que más me gusta es la exposición de aspectos culturales que nos das a conocer. Muy bien. Abrazo, hermanito querido. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]