TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / arturo_navia / Promesa.

[C:495872]

¡Suéltalo por favor! - Gritaba desesperada mi esposa, yo no le hacía caso y seguía golpeando a ese hombre tan duro como podía; miraba sus ojos azules y la ira se apoderaba de mí, no me importaba que estuviese con mi familia y en pleno centro de la cuidad, estaba totalmente descontrolado . La gente que se encontraba presente me insultaba y muchos transeúntes indignados por mi comportamiento se arremetieron contra mí. No me era relevante que la diferencia de edad fuera notoria, él me superaba en veinte años de edad y su físico no era del todo privilegiado para el combate, ese tipo ya era un anciano.

Le propiné un golpe tan duro a ese longevo hombre que cayó aturdido al piso, una vez en el miré su ensangrentado rostro, ahí pude observar de cerca su mirada, lo penetrante que era y lo difícil que me resultaba olvidarla, estaba seguro de que era él; enloquecido, empuño mi mano y le doy dos certeros golpes en cada uno de sus ojos.

¡Desgraciado ¡- ¡Hijo de puta! Me gritaba la gente presente, dos hombres me redujeron a patadas y puñetazos mientras llegó la policía y me llevaron detenido. A mí no me importaba nada, sentía la satisfacción de ver a ese hombre sufriendo, tendido agonizando en medio de la calle.

Una vez en el cuartel la policía me golpeó por treinta minutos, maldito desgraciado, vas a pagar por todo lo que hiciste, me señalaban una y otra vez. ¡Eres abusador!- Me gritaban al oído.

Yo en mi silencio y sin ningún grado de arrepentimiento, le agradecía al destino por haberme encontrado con el ex sargento del ejército y haber podido cumplir mi promesa; esa promesa que realicé cuando miraba sus penetrantes ojos azules violar a mi madre y torturar sin compasión a mi padre por algunas diferencias políticas que hasta ese momento no entendía.

Texto agregado el 19-03-2012, y leído por 140 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
23-03-2012 Al rcordar ciertos hechos repudiables fácilmente puede venir la ira, que no es buena consejera, y que nos puede llevar a cometer nosotros algún delito, como en este caso. Acompañada la ira a veces también porque no se ha hecho justicia. simasima
19-03-2012 la violencia sólo trae más violencia y la sangre siempre se vuelve contra el que la derrama. buen texto jotaykaiser
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]