TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / larmdo / Historia de un cuernito…

[C:496230]

Durante mucho tiempo, he tratado de buscar el amor verdadero… Sé, qué en muchas ocasiones he metido una y otra vez la pata equivocándome constantemente, hasta la noche de este fin de semana… Todo comenzó con una invitación muy formal a salir a caminar, algo que no podía ignorar por nada del mundo y menos ahora que mi reloj biológico ha comenzado a detenerse, durante toda la tarde, pensé en cada una de las palabras que utilizaría para quedar bien con la persona que me había invitado, en cómo iba a llegar, en dónde iríamos a caminar… En fin… La hora llegó y para variar yo llegaba retrasado, el tráfico en la ciudad hacía imposible mi encuentro con el que quizá podría ser el amor de mi vida.
Después de 20 minutos llegué al lugar acordado, nos vimos y al parecer, ¡le gusté!, Un punto a mi favor y aunque note un rasgo de enfado en rostro por mi retraso, intenté hacerle olvidar el mal momento con una buena charla, más sin embargo solo me pidió que le acompañara a comprar el pan de la cena… ¿El pan? ¡Pensé desconcertado!, quizá sea algo tan común, pero para mí es algo muy nuevo, así, que abordamos el transporte y entre pláticas triviales nos dirigimos hasta la panadería. Caminamos durante un largo rato, mientras comentábamos acerca de lo injusta que había sido la vida en algunos casos… Y llegamos por fin a la panadería, comenzó a seleccionar el pan y de pronto… ¿Cuál quieres? ¿Yo? Pregunté sacado de onda, pues nunca me imaginé una invitación así. ¡Ssi!, ya sé… se acercó a una de las charolas y tomó un cuernito, ¡Cuernito!, pensé, es un pan medio sugerente para la primera cita.
Total, terminamos la selección, pagó y nos retiramos de allí, Durante un largo rato el cuenito invadía mi mente ya que en verdad deseaba algo serio, pero, ese pan era quizá un verdadero presagio de “algo”.
La noche era joven y entre anécdotas y miradas fugases llegó el momento del tan deseado beso, en el que se entremezclaron las ansias por amar a alguien y el eterno presagio del cuerno malvado…
Aunque yo no quería, la cita llegó a su fin y entre despedidas y el constante pensamiento de un quizá, se nos fue la mayor parte del tiempo, así que sin darnos cuenta, solo nos pudimos dar un trémulo saludo con la esperanza de volver a vernos… Pero de pronto algo invadió mi mente como un rayo fugaz ¡y mi cuerno!

Texto agregado el 26-03-2012, y leído por 103 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
26-03-2012 "Quien va piano va lontano". El cuernito era el invitado de piedra. simasima
26-03-2012 Es a mi modo de ver, una interesante forma de la narracion, creo que hay un par de redundancias que si no estuviesen se verìan mejor aùn curiche
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]