TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulcardillo / El buzo verde

[C:497411]


Sus ojos que parecian dotados de una vitalidad combiante,llamaron la atencion de Pablo,a lo largo de la noche.
Los vio opacos,brillantes,indiferentes,intensos.Penso que su propia percepcion vacilaba,se prestaba a modificaciones sutiles.
Parte del alcohol ingerido languidecia aun en sus neuronas lo suficiente como para quitar peso y vuelo a sus pensamientos,no se detuvo demasiado en ninguno.
La atencion vagaba,permitiendose flotar,saltar de un punto a otro como una mariposa sobre las flores de primavera.
Cuando su mirada comenzo a detenerse en la suya,por periodos mas alla del tiempo,Pablo se sumergio en una variedad de infinito donde solo existian aquellos ojos de mirada intensa.
La discoteca se vaciaba,con el climax de la fiesta ya desinflado por completo.

Eli era parca en palabras,que holgaban aquella noche donde todo se decia sin ellas.Deslizo su nombre como un secreto.Susurrando apenas un diminutivo.
Salieron juntos,mientras todo sucedia rapido,con una facilidad extraña.
A pocos metros del estacionamiento donde Pable habia dejado su auto,se abrazaron.
Nada sugirio en la mente de Pablo que la joven fuera una aventurera,una cualquiera.
Algo como de reencuentro sostenia aquella pasion tierna,haciendolo inexplicable.
Ninguna jugarreta del pensamiento,hizo creer a Pablo que Eli podia tener las facultades mentales alteradas.
Simplemente lo que pasaba era raro,como todo lo maravilloso.
Ya en el vehiculo ,dialogaban si ,con una intimidad y confianza que parecia datar de siglos.
Dieron algunas pocas vueltas hasta hallar un hotel que los cobijara en aquella noche casi muda,silente,casi revelada como la aparicion de una diosa.
Aun se imponia la noche de invierno cuando volvieron a salir.Lo extarordinario de ese amor subito,de esa union se habia visto interrumpido por la insistencia de Eli en marcharse.Se volvia locuaz en su argumentacion.
-Tengo que volver antes que amanezca,no te preocupes ya hablaremos,tengo mucho para contarte-
Eli se estremecio.El frio previo a la mañana se hizo sentir.Pablo se quito su buzo verde oscuro,colocandolo sobre los hombros de Eli.Cubriendo su campera blanca y el buzo tambien de ese color.
Pronto llegaron al elegante barrio de la Recoleta,sobre cuya calle Junin se hallaba el lujoso edificio donde Eli vivia.
Restaurantes,discotecas,pubs y el imponente y fastuoso cementerio eran sus vecinos.
-Nos vemos mañana,tengo miles de cosas para hablar con vos.
Tercero C,no podes equivocarte,Elizabeth.-
Con la levedad de un sueño,su flotar irreal,Pablo volvio a su departamento,ebrio de las emociones fortisimas que le habia deparado aquella singular noche.
Al arrojarse a la cama descubrio lo cansado que se hallaba.Durmio profundamente soñando bellamente con Eli.
-----------------------------------------------------
Desperto sobresaltado,recordando al instante todo lo sucedido.Los oniricos detalles.
Temio haber pasado la hora de la cita hasta que cayo en la cuenta que Eli habia olvidado decirle la hora exacta,en que deseaba que pasara por ella.
Pablo llego al edificio donde dejara a Eli aquella mañana.Con extrañeza comprobo que aunque la puerta de calle estaba abierta,ni el encargado ni el personal de seguridad se hallaban presentes.
Penso que nadie,ni aun un ladron,se animaria a entrar en aquel edificio sin ser invitado.
Sin dudarlo,tomo uno de los ascensores,subiendo al tercero,en cuyo semipiso "C" vivia Eli.
---------------------------------------------------------
-Elizabeth-volvio a reiterar Pablo ante la joven empleada de prolijo uniforme que lo miraba perpleja,como si le estuviera hablando en una lengua extraña.
-Elizabeth,la dueña de casa,la hija de la familia....-
La famula continuaba atonita.

-Quien es usted-Como se atreve a venir a esta casa,a pronunciar el nombre de Elizabeth-
Una voz se impuso,Pablo vio venir a una dama de aire imponente,intensamente parecida a Eli,aunque avejentada.
La mujer que no superaria los cuarenta y cinco años,aunque semejaba muchos mas,en su rostro digno y sufrido.Sus cabellos permanecian estirados hacia atras.Aun asi el parecido con Eli era tan notable que Pablo no dudo que se hallaba ante su madre.
-Eli,Elisabeth,yo la conoci ayer y bueno...ella me cito,me dio esta direccion,me pidio que pasara a buscarla,tal vez no tuvo oportunidad de contarselo-
-¿Quien es usted?¿Se refiere acaso a la Señorita Elisabeth Rouquier?Sigame.
Sin agregar palabra dio media vuelta y comenzo a caminar por un pasillo lateral hasta llegar a la puerta de una habitacion,donde entro seguida por el intrigado Pablo.
El cuarto era juvenil y alegre,pero impecablemente quieto,como dejado de habitar.
La bella joven que Pablo amaba,Eli ,con quien habia pasado aquellas horas inolvidables le sonreia desde dos sitios diferentes.
Un bello retrato exhibido en la pared ante la que se hallaba,reproducia con exquisitez los rasgos armonicos de Eli y una artistica fotografia enmarcada que descansaba en la mesita de luz.
-Caballero,ignoro quien es usted,que motivos puede tener para venir a perturbar mi dolor-
-Este es el cuarto de Elizabeth,o mejor dicho,lo fue-
-Mi hija Elizabeth a quien usted en una absurda burla pretende haber conocido,fallecida ya hace tres largos años-
-Ahora vayase de aqui,antes que llame a la policia,alejese de esta casa,si quiere encontar a la Sta.Elizabeth Rouquier cruce hasta el cementerio,busque la boveda de la familia Rouquier-
-Eli esta ahi permanentemente presa y nadie me la devolvera-
---------------------------------------------------
Pablo nunca supo como llego al exterior,como camino esos metros a traves de la calle Junin
que lo llevaron hasta el cementerio de la Recoleta,como ingreso y deambulo entre los decadentes mausoleos donde empolvaba la historia porteña y argentina.
Encontro el blanco panteon de la familia Rouquier,donde un angel de piedra sobre su cupula sobrevolaba la nada.
Toco la pequeña puerta de vidrio que cedio en el acto.Una lujosa y brillante caja oblonga,de robusta madera semejo brillar ante sus ojos.
Fue lo primero que vio y ya no miro otra cosa.
Una funebre inscripcion en letras violaceas rezaba:Elizabeth Rouquier,1988-2008,Q.E.P.D.
Sobre el catafalco el mismo retrato de su habitacion,continuaba haciendo sonreir a la joven muerta

a los veinte años.


Y sobre el lustroso ataud,caido como al descuido,dejado con premura ,yacia abandonado el buzo verde con que Pablo habia intentado cubrir a Eli de su frio de siglos.

Texto agregado el 14-04-2012, y leído por 107 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]