TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulcardillo / Una lenta coccion

[C:497600]



El trapo perfectamente extendido a lo largo del secador,sin la minima arruga,con su humedad precisa,no mojado ni muy seco se apoyo con la presion exacta sobre la limpia,ya por habito y constancia de trabajo ,superficie del piso de ceramica rojo oscuro con guardas ocre.
Con esta tarea Gladys da por concluida su laboren la amplia mansion de los White.ahora deshabitada mientras sus dueños pasean por una Europa tan decadente como ellos mismos.
Gladys se ocupa de de la casa,amplio chalet de dos plantas,cinco dormitorios con sus baños y enormes salas de espera en la planta baja,tres veces a la semana,Lunes,Miercoles y Viernes.Por propia eleccion la hace en horas muy tempranas de la mañana,entre las cuatro y las seis,ahora que la casa se halla vacia.
Esta cantidad de horas es suficiente para mantener la mansion de los White en orden,en cuanto a limpieza se trata.
Dos hombres,a quien Gladys no ve nunca,se ocupan del jardin y el extenso fondo uno.De las insatalaciones sanitarias,electricas o gasiferas el otro.Concurren los fines de semana,periodo en que Gladys no trabaja.
Cuando los White se hallan en la casa,su turno habitual comienza a las ocho de la mañana.
Gladys se sintio satisfecha contemplando su obra,rutinaria si ,pero en la que ponia toda su eficiencia.
Casi podria haberse sentido alegre,incluso hasta esbozar una mueca de risa si no lo hubiera visto bajando la escalera.Al menos esta vez se presentaba en forma normal,ebrio y colerico siendo esta su norma y no
horriblemente quemado.
Descendio como pudo su borrachera a los tropezones,sucio con sus propios detritus resecos adheridos a su ropa hediente.La bragueta ,rota,exhibia un pene flaccido con el que pretendia asustarla.
El acto en si habia sucedido solo una vez.El asco y la repugnancia habian perdurado largos años.
Hierros de fuego habian marcado su alma de miedo.Luego su infancia y adolescencia con esa escena helada del abuso martilleando con su mecanica desprovista de emocion.Solo el sabor rancio a semen,vomito,orina permanecia en su boca de por vida.
Una vez adulta pudo denunciarlo,lo hizo sin preveer los resultados de ese acto.
La publicida obscena que ventilo todo el caso.Tampoco la condena a perpetuidad que le impuso la justicia.Las categorias legales que jamas podrian nombrar el dolor.
Nunca aquello.Esa violencia.La venganza brutal de aquellos hombres desconocidos,que compartian la prision con su padre.Que le prendieron fuego mientras dormia.
Ella no quiso,despues de todo era su padre,un pobre humano mas.No fue su voluntad que padeciera un mes eterno de agonia,las vendas arrancadas junto con pedazos de piel,las curaciones en carne viva.
La misera muerte en el hospital de la carcel,ya que ni siquiera fue trasladado a una unidad de quemados.
Dos años mas tarde comenzo.
Aparecia con tan nitidez que no parecia real,compartia el brillo hiperlucido de un saber alucinatario.
Se presentaba quemado con llantos y reproches.O normal,esto es borracho,recordandole las humillacione s y sevicias pasadas.
Lo peor era que exhibia su rostro desfigurado,tanto por el fuego como por el rencor que pugnaba por crispar los tejidos carentes de flexibilidad alguna.Profiriendo gritos.Exhalando ese olor a carne quemada.
Con el tiempo la costumbre se habia incardinado en ella tanto como la realidad de lo sucedido antaño.
Casi podia decirse que esa presencia era su compania,ya que no habia formado pareja con ningun hombre.Junto a su mal humor disimulado con sonrisas.Al dolor de cabeza que no cedia.
En una epoca penso en ir a un medico.Un especialista,un psiquiatra.
De hecho lo hizo,consigiendo unicamente que le recetaran unas pastillas que anulaban toda su voluntad sin diluir el dolor.Las imagenes,aunque desvaidas,persitian.Alucinaciones.Esa era la palabra,el diagnostico.
Epilepsia del lobulo temporal.Esquizofrenia.Palabras que no podian nombrar su torre.
La ausencia.La cava de sombras de su ser.
Con los años todo parecia asentarse como el olor a castañas maduras.
Cumpliria cuarenta,habiendose forjado una vida perfecta.
Vivia en la casa de siempre que ahora si lucia limpia.No habia otro hombres que la compartieran.
Su trabajo,para la que se sabia inmejorable,le proporcionaba un buen pasar.
La servidumbre eficiente,disciplinada,es buscada y pagada muy bien.Parecia sencillo,pero era un trabajo profesional.
Los White,los Brown,los Martinez Olivar y los Antunez eran ricas familias que pagaban muy bien.
Confiaban en ella,por lo que no precisaban perseguirla con exigencias.Representaban lo mejor de Barrio Parque y solian pasar largas temporadas en el exterior.
Gladys termino de preparar todo.Fue inesperado.La sorprendio un poco,fisurando su rutina,pero era parte del trabajo.
Sin razon penso en su rostro limpio.Su piel tersa.Sin grietas.
Alejando ese pensamiento intruso,se aboco a disponer la casa para recibir a los visitantes.
Los sobrinos de los White,afincados en El Bolson,al sur del pais pasarian unas semanas en la casa,hasta el regreso de los dueños de casa.
Advinieron unos dias de mucho trabajo,con mas horas empleadas.
Gladys descubrio unas pequeñas arrugas en su rostro.Se encontro otra vez pensando en ello.
Seria el cansancio o el fastidio.
Los sobrinos de los White eran un matrimonio joven con un bebe.Bulliciosos,alegres.Podian hacerse los neo hippies intelectuales y vivir en El Bolson fabricando mermelada,con el respaldo de la fortuna familiar.
Gladys debio resignarse a que la casa ,al menos por dos semanas permaneciera en desorden,sucia.
Ademas eran unos desvergonzados que se paseaban desnudos,Gladys hasta se vio forzada a presenciar involuntariamente como hacian el amor.Como cogian.
En su mente,tal vez tan intacta como su cuerpo de otros hombres que no fueran su padre,hacer el amor como le decian.Coger.Era algo violento.No entendia esa alegria,aquello que llamaban ternura.Los mimos y besitos.Aquel compañerismo.Las risas debidas seguramente a la marihuana.
Las ropas desperdigadas,sucias,las colillas de cigarillos y la musica a uun volumen imposible,hasta habian espantado al fantasma de su padre,llevaba varios dias sin aparecerse.
Una vez mas ,Gladys descubrio en su cara una linea marcada,los surcos nasogenianos pronunciados.
Aparto esos pensamientos.
Los escandalosos querian aprovechar todos los espectaculos de Buenos Aires.
Aquella noche Gladys cuido al chirriente bebe.Crujiente.Preparando la cena.
Gladys penso que en tantas veces con su padre podia haber concebido un bebe asi.Rosado como un cerdito.Oloroso,crujiente.
Pero eso no sucedio.Tal vez no.
El matrimonio regreso alegre,entonando canciones,riendo,pasadas las tres y con un hambre voraz.
Gladys con la paciencia de su rol,sirvio la cena.
Una tiernisima carne asada con papas,batatas,cebollas,ajies.Su color rosado delata la procedencia porcina.El dorado de su piel,la coccion perfecta,sin fisuras.Lentisima.Una presa sabrosa,olorosa,crujiente.
La pareja engulle con placer,casi con una voracidad atavica las tiernas fibras,crujientes,de su bebe.

Texto agregado el 17-04-2012, y leído por 94 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
17-04-2012 Me gusta, sin embargo la falta de tildes hizo que la lectura fuese un parto. Los tildes son imprescindibles; te recomiendo que refuerces eso. pablovasquez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]