TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / roan_vanrey / El Asesino de los ladrones

[C:498542]



El asesino de los ladrones.

Y solo basto un largo aullido… para que todos entendieran lo que estaba pasando, y acudieran a mi llamado….





Escrito por: Roan Vanrey
19/09/2011







Capitulo I: sin mangos ni leña
Eran las 7:30 y para todos ya habían comenzado el día en la comarca. Roberto Medina se había levantado temprano; vivía en la pobreza como mucha gente de todo el paisito, había mandado a sus dos cipotes: Pedrito y Julio, a buscar leña.

Después de tres baldes de agua fría, en el patio de su casa (en el cual se encontraba el baño) se metió a su casita para vestirse. La casa tenia una estructura base de tablas y vigas de maderas formando un rectángulo, a su vez estaban forradas con laminas de zinc oxidadas y mal distribuidas al igual que en el techo. En su interior solo cabía lugar para tres catres viejos una mesita para el televisor y una refrigeradora pequeña. El año pasado le habían hecho un anexo, a la casa, para la cocina que era en verdad un cocinero de fogón muy rudimentario.

Después de vestirse; con una camisa del “frente”, un short jean que le quedaba un poco grande y sus respectivas chinelas de gancho, se dirigió a la cocina a desayunar un vaso con café y un pan dulce.

-¿vos y los chavalos?- pregunta María López, su mujer. Una muchacha de 25 años que se fue a vivir con Roberto porque, a la edad de 17 años salió panzona de él. Ella tenia previsto un buen futuro si hubiese seguido estudiando pero la vida a veces gira de maneras irracionales… o ¿seremos nosotros los que la moldeamos así?....

-los mande a traer leña- le contesta su marido- no tardan en venir, mínimo se fueron a cortar mango donde los Lacayos.

Los Lacayos eran gente humilde que solo trata de sobrevivir cosechando sus tierras, ya que disponían de 26 manzanas de territorio muy fértil, algo común en las tierras de ese lado del paisito y su propietario, Fernando Lacayo les trata de sacar provecho al máximo.

-Chavalos hijueputas, ojala y no me traigan leña verde y mangos celeques que los vergueo por pendejos- le afirma Roberto a su mujer.

Cuando de pronto entran sus dos hijos julio de 7 años y Pedrito de 6.

-¡un muerto!- llegaron gritando a coro ambos bien sudados, sin leña ni mangos.
-¡¿adonde?!- pregunto su madre exaltada.
-allá- se adelanto Julio- en el arroyo esta un hombre muerto todo chancomido…
-¡perate cipote!- le interrumpe su padre- ¿y la leña?
-si la traíamos, pero la dejamos tirada cuando vimos al muerto con los zopilotes- le contesta Pedrito a su padre.

La noticia no se hizo esperar, ya media comarca lo sabia y, Chachito Reynosa hijo del famoso Rafael Reynosa, ya se había encargado de regar la noticia, montado en su bicicleta.

Ya eran las 9:45 y toda la comarca yacía al redor del muerto. La policía acaba de llegar y les preguntaban a los niños si no vieron nada más.

-tenia un saco cargado de plátanos- le contestaba Pedrito al oficial Jorge Gómez.
-y ¿donde esta ahora ese saco?- le pregunto el oficial al niño.
-Quien sabe- le contesto este ultimo- alguien se lo llevo…

Y en efecto, Roberto Medina ya tenía plátanos para tres semanas. Después de dejar el saco en su casa se dispuso a subirse en su caponera y a trabajar llevando gente de un lado a otro.

Regresando con el cadáver… todo el mundo se preguntaba quien lo había matado… bueno para comenzar la victima era Juan Cepeda o “pata de rifle”; un reconocido ladrón que se metía a los terrenos ajenos a robar plátanos, aguacates, naranjas… etc. Se le conocía por ese apodo por tener piernas largas y poseer la habilidad de correr muy rápido; ¿y quien no? Si te siguen los perros y te están volando bala los cuidadores o Don Rodrigo Uriarte, cualquiera corre rápido…

El pobre cuerpo de “pataerifle” estaba lleno de grandes mordiscos y arañazos por todos lados. Hasta que; por lo que indico un policía, el golpe fatal fue un mordisco que se había llevado casi toda su garganta.

-yo digo que fue un Lion- afirma Jacinto “el junquero” esposo de María la canastera; una señora de tercera edad, que sabia el chisme del día y poseía una virtud para difamarlo que, a mi criterio tenia que estar en los libros de record por la gran velocidad a la que hacia correr el chisme, además se decía que era bruja y se convertía en “mona”… yo solo creía que tenia mas de 100 años pero en fin solo eran especulaciones… ambas.

- Hace rato vieron un Lion, mínimo bajo de la montaña y agarro a patae rifle en la noche -Le comento Pablo “mazate” a la policía, el era amigo de tragos de Jacinto y a veces se le ocurrían historias- yo digo que ese animal es el diablo, se me comió 3 gallinas la semana pasada; solo las plumas encontré.

Ese misterio de las gallinas lo resolvió Felipe Membreño, el jardinero de los Uriarte que descubrió los restos de las gallinas en el jardín de la casa donde trabaja. Al parecer los tres rottweiller de la casa de los Uriarte se habían escapado la noche anterior y devoraron las gallinas… al ser perros de gran tamaño confundieron sus huellas con algo mas.

-bueno sea lo que sea, busquen como enterrar esto antes que los zopilotes se lo lleven volando- les ordeno el oficial Mayor, Miguel Saballos- obviamente fue un animal así que, llamen al MARENA para que lo busquen y al Zoológico para que reporten que se les escapo un tigre.

Hace 7 años al zoológico de la capital se les escapo un tigre que afortunadamente fue capturado dos días después… bueno en realidad el tigre regreso solo y nadie siquiera movió un solo dedo además, el tigre cobro la vida de 4 perros y un chancho… que por fortuna ahora descansan en paz, por cierto los perros eran amigos míos…


Capitulo II: justicia en las fauces

Esa misma tarde enterraron el cadáver, lo lloraron y todo lo demás. Esa misma noche la comarca estaba de toque de queda hasta que encontraran al animal salvaje.

4 días después se les olvido el asunto y al 5 apareció otro cadáver. Este si estaba irreconocible.
Lo descubrió el cuidador de los Blanch. Los Blanch eran extranjeros muy reservados que casi nunca socializaban como todas las familias adineradas no se relacionaban con los lugareños.

La noche anterior intentaron robar en el terreno de los Blanch y el cuidador por la mañana solo estaba buscando el cercado que habían roto para repararlo, cuando se percato de la nube de zopilotes que rodeaban un bulto en el arroyo; informó a los dueños de la casa que a su vez avisaron a la policía.

-ayer a esos de las tres de la madrugada…- explica Jaime Vega. El cuidador a la policía- yo oí una bulla de los perros y después un aullido y todos los perros se callaron, yo creo que ese aullido lo hiso el ladrón por que los perros le tienen miedo a los coyotes… La alarma del corral de los caballos se activo y me fui a asomar en eso escuche unos pasos de personas y les monte bala, al rato el jodido salio corriendo; el andaba short jeans y una camisola azul oscura…

Y de esa descripción eran los trapos que cubrían el cadáver de Moisés Aguilar, un joven de 17 años que a como decían las malas lenguas robaba para comprar drogas.

Moisés Aguilar además de robar, tenia la mala maña de envenenar a los perros mucho antes de meterse a robar a las casas. A mi tío Miguel un medico animal completamente empírico lo llamaban a cada rato para salvar a esas inocentes criaturas, pero no siempre lo lograba.

En ocasiones acudían a mí para salvar a los desdichados perros que sufrían de las malas mañas…. No siempre los pude salvar y los que morían, morían en mis brazos aullando y llorando. A los que lograba salvar me quedaban muy agradecidos y yo sabia que podía contar con ellos, en lo que fuese…

-ni modo- dijo el oficial Gómez- encontró su justicia en la boca de “la bestia” y por lo visto este arroyo es el camino de los ladrones. Llévense ese cadáver a que lo examinen si no tiene agujero de bala para descartar la posible muerte por depredador y alejar las dudas…

Por supuesto que no encontraron ni plomo ni agujero de bala, lo mas preocupante fueron los medios…. Que irán a decir….

“en la comarca Leonel Reynosa, ubicada al sur-este de la capital; se encontró el cadáver de lo que en vida fue Moisés Aguilar un reconocido ladrón que a temprana edad encontró la muerte en un arroyo de la vecindad. La policía informa que tras haber hecho sus fechorías, el cuidador: Jaime Vega disparo un arma de fuego calibre .38 acertándole un tiro letal en cavidad torácica y después de haber muerto, los coyotes… se lo comieron…. Pero los lugareños afirman que fue devorado por la bestia…. Esto fue: Noticiero día a día, adelante con la noticia”.

Capitulo III: estrategias

La historia no se hizo esperar y llamó la atención de la población del paisitos, los noticieros trataban cada vez de hacer mejores reportajes. Ya habían pasado 2 meses y la taza de robos la primera semana disminuyo por miedo, y en la segunda comenzaron a hacerse de día; al ver que la bestia no aparecía comenzaron a hacer los robos de día.
Una que otra vida era cobrada en la noche pero solo eran ladrones que nadie quería; instituciones y asociaciones llegaron para capturar dicho animal que atentaba contra la seguridad humana pero era casi imposible seguirle el rastro al animal.

Un día después a la última muerte que ya eran 8 y todos de noche. El noticiero de la capital saco un reportaje, titulado “el asesino de ladrones” y esto corrió como tortilla caliente al desayuno, la comarca ya era famosa y comenzaban a esparcirse leyendas inventadas sobre este animal. Unos decían que era un justiciero, otros que era el diablo mismo que se llevaba a los que andaban por mal camino, pero lo que si era cierto es que si amanecía un perro muerto o apaleado se iba a tomar café en la casa de algún ladrón.

Esta verdad comenzó a ser reconocida por los ladrones y comenzaron a cambiar las estrategias, ya no lastimaban perros sino que les daban comida claro esta sin veneno, la táctica de la comida mantenía a los perros distraídos mientras los maleantes realizaban sus fechorías, a la primera prueba exitosa de un ladrón llamado Jacobino o “el negro” y todos los ladrones comenzaron a hacer lo mismo, tres meses y ni un solo “tamal” muerto hasta parecía que se organizaban para dar sus golpes “maestros” a los lugareños.

En vísperas de las fiestas patrias del paisito, la comunidad estaba agobiada por la presunta presencia de un demonio, un vengador, un justiciero o solo una bestia sedienta de sangre “inocente”. Las organizaciones del estado responsables de la seguridad nacional trataban de tapar el asunto con trapos rotos, como si un tratara de tapar el sol con un dedo… algo tonto si me preguntan.

Capitulo IV: purificación

En la iglesia Los devotos le pedían al sacerdote de la comarca que les diera una solución. El clérigo había llegado a la comarca un año atrás, fue enviado a esa zona del paisito para que sustituyera al antiguo sacerdote ya que este era tan anciano que en los sermones se le olvidaba el tema y terminaba hablando de los arrabales recónditos de su juventud. Algunos decían que era la misa de un iluminado otros… Jé, que simple y sencillamente abusaba del vino en la misa y fuera de esta.

El nuevo sacerdote no era joven pero si mas lucido que el anterior, su nombre era Francisco Villalta…. Un nombre particular y poco usual que llamaba la atención de la gente de la comarca, tan así que solo bastaba con el apellido para indicar respeto entre sus seguidores. El origen particular de este sacerdote lo desconozco por completo ya que no me atrevo a ir a la iglesia nada particular solo que me aburre la misa.

Las malas lenguas dicen que fue enviado a la comarca en contra de su voluntad ya que según dicen se oponía de las normas del cardenal del paisito y lo de sustitución del anterior sacerdote solo fue la excusa perfecta del cardenal para deshacerse el sacerdote Francisco….

Regresando al tema, el sacerdote esta demasiado comprometido con la petición de sus seguidores y si se reusaba a ayudar…. quien aguantaba luego las lenguas de la gente difamando al sacerdote ya que, hasta donde yo se, un sacerdote depende de sus seguidores y si el pueblo no lo quería por “X” o “Y” motivo muy bien podía ser relevado de su cargo y el cardenal lo podría mandar al mero culo del diablo.

-Muy bien- dijo por fin el sacerote a los devotos que le pedían una ayuda para que lidiara con la bestia- si es un demonio y ataca a los ladrones quiere decir que es una señal del señor para que olvidemos y nos despojemos de los pecados de la carne y que no le demos valor significativo a los bienes materiales…

Al escuchar palabras tan complejas los devotos afirmaron que el sacerdote hablaba con sabiduría… - en las noches aremos procesiones- continuo el sacerdote- purificando el pueblo y rociando agua bendita en las casas para mantener alejada a la bestia de nuestros hogares.

Y un rotundo silencio inundo la iglesia, no era un silencio completo ya que la gente murmuraba cosas… gotas de sudor bajaron por el cuello del sacerdote esperando la aprobación de su gente…

Se hacia un nudo en la mente del sacerdote buscando mas palabras para compensar lo que había dicho…- ¡AMEN!- se levanto diciendo un devoto y su esperanza los inundo a los demás y todos en una gran ovación aceptaron la petición del sacerdote…

-y en nombre del señor diremos- continúo el sacerdote ya entusiasmado por la aprobación del pueblo- ¡TE REPRENDO DEMONIO! y en el nombre del todopoderoso te ordeno que vuelvas por donde llegaste!- para un pueblo desesperado, estas palabras eran casi proféticas…

Esa misma noche comenzó la procesión del pueblo expiando sus pecados y limpiando a su comarca de los pecados de la carne…

Capitulo V: lo he visto

El 16 de septiembre después de las celebraciones patrias y en ocasiones de otra excusa para brindar y embriagarse, el doctor Rodrigo Luna llegaba al hospital con una goma moderada.

Al dejar su vehiculo en el parqueo le llamo le atención un hombre que estaba sentado en el anden temblando de frio, el doctor le pregunto si le ocurría algo y el hombre al ver al doctor, le brotaron de sus ojos una luz de alivio…

Maria, la canastera, le estaba informando de la ultima noticia a Chachito…

-Jacobino llego temblando al hospital pálido como muerto- le comento la mujer a Chachito- dicen que vio a la bestia con sus propios ojos- y después de escupir al suelo tres veces agrego- deberías de ir a verlo dicen que él solo se va a echar preso pero primero va a decir todo lo que ocurrió.

Al llegar Chachito al hospital noto que media comarca estaba alrededor de Jacobino este a su vez tenía a dos policías al lado. El aspecto de Jacobino no pintaba nada bien, menos el de los policías ya que parecían que se habían ido de farra “celebrando” la independencia del paisito… jacobino estaba bien sucio, como es de costumbre, pero también tenia la ropa hecha tirones y una venda en el brazo derecho que le abarcaba todo el antebrazo y parte del codo.

-ajá, habla- le ordeno el oficial Saballos- decí lo que vas a decir, que ya te vas guardado por un buen rato a la modelo.
-yo me metí en el terreno de los Lacayos- comienza a explicar el asustado ladrón- y pues comenzaron a latir los perros, yo solo me llevaba una cabeza de plátano para comer y en eso escuche un aullido.
-es cierto- dijo Chachito- la mujer de Nando me dijo que también oyó un aullido a eso de la media noche, ese era el mero cachudo.
-déjenlo terminar- le ordeno el oficial a Chachito, estando ya un poco molesto.
-y comencé a correr y escuche una manada de perros en los chagüites- continuo jacobino.
- ¿y como eran estos perros?- le pregunto el reportero Frank Ordóñez, reportero responsable del articulo el asesino de los ladrones que, quien sabe como se entero del asunto.
-¡hombre!- se impaciento Saballos- déjenlo terminar.
-eran de todos tamaños- continuo jacobino- y tenían los ojos brillantes como fieras. Llegando al arroyo me acorralaron en un círculo y me ladraban y gruñían, en eso se apareció un perro enorme de metro y medio de alto, negro como la noche sin luna y de ojos rojos como brasas…
-¡el cadejo!- grito un borrachito que se había asomado a la pelota de gente- yo también lo he visto…
-¡JUEPUTA!- gritó saballos – se pueden callar. A ver vos y que pasó.
-y ahí taba el gran perroncon viéndome a los ojos y enseñándome sus blancos colmillos enormes, y en eso, se apareció mi perro el paco- continuo jacobino, pero nadie se atrevió a preguntar algo ya que Saballos estaba colorado de ira- y mi perro se puso a ladrarle a la bestia, el gran animal quedo viendo a mi perro como si lo iba a matar y en eso yo agarre a mi perro para que no le hiciera nada. Y en cuanto lo agarre el perroncon me mordió el brazo y ahí no más me soltó, me quedo viendo enseñándome los dientes y luego se fue con la cabeza de plátanos en las fauces, en cuanto se fue, los demás perros también se fueron y el paco los siguió…

Todos guardaban silencio hasta que alguien dijo…
-¡ese hijueputa se la fumo verde!- dijo un chavalo que estaba oyendo todo.
-¡No!- se apresuro a decir jacobino- es verdad, te lo juro por mi madre que todo eso paso, si quieren los llevo donde ocurrió todo en el arroyo.

Y así fue,por morbida curiosidad todas las personas incluyendo a los policias accedieron a ir al arroyo en donde había sido en encuentro con la bestia.

Y en efecto, al llegar al lugar del que tanto afirmaba jacobino haber estado en presencia de la bestia, se noto en la arena un circulo de huellas de perro entre ellas además de las de Jacobino, estaban fuertemente marcadas huellas enormes como las que deja un caballo, pero con dedos o garras de perro, estas iban en dirección a la finca de los Lacayos.

Todo el gentío se dirigió a la Finca de los Lacayos y al llegar a ella, tomando como ruta el arroyo, encontraron a un mozo que estaba rozando el zacate, al ver el gran grupo de gente subiendo por el arroyo seguido de policías se les acerco para saber que estaba pasando.

Los oficiales le preguntaron si no había visto nada raro como: un perro grande, una jauría de perros o algo raro. Este negó con la cabeza todo y lo único raro que el había visto era una Cabeza de plátanos cortada a punta de mordiscos, el estaba apunto de llevarla a la casa. Los reporteros pidieron verla para tomarle fotos; por si se les ocurría otro reportaje, el mozo asintió y se las enseño a todos, al observar de cerca notaron que tenia marca de dientes por todos lados.

-mínimo ese fue jacobino el que la mordió- especulo Saballos un tanto escéptico.
-no lo creo- intervino Ordóñez- las marcas de los dientes son muy grande y jacobino no tiene la boca tan grande como para hacer ese tipo de marcas.
-además- le interrumpió un policía que acompañaba a Saballos- esas marcas son similares en los cuerpos encontrados…

Capitulo VI: veredicto

Definitivo… el hecho se hizo real, las especulaciones de una bestia cada vez se hacían mas relevantes era muy cierto que alguien se tomaba la molestia de matar… perdón “asesinar” a los malandrines que andaba en malos pasos, y el causante de todo era una “bestia”… No habría problemas si se tratara de un degenerado que asesinaba a diestra y siniestra ya que solo seria esperar a que la policía lo encontrara, se trataba de un animal y a como todos en la comarca decían “salido de las puertas del infierno mismo” la gran pregunta era…. ¿lo pueden matar?...

-¡muy hijueputa animal!- le dijo Saballos a Marlon Padilla que fue el policía que afirmo lo de la marcas de dientes en las victimas ya estando en la estación de policía.
-perdón- se disculpo este ultimo- no pensé que me pusieran mente
- no jodas ahora quien aguanta a esos reporteros amarillistas jodiendo y preguntando mierdas- le espeto Saballos muy serio y rascándose la cabeza, buscando ideas que inventar si llegaban a preguntarle cosas sobre el asunto, solo para que no lo agarraran desprevenido.
-pues algo iban a inventar de todos modos- agrego Padilla un tanto distraído.

Y después del ultimo reportaje titulado: “El asesino de los ladrones, el veredicto; Verdad o ficción” gente de todos lados comenzaron a llegar y sacar teorías hasta por los chagüites. Unas teorías decían que era el cachudo mismo, otras y mas aceptadas que se trataba de un depredador evolucionado y nuevo para la ciencia, también afirmaban que se trataba de extraterrestres... Já! con decir que hasta a el chupacabras metieron en el asunto.
Pero lo que la comarca mas aceptaba, era que se trataba del cadejo. Pobre y viejo cadejo nunca lo dejan en paz.

Y en cuatro meses el pueblo se lleno de gente de todo tipo: biólogos, detectives, preservadores de flora y fauna, hippies, investigadores de; paranormal, mitos y leyendas, cazadores de monstruos, psíquicos…etc. Con decir que el Hotel que quedaba al pie de la montaña, un hotel completamente naturista, recreo un atractivo turístico llamado “excursión en busca de la bestia”.

Era muy famosa la comarca y los más vivos comenzaron a alojar en sus casas a los extranjeros y a cobráles el hospedaje.

Lo que si no cuadraba en la historia de jacobino era el paco, su perro, y miles de preguntas rodeaban al pobre perro flaco como: ¿por que? ¿Que hacia ahí? ¿Quien lo llamó? ¿Que hizo para que la bestia no devorara a su dueño? Y muchas más. Algunos espetaban que era un ángel que llegó para salvarlos pero a como todos sabemos los ángeles salvan a la gente buena no a los ladrones, por otro lado que simple y sencillamente era un invento de jacobino, por otro lado, la mayoría creía que fue el cadejo blanco ya que la bestia según las descripciones era el cadejo negro

Para comenzar el cadejo es una leyenda antigua del paisito que correspondía a la de dos hermanos cuya madre antes de morir se los ofreció a un dios para protegerlos de las atrocidades y crímenes que cometían los conquistadores ya que según narra la historia esta leyenda data desde la época de la colonia. Según se dice el dios benevolente los convirtió ambos en unas fieras a las cuales les otorgaron el nombre de “cadejo” para que se defendieran del hombre blanco, el que venía del otro lado del mar, pero al parecer el mal corrompió a uno de ellos, el hermano malvado por envidia asesino a la amada del hermano bueno o sea el cadejo blanco, triste y melancólico el cadejo blanco vaga por la tierra tratando de encontrar nuevamente el amor y buscando la cura de la maldición que lo atormenta.

Y de vez en cuando se que se les aparecen a las personas, ambos hermanos, a su vez libraban una batalla por quien es el más fuerte. Pero solo es una vieja leyenda y por desgracia ya casi olvidada.

Lo mejor de todo el asunto de la bestia era que de robos…. Ni se hablo, era tanto el miedo que tenia la gente de salir de sus casa que lo único que recorría las calles de noche era la procesión que llevo a cabo el sacerdote para purificar el pueblo, ya había pasado casi un año desde la aparición del cadáver de patae rifle y la procesión se hizo costumbre entre los pobladores que pagaban condena arrepintiéndose de sus pecados y de su avaricia, tan grande era su miedo y su fe que, triplicaron los diezmos. Además de los creyentes estaban los investigadores monitoreando las cámaras que colocaban “estratégicamente” para capturar a dicho animal.

Un día Josefina la hija de Fernando Lacayos regresaba de noche a su casa de habitación y se le ocurrió llegar por el camino mas largo y oscuro que pasaba por la candelera seguía un camino desolado y extenso hasta llegar a las Rampas que quedaban como a cuatro cuadras de su casa. ¿Por que se le ocurrió tomar dicho camino? Porque secretamente tenia novio y regresaba de “clases” de la casa de su presunto novio.

Dos trabajadores de la candelera que vivían lejos de la comarca decidieron ir a las rampas a ver que agarraban, no creían en esas historias de la tal dichosa bestia y por ignorantes no le tenían miedo. Las rampas además de quedar a cuatro cuadras de la casa de los Lacayos era la parte del camino más oscura y si algo sucedía ahí casi nadie se daría cuenta.

En cuanto los trabajadores la lograron ver a la muchacha a escasos metros de distancia de ella, la comenzaron a enamorar, no les hizo caso y ella siguió su camino un tanto nerviosa. Hasta que unas gélidas manos la agarraron y le taparo la boca para que no gritara, con costo se le logro escapar un grito ahogado mientras forcejeaba contra sus atacantes para poder librarse. El alboroto que estaban armando en las rampas difícilmente podría ser escuchado por una persona pero los perros comenzaron a ladrar…

Capítulo VII: justiciero o asesino…

Era una noche helada y con un poco de viento monsonicos muy raro para el mes de febrero, la luna estaba en su punto máximo en el cielo y estaba en la etapa de cuarto menguante, los rayos de luz lunar eran tenues sobre la tierra y el follaje de los arboles alrededor del camino pintaban manchas de oscuridad absoluta en terreno de arenilla. John Millerun famoso investigador de monstruos que había llegado al paisito con la esperanza de capturar ha dicho animal. Era un hombre inteligente, atlético y multifacético, cualquiera que lo conociera diría que tenía las habilidades para ser un hombre de acción, empresario o político. Pero lo que a él le llamaba la atención eran las cosas exóticas, la aventura y mitología así que se encarrilo en el mundo de las aventuras decidió unirse a un grupo de “cazadores de monstruos” el cual le dio mucha fama con sus “hallazgos y teorías” extravagantes.

En fin él se encontraba recorriendo estos parajes con sus colegas, documentado cada noche. Llevaban meses sin pista ni rastro de nada que seguir, John estaba dispuesto a captar todo con su cámara. De pronto un estruendoso aullido se escucho, como un rayo que cae a lo lejos y que su onda sonora inunda cada rincón a la redonda y hace temblar el corazón de los hombres…

Regresando con Josefina le habían rasgado las ropas y ya la tenían “domada”. Un aullido estruendoso se escucho a lo lejos pero por la emoción y mientras decidían quien seria el primero, los trabajadores no notaron tal aullido… la bestia ya estaba en camino.

Al fin decidieron ser equitativos y comenzar los dos, se bajaron el cierre del pantalón y trataron de acomodarse lo mejor posible Josefina lloraba y mantenía los ojos cerrados ansiosa de todo fuese una pesadilla…

Repentinamente uno de sus atacantes cayó al suelo con brutal fuerza, mientras que el otro murmura y hablaba cosas sin sentido, minutos de desesperante silencio devoraba la ansiedad de josefina que deseaba que todo acabara pronto, un gruñido feroz le erizo la piel a la joven mientras mantenía sus ojos cerrados entre llanto y angustia.

El silencio fue roto por las palabras que articulaba el hombre y débiles pasos se escuchaban en la arena aparte de las pisadas del trabajador, alguien más estaba con ellos. La jauría de perros empezaba nuevamente a ladrar, mientras que el hombre lanzaba amenazas… hasta que un un grito de dolor apagó toda actividad… el miedo la inundo por completo, no sabia muy bien lo que pasaba a su alrededor pero insistía en mantener sus ojos cerrados… unos pasos débiles se acercaban lentamente y hacían crujir de manera sutil la arena en donde se apoyaban, ella pudo sentir el calido aliento de la bestia en su rostro y oler la sangre en las fauces. Ella sabia que todo se había acabado vio su vida pasar de manera momentánea.
Un gruñido aterrador estremeció el cuerpo de Josefina el cual temblaba de miedo, un miedo atroz que atormenta por siempre el alma de sus victimas y eliminarlo seria tan desgarrador como si te arrancaras las uñas de los dedos estando consiente…

Todo estaba perdido, hasta que los perros comenzaron a ladrar nuevamente después de un minuto de silencio una lengua ancha como la palma de una mano humana adulta acaricio la cara de Josefina y el trotar repentino de la jauría se alejaba…

John apresuro el paso para llegar a la escena donde todo había ocurrido, por dicha se encontraba a una distancia moderada del lugar y trataban de seguir el ladrido constante de los perros. Cuando por fin llegaron a las rampas estaban dos cadáveres tirados en el arena uno con el cuello roto y el otro con la cabeza desprendida del cuerpo le tomaron fotos y observaron que, el que estaba sin cabeza tenia un cuchillo ensangrentado en sus manos. John como todo investigador “bien” preparado tomo muestra de la sangre que cubría el cuchillo. Y se dirigieron a la casa mas cercana para indagar un poco mas, después de un largo rato de merodear entre las casa que eran escasa les llamo la atención un grupo de gente que se arremolinaba en la casa de los Lacayos, al llegar, media comarca se encontraba en el lugar y escuchando el relato de josefina que entre sollozos pudo narrar lo que escucho, al final lo mejor que pudo decir era la dirección en la cual escucho a la jauría retirarse… en dirección a la montaña.

Capitulo VIII: una foto, más que mil palabras

Mientras todos investigadores de las diferentes ramas se armaban de herramientas y valor para ir a la montaña, los reporteros igual que zopilotes se arremetían alrededor de las victimas y josefina. La policía llegó para despachar los cadáveres y se dispusieron a esperar la llegada de los investigadores. A la mañana siguiente llegaron con las manos vacías.

John les pidió a sus colegas que recogieran las cámaras para ver si lograron capturar algo. Después de varias fotos de murciélagos, lechuzas y perros no obtuvieron nada… al pasar las ultimas fotos de la cámara puesta en la finca de los Fonseca…

-por fin!- exclamo un colega de John.
-algo bueno?- pregunto este.
-lo tenemos, mira- le ordeno a John.
Y en efecto ahí estaba una foto completa de la bestia, erguida y su cuerpo estaba de perfil pero su cabeza viendo hacia la cámara, era exactamente a como jacobino la describía, pero no era un perro sino un lobo lo curioso es que tenia una mancha de sangre en un costado como si hubiese sufrido de una apuñaleada. Su pelaje era tupido y negro como la noche sin luna, como el vacio mismo, y la cabeza perfectamente esculpida a la de un lobo y en sus fauces brotaban hilos de saliva y sangre fresca, solo que este lobo tenia una altura de metro y medio y un largo de 1.78 metros era demasiado grande para ser un lobo común y corriente.

John pasó la siguiente foto y ya no estaba. Reunió a todos sus colegas ya que necesitaría ayuda para capturar a este animal tan grande, además que tenia algo en mente. Después de reunir a todos en la casa donde alquilaban y de mostrarles la foto de la bestia (la cual los impacto y asusto a varios) les explico que estaba herida y que se refugiaría en la montaña además que…

Capitulo IX: ayuda por otros medios

Ya eran las 10:30 cuando Clara Robleto salía al patio a darles de comer a sus perros, ya se les había pasado por mucho la hora de la comida ya que les daban de comer dos veces al día, al llegar a la parte trasera del patio llamo a sus perros al ver que estos no llegaba y tampoco estaban por ningún lado regreso a su casa y llamo por teléfono a su vecina mas cercana que quedaba a tres cuadras de su casa preguntando si no estaban por ahí sus perros esta negó y curiosamente noto que la mañana estaba demasiado tranquila y los perritos de raza salchicha que ella tenía tampoco estaban…

-Está herido y seguramente se refugiara en la montaña- (continuando con el discurso de John que de por si ya había reunido a un buen grupo de habitantes de la comarca)- si no lo han notado no hay ni un solo perro en las calles… por lo tanto si las historias son cierta deben de estar con la bestia si encontramos a los perros encontraremos a la bestia y por eso los he reunidos a todos, necesito de su ayuda para capturar a este animal, tanto de los habitantes como la ayuda de mis demás colegas científicos…

Todos estaban estupefactos por el hecho de que la bestia era real y más aun que sus propias mascotas la ayudaran o colaboraran de alguna u otra forma con un animal tan sanguinario como este.
Además John les pidió a los demás investigadores que disponían de cámaras que las revisaran y las colocaran de manera estratégica en las faldas de la montaña y lugares cercanos al arroyo…

Por otra parte los devotos a la iglesia y seguidores del sacerdote estaban indignado ya que sus rezos, oraciones y demás intentos de liberarse de la bestia habían fracasado… unos siguieron rezando y realizando la procesión con mas devoción otros por otra parte decidieron consultar con un experto del tema… y quien mas experto en el asunto que Maria la canastera que decían que era bruja.

Un buen grupo de personas se dirigieron a la casa de dicha experta en busca de ayuda y esta los recibió como si lo hubiese estado esperando desde hace mucho tiempo.

-¿Y a que debo la visita de tanto gentío?- pregunto la anciana mujer con un tono sarcástico.
-pues- se adelanto Chachito- esperamos que usted tenga respuesta a las peticiones de todos por matar a este animal que esta jodiendo la paz de la comarca.
- mmm- asintió María al ver la preocupaciones de sus vecinos y amigos- muy grande esta la cosa por lo visto, pero no se preocupen yo les voy a ayudar porque también a mi me afecta pero necesito algo como incentivo.
- y que es ese incentivo?- pregunto Martha Gutiérrez una mujer temerosa de su dios que por desesperación se encontraba buscando ayuda.
-ese diezmo que le dan a la iglesia- contesto la anciana con un brillo de astucia en los ojos- dénmelo a mi y yo voy a hacer que la bestia desaparezca.

Todos se quedaron murmurando unos pocos se retiraron pero al final aceptaron. La anciana mujer entro a su casa y el gentío se disperso con una áspera esperanza en sus corazones y la anciana reía a sus adentros…

Capítulo X: la “gran” aventura

Y así John y los investigaron pusieron rumbo a la montaña con la certeza que esta vez si lograrían capturar un monstruo verdadero, la sensación de ser grandes, la impaciencia y ambición inundo a todos hombres y jóvenes que componían el grupo de expedición. recorrieron fincas, pastizales y caminos en dirección a la montaña, John tenia planeado que dicha expedición tomaría días ya que la montaña era bastante grande y un bosque frondoso la vestía de verde…

Mas sin embargo solo les tomo un día entero dar se por vencidos no había rastro absoluto de que este animal halla pasado por esos lares. Las personas que habitaban al rededor no notaron ni confirmaron nada referente a la bestia solo repetían lo que todos ya sabia.
De camino de regreso a la comarca pasaron los plantíos de frijol de los Fonseca y vieron a un grupo de 5 perros correr a todo galope a en dirección a la montaña decidieron que solo 7 seguirían a estos perros encabezados por John. Cuatro horas después regresaron a la casa que alquilaban con las manos vacías ya hacían las 10:26 de la noche cuando entraron a la casa y el reportero Ordoñez que ya se había vuelto famoso estaba sentado esperando el arribo de los investigadores, junto a el se encontraba el oficial Saballos discutiendo sobre lo que la gente debe y no debe saber… por si fuese poco agregar la conversación ya estaba pasando a discusión cuando los 7 investigadores entraron con su voluntad rota.

-y al fin que paso?-Pregunto Saballos levantándose de golpe de la silla.
- nada no lo pudimos encontrar- contesto John un poco decepcionado.
-como puede ser que no lo hallaran- se impaciento Saballos- ¿y los perros que siguieron?
- solo andaban paseando- contesto un compañero de excursión de John un poco impaciente ya que ellos no tenían que rendirle cuentas a nadie- no había ni bestia, ni sangre ni nada que seguir.
-increíble como unos perros burlaron a los extranjeros- intervino un desconocido.
- no nos burlaron- afirmo John- ¿y quién es usted?
Antes que el extraño contestara la interrogante ya estaba saludando a Saballos y este último decía:
-gracias por venir, no pensé que se tomara la molestia.
-mi nombre es Sean Caldera- contesto el hombre extraño- y estoy aquí por petición del oficial mayor; Miguel Saballos. Soy jefe de seguridad civil de Nicaragua y detective y por lo visto necesitan de uno.
-muy bien- dijo John- usted a lo suyo y nosotros…
-esta Claro que no tienen ni idea de donde comenzar a buscar a la “bestia”- intervino Sean con un tono burlesco- y mas aun su procedencia y por lo visto es muy inteligente fíjense en la mancha de sangre en el costado.

Y señalo la pantalla de una computadora en la cual un biólogo estaba observando a la bestia tratando de averigua que especie era.

-esta herido- dijo Saballos desconcertado.
- guau!- exclamo John- que gran descubrimiento.
- aparentemente herido- repuso Sean haciendo caso omiso al comentario de John- dale Zoom a la imagen y veremos que tan profunda es esta “herida”.

El biólogo amplio la imagen en la pantalla del computador pero no se pudo apreciar muy bien la dichosa herida por tanto pelaje.

-y ¿entonces?- preguntaron casi todos en desconcierto.
-dos cosa- agrego Sean- o se macho de la sangre de sus victimas “accidentalmente”, o lo hizo apropósito solo para despistarlos y que siguieran falsos rastros.
-¡JA!- se burlo sarcásticamente John- o uno de las victimas se defendió y la hirió a la bestia de gravedad, una herida en ese lado puede ser mortal ya que el cuchillo que se encontró en la escena del “crimen” es lo suficientemente grande como haber atravesado un órgano ya mande las muestras para un análisis y así sabremos un poco mas de sobre este animal. Solo esperemos un par de días y me enviaran los resultados.

-muy bien- inquirió Sean- que así sea pronto veremos dichos resultados y así nos haremos una mejor idea…
-¿idea de que?- pregunto saballos cuando Sean dejo inconclusa la oración.
-de quien tiene la razón- contesto John.

Capitulo XI: la ayuda de un desconocido

A la mañana siguiente todas las cámaras estaban destrozadas a punta de mordiscos. Lo cual fue una gran impresión para sus propietarios, estos al revisar las memorias de las cámaras (las que pudieron salvar) solo captaron fotos de los perros de la comarca jugando con ellas.

Pasaron dos meses y los investigadores estaban de brazos cruzados esperando que les enviaran sus nuevas cámaras y el resultado de las pruebas el cual había tardado demasiado tiempo para un simple examen de laboratorio. Agregando que los contribuyentes de dicha expedición estaban un poco molestos (por no decir encachimbados) por el hecho que los gastos eran demasiados altos, para comenzar que los “científicos” expertos en el asunto de investigadores (aquí abarco todas las ramas que se tomaron la molestia de llegar a la comarca) solo comían los tres tiempos en restaurantes caros por no estar “acostumbrados” a la comida latina.

En uno de los tantos almuerzos que hicieron todos los investigadores en un restaurante, comenzaron a buscar un nombre y un origen a la bestia para no referirse a esta de una forma burda y así nombrarla de manera más técnica.
Además comenzaban a especular si era inteligente o solo eran sus instintos de depredador.

-ya tenemos los resultados John- le informó un compañero de trabajo de John a los demás científicos.
-¡excelente!- exclamó John al oír la noticia.
-bueno- comenzó a leer Peter ( el compañero de John) en voz alta- aquí dice que el dueño de la sangre tiene alta concentración de triglicéridos y que su tipo de sangre es…..
-¿es qué?- intervino un biólogo cuando Peter dejó inconclusa la lectura.
-es AB positivo- concluyo Peter- por lo tanto es de humano…

Después tal decepción comenzaron a divagar entre tantos nombres como: cerberos, cannius demonius, saberclaws…etc. decidieron llamarlo cadejo… regresando a los orígenes de la mitología criolla del país y dándole prestigio a su cultura.
En cuanto a su inteligencia estaba claro que era demasiado astuto para ser un simple lobo o perro al igual que demasiado grande y fuerte. Por otro lado el origen lo preferían que fuese del mismo infierno.

-y si es un hombre lobo- sugirió el investigador de sucesos paranormales un tal Paul Smith.
-imposible- lo contradijeron los biólogos casi al unísono- no se puede dar una metamorfosis en un vertebrado a gran escala y menos reversible- se adelanto uno de ellos.
-y si es un ángel- volvió a especular Smith.
-¿Qué?!- preguntaron los demás.
-porque- comenzó a explicarse smith- si solo mata a ladrones y a violadores…además lo ayudan los demás animales, debe ser de creación divina.
-no- le negó un biólogo- a mi parecer solo es un depredador que ha sobrevivido o evolucionado en la montaña por mucho tiempo y al ser de la familia de los canidos los perros solo lo ven como un macho alfa y por lo tanto le tienen respeto y obediencia.
-como es posible que fundan la ciencia con especulaciones tan vagas y religiosas- intervino John molesto por el resultado del examen y por haberse equivocado y de alguna u otra forma aceptar que perdió.
-la verdadera pregunta seria- intervino Sean que acababa de llegar al restaurante- ¿Cómo un simple animal pudo engañar a los extranjero con falsos rastros y sangre “falsa”.
-me imagino que ya se dio cuenta de ello por sus propios métodos o que ya lo sabia- le dijo John al detective.
-si y no- contesto en tono desafiante- si me di cuenta a mi manera y no lo sabia hasta que tu me lo afirmaste…
- y si le tendemos una trampa- intervino Smith.
- si seria bueno… pero como?- le contesto John.
-fácil- le respondió Sean.
- si es tan fácil porque no lo ha hecho usted?- le pregunto un biólogo que estaba al lado de Paul.
-“si sos bueno en algo nunca lo hagas gratis”- le contesto Sean.
-Cuanto quieres?- le pregunto la mayoría.
-nada monetario- respondió Sean con un tono alardeante- solo parte del merito de captura.
Tras un largo murmureo de todos los afectados en el asunto de captura terminaron aceptando la participación de Sean y le preguntaron en que se basaba dicha trampa.
-bueno si son buenos observadores- les contesto Sean- se darán cuenta que la carnada vive en esta comarca y en abundancia solo es de ver como los lugareños reaccionas y nos adelantarnos a los hechos… o sea anticiparse al futuro…

Capitulo XII: los preparativos

Y en la plaza principal estaba la preparación para el exterminio de la bestia. Maria ordeno que colocaran 9 pilares y que estos en su parte superior los conectaran entre si con vigas de madera formado un rectángulo tridimensional gigante. También ordeno que se construyeran jaulas grandes y que armaran cercos de 2 metros de alto en todas las calles que rodearan o fuesen punto de acceso a la plaza.

Ya estaban a mediados de Marzo y las noches eran calidas y secas, Sean buscaba como poner las nuevas cámaras de los investigadores en lugares donde posiblemente pasara la bestia, anticipándose al plan que tenia Maria, pero les agrego algo
adicional a las cámaras…

Las caponeras ya no trabajan muy noche para evitar encuentros con la bestia y le estaba yendo mal económicamente a Roberto Mediana. Este estaba en una hamaca en el patio trasero de su casa disfrutando de la noche cuando escucho una bulla de perros, por miedo a lo que pudiese pasar, entro a su casa y cerro todo, lo mismo hicieron todos los vecinos; cerraron puertas ventanas, rejas y en medio de toda la actividad y el apuro de estar a “salvo” se escucho un largo aullido… el cual acelero las cosas.

El trotar rítmico y a todo galope de la bestias sonaba como si fuesen matracas agitadas en una purísima en la cual el que hace mas bulla ganas mas cosas.

El fino aire condensado de la noche acariciaba el negro pelaje de la bestia y lo hacia ondular levemente en la superficie de su cuerpo como si estuviese danzando con el.

El terreno cubierto de pastizal se abría, dejando que la bestia pasase por un angosto trecho sin que su vista se bloqueara por el monte y las hojas del pasto rozaban sus patas como queriendo detener su paso…

En la plaza toda las personas involucradas en el plan de Maria estaban esperando una señal para salir y matar a la bestia, todos estaban armados con machetes, pistolas, rifles y palos esperando el momento indicado para atacar…

Capitulo XIII : el plan

El trote apresurado de la bestia se calmo al llegar a la plaza… tranquila y desolada, al advertir de la estructura rectangular que estaba en medio de la plaza se fue a asomar… y ahí estaba la escena espeluznante, doce cadáveres de perros colgaban de la estructura de madera, estos se oscilaban lentamente de un lado otro empujados por una leve brisa… el aspecto de terror en el rostro de los perros remarcaba un dolor agonizante, todos estaban con la lengua de fuera y los ojos sobre salidos y llorosos…

Y el pobre corazón de la bestia se desbocó al ver tan temible acto de crueldad… y un largo y doloroso aullido se escapo de las fauces de la bestia, era un llanto tan triste y melancólico que los demás perros que aun seguían con vida dejaron escapar un llanto similar, el desgarrador sonido que se producía lograba hacer brotar lagrimas de los ojos de la bestia, esa expresión tan humana rechazaba la idea de pensar si realmente era una bestia…

Erguida esta ultima seguía aullando con sincero dolor la perdida de sus camaradas hasta que una explosión interrumpió el desdichado quejido, y un dolor punzante y quemante atravesó un costado de la bestia… aturdía y conmocionada dio unos pasos hacia atrás hasta que otro dolor similar le atravesó una pata trasera; a lo lejos se escuchaba la voz de Jacinto Medina el junquero diciendo: “le di”…

Capitulo XIV: persecución

Roberto ya se encontraba en su puesto, uno de tantos puestos distribuidos por lugares estratégicos alrededor de la comarca, grupos de personas esperando a que; si la bestia pasaba por ahí la iban a cargar con todo desde disparos de escopeta y rifle hasta con piedras y palos.

Gotas de sudor helado resbalaba por la nuca de todos los que acompañaban a Roberto y entre murmuros decían lo que le harían a la bestia si llegase a pasar por donde ellos se encontraban, hasta que la charla se interrumpió por un largo y quejumbroso aullido.

La ansiedad de lo que podría llegar a pasar bañaba al cuerpo de Roberto, estaba listo para todo no le importaba nada y un disparo se escucho seguido de otro y otro, y otro, en la plaza comenzaba la lluvia de balas en contra del cuerpo la bestia, los gritos de los lugareños inundaron la tranquilidad de la noche y Roberto ya sabia lo que estaba pasando.

La bestia desesperada corrió con todas sus fuerza y haciendo caso omiso del dolor que punzaba distintas partes de su cuerpo siguió trotando a todo galope, unos cuantos ingenuos trataban de bloquearle el paso pero la bestia si bien los esquivaba con agilidad impecable o los embestía y le arrancaba con sus fauces lo que pudiese agarrar hasta que un buen grupo de personas le cerro el paso, la luz de sus lámparas de mano le dificultaba la vista a la bestia que no podía distinguir a una persona de otra y no sabia a quien atacar primero…

-ahora si te llego la hora animal hijueputa- exclamo una sombra que sobresalió de entre el grupo.

Y ahí estaba el blanco perfecto para asustar a los demás y tener la oportunidad de seguir huyendo pero ya había perdido mucha sangre y estaba comenzando a nublarse le la vista. Otro grupo de gente rodeo a la bestia amenazándola y formaron un circulo alrededor de esta.

-ahí esta, María ya la tenemos- se escucho el grito desesperado de un chavalo- a como vos lo planeaste la agarramos.
-así parece- agrego María- y ahora quien la va a matar de los presentes.

Al oír estas palabras la bestia metió la cola entre las patas y comenzó a temblar de miedo… no podía ser, su fin ya estaba cerca iban a morir en manos de las personas que trataba de ayudar librándolas de los maleantes que le daban tanto dolor de cabeza a comarca… que gente mas mal agradecida después de hacerle los favores que ellos no se atreven a hacer, así es como pagan…

-noon hombre! si este animalito ya no le va hacer daño a nadie mas- sobresalió la voz de Gómez, este tenia un machete en una de sus manos y un revolver en la otra- ya esta pues yo le voy a dar fin a su sufrimiento.

Y sin una pizca de lastima alzo el machete cuyo filo brillo tenue a la luz de las lámparas y cayo ruidosamente contra el suelo… unas gotas de sangre empaparon la tierra en la que estaban parados, Gómez cayo al suelo gritando y gimiendo de dolor mientras la bestia seguía de pie y erguida con un brazo en sus fauces gruñendo en tono amenazador.

Tal situación aterrorizo a los demás haciendo que estos se apartaran y dejaran un estrecho en el cual la bestia pudo escabullirse sin antes despertar miedo entre las personas que la rodeaban… “mato a Jorge” fue lo ultimo que escucho la bestia al alejarse del gentío corriendo en dirección a la montaña…

Capitulo XV: mordiendo el anzuelo

-como lo mas probable es que el plan de la gente de la comarca falle- comenzó a hablar Sean que se encontraba con los extranjeros al pie de las faldas de la montaña- esperaremos a que la bestia venga a nosotros, todos los grupos ya están distribuidos en la periferia de la montaña los radios están encendidos y las trampas de red, jaula y fosas ya están predispuestas solo esperando a que algo caiga…
-aquí equipo cabo- interrumpió el discurso una llamada por radio- tenemos avistamiento de la bestia se dirige al nor-este desde su posición, base cambio.
-cual es el posible camino de entrada a la montaña?, cambio- le pregunto Sean.
-los ojos de agua y el acantilado del borracho, cambio- le contesta el hombre del equipo cabo a Sean.
-todos diríjanse al puesto del control del equipo cabo…- ordeno Sean antes que lo interrumpieran.
-aquí el puesto Delta tenemos 3 trampas activadas, dos de fosa y una de red y en todas cayo algo muy grande- anuncio por radio Paul el de los paranormales.
-No puede ser- negó Sean- revisen bien eso, la bestia hasta donde sabemos se dirige por el costado este a la montaña, cambio.
-aquí puesto sigma, revisen bien, la bestia la acabamos de ver se dirige en plano sur-este a la montaña va por el arroyo- les informo John- estamos en persecución de la bestia.
-la bestia esta herida- se escucho la vos del reportero Ordoñez- estoy en la plaza y le volaron bala a la bestia, la hirieron de gravedad pero antes mato a dos mas y le arranco el brazo al policía Jorge Gómez cuando la habían acorralado.

La frustración lleno la mente Sean era imposible que un animal pudiera haber hecho todo eso… desde planear su huida hasta saber que le tenderían una trampa, no sabía que hacer en ese momento si darles ordenes que persiguieran a las presuntas bestias en cuyo caso sería arriesgar más vidas humanas o si regresaran ya que era demasiado peligroso ir a la montaña de noche…

-a todas las unidades regresen si esta realmente herida de gravedad esperemos a que aparezcan los primeros zopilotes es muy peligroso ir a la montaña de noche- les ordeno Sean.
Y así fue todos obedecieron menos John…

Capitulo XVI: decisiones

El dolor atormentaba el maltratado cuerpo de la bestia que ya estaba exhausto de tanto correr a tientas en la noche y decidió descansar. Ya la bulla de la gente se escuchaba a lo lejos y eso la reconfortaba un poco más, estando del otro lado de la montaña ya estaba a salvo de todos…
¿como llego ahí? pues el arroyo tiene un sinnúmero de cuevas socavadas por antiguas corrientes de agua o otras que solo se llenan en invierno o en temporada de huracanes según dicen los lugareños esas cuevas son excavadas por duendes y que se dirigen al infierno mismo en lo partícular son solo pasadizos naturales que sirven como buen atajo hacia ciertos sectores de la montaña, las sierras, el lago y algunos lugares del valle aledaño al volcán Masaya que casi nadie conoce… la bestia decidió subir a la punta de la montaña donde hace mas frio y donde se rumora que hay leones de montaña además que nadie habita ahí.

En la subida, torpemente arrastraba sus pesadas patas y se detenía en los ojos de agua a refrescarse un poco.

La subida le tomo gran parte de la noche y de vez en cuando sentía el presentimiento de que estaba siendo seguida, su lento caminar se detuvo al llegar un claro casi en la cima de la montaña y se decidió en dormir ahí…

John estaba tan desesperado por capturar a dicho animal que seria capaz de hacer lo que fuese para lógralo… comenzó a seguir un rastro leve de ramas rotas y olor a sangre la dirección era hacia la cima de la montaña y apresuro el paso para llegar hasta haya… al llegar a un claro escucho la respiración ruidosa de la bestia y ahí estaba postrada en el zacate con una respiración lenta y pausada, estaba tan cansada que ni siquiera se percato de su presencia… los primeros rayos del sol acariciaron el tupido pelaje de la bestia y esta abrió sus ojo y voltio su rostro a John, el miedo lo inundo por completo y solo pensó “que hermoso ejemplar, que mal que sea el único que lo logro apreciar”…


Capitulo XVII: la farsa de la bestia

Empezaba el mes de mayo y las primeras lluvias lavaban el follaje que recubría la montaña ya habían pasado dos meses desde la persecución de la bestia y no había noticias de ella las personas del pueblo habían encontrado recientemente un cráneo enorme con colmillos grades todos juraban que era la bestia buscaron durante días los restos del esqueleto y encontraron gran parte de este lo armaron y en la plaza exhibieron el esqueleto de “la bestia”, esta exhibición solo duro unas semanas después se robaron los huesos.

A María la canastera la miraban con respeto y se dirigían a ella como doña o señora y su palabra siempre se tomaba en cuenta en las decisiones que tomaban los representantes de la comarca para cualquier actividad que se llevase a cabo.

Sean se retiro de la comunidad al día siguiente de la persecución ya que sabia muy bien que el merito de acabar con la bestia no se le seria otorgado, los extranjeros regresaron a sus países y John es hasta estos días y no aparece, se le dio por perdido en la montaña.

El reportero Ordoñez tiene su propio programa de televisión y da ciertos discursos o es invitado a eventos internacionales sobre leyenda y monstruos de la mitología popular.

La comunidad sigue igual, regresaron a las costumbres cotidianas y volvió a ser un punto mas en el mapa, los robos aun siguen y de vez en cuando aparece un perro muerto. Solo que ahora se acostumbra los lunes y domingos realizar procesiones para expiar pecados, al final el sacerdote fue aceptado por sus seguidores los domingos de misa todos ansían escuchar el sermón o espera al atardecer para participar en la procesión a como dios manda…

Se acordó en la comarca realizar “el festival de la bestia” ya que habían logrado vencer a dicho animal y querían que ese glorioso día fuera recordado por las futuras generaciones… después de tanto elegir el día se acordó que fuese un 27 de julio… a María le parecía bien esa fecha y lo que ella decía se hacia…

Capitulo XVIII: dulce venganza

Era una noche de invierno y estaba la María en su casa preparando la cena para su marido, este estaba metiendo a las gallinas en su corral, el gobierno del paisito les había regalado unas cuantas gallinas, cerdos y una vaca… simplemente por estrategia de campaña lo mismo hicieron con muchas familias de la comarca…
Maria tan ocupada de sus asuntos le interrumpió el pensamiento el grito de su esposo ella se dirigió al patio y estaba el cuerpo de Jacinto colgado de un árbol, los pies le temblaban y la expresión de horror se desdibujaba del rostro. Alarmada por la escena corrió a su casa a buscar un cuchillo para bajar a su esposo y un enorme sombra le cerro el paso… la noche comenzó con el grito horrorizado de María…

Roberto estaba esperando a que fuese media noche, sin presencia de la bestia se había dedicado a meterse a robar en los terrenos ajenos para buscar el “sustento” de cada día ya que hace 1 año se llevo el botín del primer ladrón que fue asesinado por la bestia. Ya siendo media noche comenzó a caminar al arroyo, llegando a el se iba a meter a robar en los terrenos de los Reynosa.

Estando ahí, comenzó cortar plátano, se llevaba 3 cabezas de plátano para su casa cuando de pronto una sombra enorme le corto el paso… no podía creer lo que estaba viendo…

-¡ay mamita!- exclamo Roberto- si vos ya estas muerta…

La bestia enseño sus grandes colmillos blancos y de sus ojos destellaba un intenso brillo de fiereza…

-padre nuestro que estas en los cielos- comenzó a rezar Roberto arrodillándose y cerrando los ojos ante la bestia -danos hoy el pan de… ca...ca…da día- la voz de Roberto comenzaba a quebrarse de tanto miedo que sintió un chorro caliente de orina descender por su pierna -no nos dejes caer en la tentación y líbranos de todo mal…
-amén- alguien más término el rezo de Roberto.

Este ultimo abrió los ojos y lo ultimo que vio fueron las fauces de la bestia rodeando su cabeza… y esa noche fue vengada la muerte de los doce perros, los responsables al igual que Roberto cayeron uno por uno en una sola noche….

La comarca amaneció de duelo una vez más. Es hasta hoy y se puede ver a María la canastera andar de un lado a otro en la plaza mendigando, tras la muerte de su marido quedo loca y de vez en cuando se le oye gritar: ¡LA BESTIA! ¡LA BESTIA! ¡ESTA ENTRE NOSOTROS TENGAN CUIDADO PUEDE SER CUALQUIERA!...

En cuanto al esqueleto que se encontró, pues el zoológico tiene muchos esqueletos de león y no se dieron cuenta que se les perdió uno, ¿como se esto?… pues es otra historia. Con respecto a la bestia según la policía; no estuvo ahí… nunca lo ha estado… nunca existió.

Y todas las noches solo falta un largo aullido para que todos sepan lo que esta pasando y acudan a mi llamado…
Roan Vanrey



Texto agregado el 03-05-2012, y leído por 181 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
04-05-2012 Estimado Chocho. Tu novela, escrita en el más puro caló nicaragüense, es un ejemplo de lo que se puede hacer cuando se tiene amor por el terruño y un poco de afición por las letras. Nicaragua, patria del gran Rubén, vibrante con el rugido de sus 25 volcanes, distinguida por tener el único lago con tiburones, es tierra fecunda de grandes talentos. Recibe mi modesta pero sincera felicitación. ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]