TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / justine / El ojo en la nuca

[C:498601]

El_espejo. Reto cuento fantástico. Tema: "El ojo en la nuca"


El ojo en la nuca



Al ojo en la nuca le consume la inquietud. Debería ver y sólo escucha ruidos polvorientos, se remueve en el centro de su pelo y algo le dice que no debería estar allí. Cuando el gigante se acuesta se humedece de lágrimas oscuras. Encerrado en su cuenca sueña dentro del sueño del cíclope. A veces teme que le despierten sus sueños porque a estos gigantes les asustan los colores, les irritan los ecos de las voces que perviven en las fantasías, y entonces las bestias enloquecen y arrancan los ojos de las nucas y los colocan en urnas viscosas y sangrientas. Los cíclopes son pavorosos y tristes, se alimentan de cachorros sin ojos y procrean sin amor y sin lujuria, dentro de salas grises con cubetas metálicas. En su mundo de oscuridad ni temen la ceguera ni les importa. Por eso el ojo en la nuca está siempre vigilante, si acaso sueña, sueña quedo y en clave. Él sabe que ya son pocos y que perviven rozando el exterminio, que ellos son la conciencia del pasado y la única esperanza de regresar al aire y abandonar la negrura. Desde hace varias generaciones son los únicos guardianes de la vida. Sabe el ojo, porque se lo han contado (y porque a veces sus antepasados también vieron), que antes los ojos veían estrellas, que los ojos iluminaban rostros menos crueles, que encandilaban hembras menos ciclópeas y más gráciles, y miraban por pares, fueron parte de una especie menos adusta pero no menos sangrienta que incomprensiblemente conocía el amor, el don que les hacía libres y perdurables, reyes de reyes. Sabe que antes miraban y que hubo un tiempo en que el tiempo se medía por días y era día o noche según la luz de un astro que llamaban sol, sabe también que antes los ojos podían ser hermosos o contemplar la belleza, que se iluminaban por dentro como antorchas ardientes, que eran parte de un alma que lloraba lágrimas cuando le conmovía la alegría o la pena, o cuando los machos miraban a sus hembras, o las hembras a sus machos y a sus cachorros de cuencas llenas. Hay otros ojos que no creen, que dicen que son leyendas. Pero yo provengo de la estirpe más antigua del ojo en la nuca, sé que hay de verdad lo que hay de verdad, por eso espero impaciente a otros ojos, vamos a rebelarnos ante los cíclopes, estamos preparados para la guerra, La historia se repite.

Texto agregado el 04-05-2012, y leído por 309 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
20-10-2012 Un texto muy interesante, pleno de imaginación y muy bien contado. Saludos. maparo55
08-10-2012 Historia bien narrada de una fantasía con cierta refelxion elpinero
30-09-2012 Nunca había imaginado existieran criaturas tan extrañas, con un ojo en la nuca. Me dejaste la curiosidad por saber más de tan particular extirpe, y que además, desafortunadame, procrean sin lujuria. remos
16-06-2012 Momento de encuentros entonces. Mi abrazo, mi ojo en la nuca, suyo. Nicus nicolas_nunca
25-05-2012 Jano... dios de las dos caras veía el futuro pero conociendo el pasado... así podía saber donde ir... lamentablemente los cíclopes humanos perdimos ese don... seroma
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]