TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / equidad008 / Poemas sin olvido

[C:498705]

Vastedad de los prados y sus verdes colinas, cual lo místico de mis poemas.
Pero mi ego siempre presente, persiste en mis posesas entregas.
Entregas cual si concedieras tu alma a designios de un amor imposible.
Pero mi torpeza de humano normal dejó a mis poemas socavar.
Hoy siento cual si en ello hubiese perdido al hijo, que jamás conocí.


Hoy me encuentro sumido en un oscuro túnel, el de los recuerdos.
Ellos implacables acuden a mi mente cual bandadas de furiosos pájaros.
A ellos me entrego y en un delirio de sentimientos, logro mi cometido.
Poemas, dulces poemas, entretejiendo, el amor, desencuentros y lo místico.
Ellos invaden mi primacía privada, y cual tropel de furiosa tropilla me acometen.


Hoy, solitario con mis desencuentros, en la vida, y lo más querido, yazco ausente.
Más pertenezco a este mundo y a él sin más cedo, descarnado en mi sentimiento.
Urdido en las venganzas sin venganzas, no es hora de ellas, es hora de entregas.
Y sobrevivir en este mundo incuentro, donde solo habitan los faltos de pasiones.


Pero mi ansiedad no tiene límites y mil palabras acuden a mi calurienta mente.
Tengo, sed de ellos, tengo el fuego de las pasiones para plasmarlas en poesía.
Y aunque los nubarrones de la indolencia, me abrumen las vuelco en ellas.
Persistiré por siempre, aunque la edad me doblegue, y sea mi voz queda y lenta.


Aunque ellas queden en mi escritorio esparcidas por el tiempo, olvidadas por indolentes.
Olvido, cruel olvido, que se enrostra en mi cuerpo cual rocas frías oscuras y duras.
Ya mi vida entra en el inmenso cono, con una luz divina que ciega en la distancia.
Mis manos aún firmes, socavan en los cimientos de una juventud, ya, lejana.
Pero mi espíritu y mente aún presentan batallas, aún, en los estertores de la muerte.

Ho, los rostros de las flores mustias, el huir de los inviernos y el fluir de los pájaros.
Y en las noches casi dantescas de una luna, grande, blanca, reluciente y bella.
Con ella las estrellas en plenitud de su brillo, son los dogmas de mis poemas.
Ya decaen mis pensamientos, ya mis manos son un blando lodazal inestable.
Pero aun así ellas aún, son, mi cuerpo, mi mente, y se hacen fuertes con ellos.

Ray





Texto agregado el 07-05-2012, y leído por 115 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]