TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / alessdante / Un futuro de a tres

[C:499165]

Corría el año 2031 y pertenecería a la generación 2045. Juan Carlitos estaba más que entusiasmado. Fue uno de los pocos niños que no lloró al entrar al colegio. Salía muy poco a la calle y casi todos sus días, antes de ser un colegial, los pasaba en una gran casona en uno de los cerros de Santiago, así que todo era nuevo para él a sus cinco años.
En las mañanas su mamá y papá lo dejaban en el colegio. Él era hijo único y podía ver cómo a sus compañeros, la mayoría, lo dejaban tres personas; a veces dos hombres y una mujer o un hombre y dos mujeres. Pensaba que podían ser los tíos, pero a las dos semanas descubrió algo; estaba en la clase con su profesora cuando le pidió a todos que dibujaran a su familia.
Juan Carlitos tomó su I Pad escolar y su lápiz magnético y comenzó a dibujar a su papá y mamá, quienes más quería en la vida. Fue un bosquejo simple de niño con cuerpo de palitos y cabezas bien redondas con pelo. Cuando terminó el tiempo que dio la tía para realizar el trabajo, les pidió a todos los niños que presentaran a su familia.
El primero en mostrar su familia fue un niño de nombre Benjamín. Había hecho un dibujo con muchas figuras. Él explico que tenía dos hermanas, un papá, una mamá y otra mamá. Todos aplaudieron su dibujo, menos Juan Carlitos que no entendía nada ¿Dos mamá se preguntaba? Después, otro niñita de nombre Roberta presentó a su familia a través del bosquejo; ella, tenía dos papás y una mamá ¿Dos papás? se preguntó Juan Carlitos, menos podía entender. Así, muchos chicos siguieron explicando sus dibujos y la historia de los dos papás y dos mamás continuaron repitiéndose. Todos aplaudían y más confundido estaba Juan Carlitos, así que nunca aplaudió. Finalmente, le tocó a él mostrar su dibujo. Estaba realmente nervioso.
-Mi papá Carlos-apuntó con el dedo índice. Agregó-mi mamá, Valentina- nuevamente mostrando el dibujo con su dedo índice y, finalmente, dijo-yo-mostrando la figura más pequeña.
-Jajaja…sólo una mamá y un papá- dijo uno de los niños y todos se rieron en su cara. Para Juan Carlitos fue tremendo esas risotadas en su rostro de burla. Cada carcajada se transformó como en una lágrima que emanó de sus ojos. La profesora lo abrazó y pidió silencio. Gracias a Dios, el timbre de salida sonó, pero antes ella le escribió en su I Pad algo que claramente, por su corta edad, no podía leer, decía:
“Papás de Juan Carlitos,
Me es indispensable hablar con ustedes, porque, por lo visto, no cumplen con los requisitos de este establecimiento escolar. Los espero mañana antes de clases.
Sin otro particular, se despide”
Georgina Cabrales López Castellanos

Texto agregado el 15-05-2012, y leído por 141 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
16-05-2012 El primer día no lloré, por que sencillamente no fui al colegio. Carelo
16-05-2012 que tristeza, buen texto sin embargo. Da para varias interpretaciones. ++++++++ ojalá con el tiempo no lleguemos a eso avefenixazul
15-05-2012 ¿Llegará algún día en el que ser diferente no suponga un motivo de burla? Por cierto, feliz día de las familias. disimetria
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]